El Forjista

Las razones de Eva Perón

Capítulo 4 - Las cosas comienzan a mejorar

 

 

 

 

 

 

 

 


 

El 19 de septiembre de 1938 Eva apareció en Sintonía,  revista que estaba dedicada a mostrar la vida de los actores, vuelve a aparecer varias veces durante el año siguiente en  semanarios dedicados a la farándula, lo cual es una evidencia que empezaba a ser conocida, el 22 de abril aparece en la revista Antena, el 25 de octubre nuevamente en Sintonía y el 13 de diciembre en Damas y Damitas, pero en esta oportunidad nada menos que en la tapa.

Secretaria de Redacción de esta última revista era Vera Pichel que luego llegó a ser su amiga, Eva se presentó en la redacción y le dijo que necesitaba un gran favor que consistía en que la ayudara a aparecer en la tapa de la revista, Pichel le ofreció presentarla al director que era el que resolvía sobre el contenido de la tapa, pero no quiso, pues argumentó, que sólo una mujer podía entender su situación, le dijo: “Tiene que ser usted, porque una mujer que trabaja entiende a otra mujer que trabaja”.    

Su suerte cambió a partir que logró trabajar regularmente en la radio, fue en el radioteatro donde encontró la posibilidad de desarrollar sus habilidades, precisamente por ello alcanzó notoriedad en ese ámbito, donde se destacó a pesar que estos artistas no lograban la misma fama que aquellos que eran protagonistas cinematográficos.

Eva misma llegó a reconocer que no era buena en el teatro pero que si podía desenvolverse con solvencia en la radio: “En el teatro fui mala, en el cine me las supe arreglar, pero si en algo fui valiosa fue en la radio”.

El 1° de mayo de 1939 debuta en el radioteatro “Los jardines del ochenta”, también tiene una participación en la película “La carga de los valientes” que fue una gran producción sobre la Guerra con el Brasil con 500 extras, en 1941 participó en las películas “El más infeliz del pueblo” protagonizada por Luis Sandrini, Silvia Legrand, Osvaldo Miranda y Armando Bo, y también en “Novia en Apuros” con Felisa Mary.

En Radio Prieto actuó en la obra de Alejandro Casona “Los amores de Schubert”, este programa estaba auspiciado por Llauró que era una empresa que producía artículos de limpieza, pero al poco tiempo firmó contrato para la competencia, la empresa Guereño que producía el Jabón Radical que luego pasó a llamarse Federal y que auspició varios ciclos donde participó Eva, con esta empresa firmó un contrato por cinco años, el programa era emitido por Radio Argentina y se llamó “La hora de las sorpresas”.

En 1942 se integró a la compañía Candilejas que realizó un ciclo en Radio El Mundo que se emitía de lunes a viernes a las 11 horas, los programas de Eva llegaron a tener una audiencia considerable.

Estos contratos le permitieron alcanzar una situación económica más holgada, dejó de vivir en pensiones y se instaló en una habitación del Hotel Savoy.

El 3 de agosto de 1943, dos meses después del golpe de estado del 4 de junio apareció como una de las fundadoras de la Asociación Radial Argentina que agrupaba a los trabajadores de las radios, mostrando que su interés por la actividad gremial era anterior a conocerlo a Perón.

Ese mismo año inició un ciclo radial en Radio Belgrano que se llamó “Heroínas famosas de la historia mundial” interpretando a mujeres famosas, comenzó el 16 de octubre de 1943 y se extendió hasta septiembre de 1945.

Interpretó, entre otras, a Madame Lynch la mujer del presidente paraguayo Francisco Solano López, Isabel I de Inglaterra, la actriz Sara Bernhart, la esposa del líder chino Chiang Kai Shek, la bailarina Isadora Duncan y varias más, el programa obtuvo una importante repercusión.

Con este nuevo trabajo pudo instalarse en un departamento en el cuatro piso de la Calle Posadas 1587.

El 15 de enero de 1944 un terremoto provocó la peor tragedia en nuestro país, el epicentro se ubicó en la ciudad de San Juan, incluso algunas remezones se sintieron en Buenos Aires, era de 7,4 en la escala de Richter y 10 en la de Mercali, algunas estimaciones indicaron que murieron 7.000 personas y hubo unos 12.000  heridos, casi todas la casas de la ciudad resultaron destruidas con muy pocas excepciones.

El presidente Ramírez nombró al Secretario de Trabajo y Previsión, el coronel Juan Domingo Perón para hacerse cargo de  recaudar fondos para llevar ayuda la provincia afectada. El país en pleno se movilizó solidariamente para colaborar en una gran colecta.

Ir al capítulo siguiente

Volver al índice