Placeholder image

El Forjista

El general Ángel Vicente Peñaloza

 

Capítulo 1 - En los LLanos de La Rioja

 

 

Ángel Vicente Peñaloza nació en 1796 en el caserío de Guaja, que corresponde al departamento de la Costa Alta de los Llanos, provincia de La Rioja, Martiniano Leguizamón escribió en 1916: “Pertenecía a una de las familias más antiguas de La Rioja, y corría en sus venas la briosa sangre aragonesa de su bisabuelo. Sus padres fueron don Esteban Peñaloza y doña Úrsula Rivero, riojanos…”

Fue educado desde muy pequeño por un anciano sacerdote Vicente Peñaloza, doctor en teología y tío abuelo del niño, cada vez que debía llamarlo lo hacía abreviando la palabra muchacho, de ahí el apodo que llevará por el resto de su vida: Chacho.

Cuando murió su educador, el Chacho fue a vivir a Atiles quedando al cuidado del caudillo Juan Facundo Quiroga que era el Comandante General de Campaña, comenzando a participar de muy joven en las acciones militares comandadas por Quiroga.

Eran años convulsionados y el país estaba inmerso en una guerra civil que duró varias décadas, en 1820 se produce la rebelión en San Juan del Regimiento de Cazadores de los Andes, que invaden La Rioja y saquean la ciudad durante 20 días, Quiroga logra recuperar la ciudad y pone en fuga a los invasores, el Chacho ya participaba de esas contiendas.

A raíz de estos acontecimientos es reemplazado el gobernador de la provincia Francisco Ortiz de Ocampo por Nicolás Dávila, pero dos años después estallan divergencias entre Dávila y Quiroga, por lo que la Legislatura destituye a Dávila y asume el Poder Ejecutivo, esto con la anuencia del caudillo riojano.

Estas desavenencias provocan que ambos sectores resuelvan sus diferencias por las armas, se enfrentan 28 de marzo de 1823 en El Puesto un paraje cercano a la capital, siendo el vencedor Quiroga que pocos días después es designado gobernador y capitán general de La Rioja.

En febrero de 1826 en Buenos Aires un Congreso dominado por los unitarios designa presidente de manera irregular a Bernardino Rivadavia, varias provincias desconocen la designación, entre ellas Tucumán, Córdoba, Santiago del Estero y La Rioja, desde Buenos Aires se envía un ejército al mando de Gregorio Araoz de Lamadrid que derroca al gobernador de Tucumán.

Quiroga asume la responsabilidad de reponer en sus funciones al gobernador de Tucumán y marcha hacia esa provincia, Peñaloza forma parte de ese ejército, el 27 de octubre de 1826 enfrenta al ejército de Lamadrid en El Tala donde las tropas riojanas son vencedoras, en esa batalla el Chacho recibe una herida grave y por el valor demostrado en combate es ascendido ahí mismo a capitán.

Un año después Lamadrid volvió a apoderarse de Tucumán, Quiroga nuevamente decide enfrentar al ejército unitario, el combate tiene lugar el 6 de julio de 1827 en El Rincón, la batalla parece estar definiéndose a favor de los unitarios cuando un numeroso grupo de combatientes enemigos se pasan al bando de Quiroga, definiendo la batalla a favor del riojano, la provincia de Tucumán tiene un nuevo gobernador el federal Nicolás Laguna.

Nos dice José Hernández el primer biógrafo de Peñaloza sobre su participación en esa batalla: “En esta jornada como en la anterior, el capitán Peñaloza se hizo notable por su intrepidez y recibió señaladas muestras de distinción”.

El 1° de diciembre de 1828 el general Lavalle produce un golpe de Estado para derrocar al gobernador Manuel Dorrego que también era el Capitán General de la provincia de Buenos Aires y ordena su fusilamiento en uno de los actos más deplorables de la historia instigado por los hombres de la oligarquía porteña.

Varios gobiernos provinciales hacen escuchar su repudio a tamaño acto criminal, San Juan, Mendoza y La Rioja, esta última comandada por Facundo Quiroga le declaran la guerra al usurpador.

Quiroga le envía una carta a Lavalle donde le dice: “El que habla no puede tolerar el ultraje que V.E. ha hecho a los pueblos en general, sin hacerse indigno del honroso título de hijo de la patria, si esta vez mirase con frente serena la suerte de la República en manos tan destructoras, sin tomar por su parte la venganza que desde ahora le protesta”.

Buenos Aires envía un ejército al mando del general José María Paz que ocupa Córdoba logrando vencer a Bustos el 22 de abril de 1829 en San Roque, Quiroga se moviliza de inmediato a esa provincia, Paz ya había salido de la ciudad para instalarse en Anisacate, cuando intenta regresar a la ciudad se encuentra con que el ejército de Quiroga ya la había ocupado con tropas conformadas por contingentes provenientes de La Rioja, Catamarca, Mendoza y San Luis, formaba parte de esos combatientes el capitán Peñaloza.

Las fuerzas de Paz y Quiroga se enfrentan el 22 y 23 de junio en La Tablada con resultado favorable al ejército unitario, sin embargo tuvieron que batallar duramente para lograr esa victoria, Paz reconoció que en un momento pensó que la batalla estaba perdida.

José Hernández relata la actuación de Peñaloza en dicho combate: “El capitán Peñaloza mandaba parte de esa caballería, única de quien se cuenta que hubiese dado doce cargas sucesivas sobre los fuertes cuadros de infantería que el general Paz se vio obligado a formar, cargar que dieron por resultado el arrebatarle al general Paz las piezas de artillería que tenía encerradas en ellos”. Esta acción fue confirmada por Paz en sus memorias.

Después de la batalla Quiroga regresó a su provincia y ordena la evacuación de la ciudad de La Rioja ante el avance de Paz y su ejército, cuando los unitarios ingresaron no encontraron a nadie.

A comienzos de 1830 el caudillo riojano emprende otra campaña contra los unitarios, esta vez dirigiéndose a Mendoza primero, y luego a Córdoba, donde inició gestiones de paz, estaba confiado en esas circunstancias cuando fue sorprendido el 25 de febrero en Oncativo, el general Paz lo atacó y lo derrotó, Quiroga emprende la retirada rumbo a Buenos Aires acompañado de un pequeño contingente en el que iba Peñaloza.

En Buenos Aires se reúnen Rosas, Quiroga y el caudillo santafesino Estanislao López acordando un plan para enfrentar a Paz, en febrero de 1831 estaba nuevamente el riojano dirigiéndose hacia Mendoza, en tanto que en La Rioja el coronel Tomás Brizuela derroca a Domingo García instalando un gobierno adicto al partido Federal.

Quiroga obtiene triunfos en Río Cuarto, luego en San Luis y vence en Rodeo de Chacón a una fuerza unitaria conformada por 2000 hombres estos triunfos le abren el camino para acceder a San Luis, Mendoza, San Juan y La Rioja, en tanto que en El Tío logra apresar al general Paz.

Paz es reemplazado por Lamadrid como jefe supremo del ejército unitario cuando también cumplía las funciones de gobernador de Córdoba.

Facundo se moviliza hacia Tucumán para enfrentar a Lamadrid el encuentro se produce en la Ciudadela, con una contundente victoria para los federales que lo lleva a Quiroga a decir: “los enemigos han perdido hasta la esperanza de dominar a los pueblos”.

También en esta batalla tiene una destacada participación Peñaloza hasta el punto que es ascendido a teniente coronel en el mismo campo de batalla, a continuación es designado comandante militar de la zona de Los Llanos.

Ir al capítulo siguiente

Volver al índice