El Forjista

Juan Domingo Perón

Capítulo 54 - Un títere en la presidencia

En 1962 se deben efectuar elecciones para elegir gobernadores, la atención se centra en la provincia de Buenos Aires, de acuerdo con las promesas efectuadas por Frondizi antes de ser electo, el peronismo debería poder presentarse concluyendo con la proscripción.

El peronismo propone como fórmula a la gobernación bonaerense a Framini-Perón, pero el Poder Judicial declara que Perón está inhabilitado para integrar la lista, informando que las acusaciones que pesaban contra el líder exiliado eran la de traición, asociación ilícita, estupro, defraudación y malversación de caudales públicos.

Un grupo de dirigentes peronistas viajan a Madrid con el objetivo de reunirse con Perón y decidir la acción a tomar en las elecciones que se aproximaban, Perón decide transformar su posición favorable a la abstención por la de presentar una fórmula que pudiera competir en los comicios.

El peronismo designa la fórmula Framini-Anglada que se presentaría utilizando el nombre de un partido neoperonista Unión Popular, las expectativas se centran en si el gobierno proscribiría la fórmula, el frondizismo no lo hace porque tenía confianza en que podría derrotar al peronismo.

Pero las expectativas del gobierno se derrumbaron aquél 18 de marzo de 1962 día de la elección porque la fórmula encabezada por el dirigente textil Andrés Framini obtiene 1.197.073 votos contra 762.297 de la UCRI y 636.126 de la UCRP.

El peronismo también obtiene la victoria en otras cuatro provincias, en Capital Federal triunfa el oficialismo, el socialista Alfredo Palacios hace conocer su desánimo por la victoria peronista en la provincia de Buenos Aires cuando expresa: “Creo que el triunfo peronista constituye una desgracia nacional. Sería doloroso volver a la época de la tiranía”.(1)

En otra vergonzosa y antidemocrática decisión Frondizi anuncia que anulará las elecciones en aquellas provincias en que había ganado el peronismo.

La aplicación de una política favorable a las multinacionales y la represión a los trabajadores posiblemente sean los factores que en la actualidad algunos representantes del más salvaje neoliberalismo intenten presentar a Arturo Frondizi como un estadista ejemplar.

Los militares que habían advertido al gobierno que no debía dejar que el peronismo se presentara a las elecciones dan claras muestras que han agotado su paciencia, en la madrugada del 19 de marzo el Comandante en Jefe del Ejército el general Juan Poggi emite un comunicado donde informa que el presidente ha sido detenido y enviado a la isla Martín García.

La idea original era que el mismo Poggi se hiciera cargo de la presidencia, pero la Corte Suprema indica que corresponde aplicar la ley de acefalía, como el vicepresidente había renunciado un tiempo antes, correspondía que asumiera el presidente del Senado José María Guido que se convertirá en un títere de los mandos de las Fuerzas Armadas, la debacle de la democracia en nuestro país mostraba otro bochornoso capítulo.

Viejos y conocidos representantes de la oligarquía y el capital extranjero son nuevamente convocados para imponer sus proyectos de entrega y empobrecimiento de los sectores populares, vuelve a hacer su aparición Federico Pinedo en el Ministerio de Economía, su primera decisión es promover una salvaje devaluación que pulveriza los salarios y jubilaciones, el dólar pasa de 82 a 120 pesos en dos semanas, provocando una monumental transferencia de recursos que favorece a la oligarquía terrateniente y las comercializadoras de granos.

La política de Pinedo desata una crisis y a los pocos días debe dejar el Ministerio, para ser reemplazado por alguien que defendía idénticos intereses, Alvaro Alsogaray, los presidentes pasaban, pero quienes aplicaban los planes económicos eran casi siempre los mismos, como si se estuvieran subidos a una calesita siempre tenían posibilidad de volver a sacar la sortija.

El 9 de julio de 1962 se produce un hito fundamental en la historia del Movimiento Obrero, en que un sector del sindicalismo se reúne en la localidad cordobesa de Huerta Grande para dar a luz uno de los programas más lúcidos y transformadores de la clase trabajadora, Amado Olmos de Sanidad es designado presidente del Congreso.

El programa de Huerta Grande promovía la nacionalización de la banca y el comercio exterior, la nacionalización de sectores claves de la economía como siderurgia, electricidad, petróleo y frigoríficos. Limitar la salida de capitales al exterior, desconocer compromisos firmados a espaldas del pueblo, prohibición de importar productos que compitieran con los confeccionados en el país, expropiación de la oligarquía terrateniente, control obrero de la producción y abolición del secreto comercial.

Para aplicar el plan liberal de Alsogaray el gobierno reprime, amenaza con intervenir los gremios y la CGT y reglamentar el derecho de huelga, en ese marco de persecución el 23 de agosto la policía secuestra al militante peronista Felipe Vallese, quién es detenido y torturado en una comisaría de la localidad de San Martín, constituyendo uno de los primeros detenidos desaparecidos.

