El Forjista

Editorial

Periodistas nobles

Episodio II : Perez LLanas - Roa - Van de Kooy

Clarín predica la sumisión a los Estados Unidos

Enero de 2009

Bajo este título no nos referimos a periodistas caracterizados por su nobleza sino por ser integrantes de ese ejército disciplinado que lidera la Sra. Ernestina Herrera de Noble, presidenta de uno de los grupos económicos más poderosos de la Argentina.

El viaje de la presidente a dos países latinoamericanos, Cuba y Venezuela, suscitó la exaltada campaña de prensa de los dos mayores diarios de la Argentina.
Del diario La Nación ya conocemos su tradicional posición oligárquica e imperialista que mantiene desde su creación por el General Bartolomé Mitre principal ejecutor de la destrucción del Paraguay y del federalismo argentino.
Pero en cambio el diario Clarín, siempre ha tratado de disimular y mostrarse mucho menos extremista que sus colegas de La Nación, no obstante esto, esta vez no ha podido camuflar su descarada posición de sumisión al imperialismo norteamericano.
El viaje de la presidente muestra una clara decisión soberana en nuestras relaciones exteriores, decisión que queda en evidencia no sólo por la visita a los mencionados países, sino particularmente por su reclamo de poner fin al embargo estadounidense a Cuba, pero también por elogiar el discurso del presidente Obama nada menos que desde el país caribeño.
Clarín necesitó de cuatro artículos para denostar contra el viaje presidencial.
Una de esas notas aparece firmada por el Sr. Carlos Pérez Llanas, al cual se lo presenta solamente como diplomático, no se menciona que fue embajador argentino en Francia durante la gestión de De la Rúa, gobierno que se caracterizó por ser el continuador de la política de “relaciones carnales” con los Estados Unidos iniciada por el menemismo, en el caso de Pérez Llanas esto se nota claramente.
El artículo tiene por título “El viaje de la presidenta a Cuba:¿dónde está el interés nacional?”, paradójico título si los hay, porque a lo largo de toda la nota sólo se muestra la preocupación porque el viaje de la presidente haya irritado al gobierno norteamericano. Así entiende el interés nacional Clarín y el Sr. Pérez Llanas.
Este artículo destila un claro espíritu de la más vergonzosa sumisión, el viaje nunca debió ocurrir porque es muy malo para el país que los Estados Unidos vean a nuestra presidente reunida con Raúl Castro mientras que Obama asumía su presidencia.
Esta visión de proactividad servil los lleva a reclamar actitudes que ni el propio amo solicita.
Este Sr. Pérez Llanas en el Coloquio de IDEA realizado en noviembre del 2004 había señalado con respecto a la política de lucha contra el terrorismo implementada por Bush que “decir que no o demorar” a los pedidos que le haga Estados Unidos a la Argentina en este sentido “tiene un costo altísimo”.
Con respecto a Cuba había señalado que “Bush va por Cuba” y que cualquier ambigüedad de nuestro país en este tema “va a ser mal tomada por Bush”, lo cual para Perez Llanas era terrible en su particular manera de interpretar el “interés nacional”.
Como podemos ver la posición de Pérez Llanas a favor de los Estados Unidos, cualquiera sea su presidente, y en contra de Cuba no es nada nueva, lo que no puede hacer Clarín es presentarlo como un imparcial analista y mucho menos como la única opinión externa en el tema del viaje presidencial.
La otra opinión es si, de uno de los periodistas en jefe del Staff de Clarín, nos referimos a Editor General Adjunto, Ricardo Roa, que ya realiza una definición desde el título: “Un resbalón nada diplomático”,el supuesto resbalón de la presidente no es otro que haber visitado a Raúl Castro el día de la asunción de Obama.
Roa nos dice que: “Error o mini gesto antiimperialista, fue un hecho sonoro y desafortunado”.