El 17 de septiembre de 1962 Perón concede un reportaje donde expresa: “Estos últimos siete años demuestran que si nosotros fuimos malos los que nos sucedieron fueron mucho peores… En la Argentina, el Justicialismo es invencible, no solo porque representa los ideales del pueblo, sino también porque sus enemigos han hecho todo lo posible por honrarlo y enaltecerlo en esos 7 años de vergüenza nacional…Y frente a ese cuadro desolador todavía se le planta un señor en la televisión para decirle al pueblo que debe comer menos, hacer economía y producir más. ¡Si parece cosa de locos!... Algunos generales y almirantes, en los que no abunda el seso, desean seguir ´gobernando´ con civiles amanuenses, sin percatarse de esa clase de ‘democracia’ no está en los cánones. Con el oxígeno que se les inyecta desde el exterior, alargan su agonía con el peligro de que ‘ese río revuelto’ resulta a la larga ‘ganancia de pescadores’…”(2)

El 18 de octubre de 1962 Cooke le escribe a Perón sugiriéndole abandonar España e instalarse definitivamente en Cuba así le dice: ““Traigo a Europa la misión de transmitirle, en nombre de la Revolución Cubana, una invitación fraternal y amplia. El comandante Fidel Castro lo invita a que visite Cuba, por el tiempo y en las condiciones que Ud. desee. Además, lo invita a que se vaya a vivir a Cuba, donde Ud. será acogido como corresponde a su jerarquía de líder del pueblo argentino”.(3)

Hacia finales del año 1962 se produce un hecho extraño y no tan conocido, los monseñores Novoa y Tato fueron expulsados de la Argentina por el gobierno de Perón por sus posiciones francamente golpistas, ambos sacerdotes deciden visitarlo al líder argentino en su departamento de Madrid, ambos querían disculparse por las posiciones asumidas en la Argentina, Jorge Antonio que fue el intermediario para concertar la entrevista y también testigo de la misma contó lo siguiente: Tato le dijo a Perón: “Señor, nos equivocamos. ¡Qué brutos fuimos! ¡Cómo nos usaron! Los desastres que pudimos evitar al país si hubiésemos comprendido” Perón les contestó: “No se vengan a quejar a mi, miren hacia arriba, díganle que los disculpe”. (4)

La economía de Alsogaray provoca una grave recesión, los sueldos de la función pública se pagaban con bonos, muchos comercios efectuaban una quita de su valor disminuyendo aún más el valor del salario, el ministro muy suelto de cuerpo preanunciaba que “hay que pasar el invierno”, pero la crisis lo obliga a renunciar para ser reemplazado por otro liberal, esta vez se trataba Enrique Méndez Delfino, pero dura unos pocos meses, en mayo de 1963 asume un nefasto personaje José Alfredo Martínez de Hoz.

La Argentina parece un barco sin timón, en las Fuerzas Armadas surgen dos tendencias, una denominada Azul de la que participaba la mayoría del Ejército y que abogaba por permitir la participación del peronismo en la vida política, pero sin Perón, el otro bando se lo conocía como Colorado y estaba conformado por la totalidad de la Marina, estos eran inflexibles en cuanto al peronismo, de ninguna manera se podía permitir su intervención en la vida política.

El 2 de abril de 1963 se produce la sublevación de los Colorados que se inicia en las bases navales de Punta Indio, Mar del Plata y Puerto Belgrano, los almirantes Rojas, Rial, Palma y Sanchez Sañudo son sus líderes, estos cuentan con la adhesión del general Benjamín Menéndez.

Al día siguiente el general Carlos Jorge Rosas inicia su avance sobre Puerto Belgrano y el coronel López Aufranc con los tanques de Magdalena logran rendir la base de Punta Indio.

El sector Azul logra imponerse, pero luego cambia su posición y decide que en las próximas elecciones no se permitirá la participación del peronismo, todas las opciones que podían ser apoyadas por algún sector del peronismo son vetadas como ocurre con una fórmula que lideraba el conservador Solano Lima y otra que integraba el médico peronista Raúl Matera.

En las elecciones que se van a desarrollar el 7 de julio de 1963, surge una novedad política un  nuevo partido Unión del Pueblo Adelante (UDELPA) liderado por Aramburu, responsable principal junto a Rojas del asesinato de Juan José Valle y otros militares patriotas que intentaron derrocar al régimen oligárquico, aparecen carteles con una carta de la hija del general fusilado, Susana Valle, cuestionando la candidatura de Aramburu, decía en ella: “Se presenta usted  postulándose a la Presidencia de la Nación… Lo hace con su conciencia ennegrecida y con sus manos todavía empapadas en la sangre de los mártires de junio de 1956… cuando aun no se han secado las lágrimas de las viudas, de las madres de los hijos de esos patriotas que usted fusiló y asesinó, porque querían con pasión argentina, evitarle a nuestra patria el grado de humillación, de caos y de vergüenza en que ha sido sumida por Usted… No puede volver, por poderosas que sean las fuerzas antipopulares y antinacionales que los apoyen…Sólo la antipatria y el odio podrán poner en las urnas su boleta. El pueblo no lo hará y usted no volverá jamás a ensangrentar esta tierra”. (5)

Ir al capítulo siguiente

---------------------

(1) Norberto Galasso, Perón. Exilio , resistencia, retorno y muerte. Tomo II Colihue 2011 Pag. 912

(2) idem pag. 920

(3) Correspondencia Perón-Cooke Tomo II pag. 284

(4) Norberto Galaso Tomo II pag. 925

(5) Idem pag. 929

Volver al índice