El redactor de Clarín pasa a convertirse en vocero del nuevo presidente norteamericano y cita los cuestionamientos realizados por éste a Cuba y Venezuela, aceptando sin más estas críticas, que en realidad en nada difieren a las que realizaba su desquiciado antecesor.
Esta mentalidad servil los lleva aceptar sin ningún tipo de espíritu crítico todo lo que venga de Estados Unidos, acompañado de ese temor reverencial porque el mayor poder del mundo nos pueda colocar en la lista de los malos, si somos amigos de aquellos que ya se encuentran en su lista.
Si es cierto que Obama viene a cambiar alguna de las cosas que hizo su antecesor, también deberá mudar sus ideas sobre Cuba y Venezuela, y también deberá acostumbrarse a no juzgar a las otras naciones cuando la propia lejos está de respetar lo
que intenta imponer a los demás.
El tercer artículo en ese día de furia de Clarín, lleva la firma de Van der Kooy, que titula: “Confusas señales de los Kirchner frente al nuevo tiempo de Obama”.
En este punto podríamos agregar algo, porque si bien el tiempo de Obama es nuevo, el del imperialismo norteamericano es viejo, algunos “entusiastas” presentan al nuevo presidente como si por arte de magia, de un día para otro, hubiese desaparecido el Imperio y estuviésemos ante una nueva era de hermandad universal, obviamente esto no es así, huelgan mayores comentarios al respecto.
Van der Kooy también califica, al igual que los anteriores autores, de inoportuna la visita de la presidente.
¿Puede ser inoportuna una visita a dos países latinoamericanos? ¿No debería ser casi rutinario que un presidente argentino visite a los países de la región? ¿No es estratégico mantener relaciones con países a los que nos unen un mismo idioma, una misma tradición y lucha, y sobre todo iguales peligros?
Sólo desconociendo nuestra historia se puede señalar que visitar países latinoamericanos puede ser inoportuno.
Sólo una mentalidad servil puede considerar más importante “quedar bien” con una potencia imperial que además tiene tradición de enemistad con nuestro país (baste recordar Malvinas), que realizar viajes de amistad a los países latinoamericanos.
La última nota de Clarín es para reflejar la opinión de los opositores, las cuales resultan muy demostrativas del pensamiento de dichas fuerzas.
Para Elisa Carrió por esta visita el gobierno “atrasa 40 años”, ¿será una cuestión de modas las relaciones exteriores del país?.
La de Macri obviamente no podía faltar y es coherente con su pensamiento político, calificando de “poco feliz” visitar Cuba el día de la asunción de Obama.
El desopilante Alberto Rodríguez Saa calificó de “Ku Klux Klan criollo” haciendo referencia a un supuesto racismo del gobierno por haber desafiado a Obama con la visita a Cuba.
De Narváez, hizo mención a que los Estados Unidos sigue siendo un gran motor ¿ Se habrá enterado De Narváez de la crisis mundial y que el motor está parado?
En cuando a Chiche Duhalde señaló que le produce “mucha vergüenza” la visita de la Presidente a Venezuela.
Esta vez no opinaron los denominados partidos de izquierda, el Partido Socialista aparentemente no se expresó, aunque si lo hicieron todos sus aliados como Carrió y la UCR, ¿en caso de llegar al gobierno con esos aliados, el Partido Socialista se negará a visitar a Cuba o se asegurará que nadie asuma en los Estados Unidos?.
Tampoco se escucharon las voces de la izquierda asociada a la Sociedad Rural, como los trotzkistas del MST o los maoístas del PCR.
Una Nación soberana debe mantener relaciones con todo el mundo, pero en el caso de la Argentina es imprescindible mantener excelentes relaciones con los países latinoamericanos, manteniendo en firme las banderas de San Martín, Bolívar y Artigas, cuestionar a un presidente argentino por visitar a dos de esos países sólo puede caber en mentalidades retrógradas y serviles.

Volver a la Página Principal