El Forjista

 

Víctor Hugo - Una historia de coherencia y convicción

 

Julián Capasso

 

 

Cuando creíamos que nunca podríamos acceder a este libro, en un kiosco, pudimos comprar el único ejemplar que había, correspondiente a la  segunda edición. Antes recorrimos varias librerías de las grandes cadenas sin éxito, incluso un mail a la editorial preguntando dónde se podía conseguir, nunca tuvo respuesta.

Por contraste, el difamador libro escrito por un sirviente de las corporaciones se encontraba por montones en las vidrieras de esas cadenas, no hay que olvidar que actualmente la cadena Cúspide pertenece a Clarín.  Precisamente el autor de este engendro es una persona con mucha vocación de “servicio” seguramente por esa razón colaboró en el diario Convicción perteneciente al genocida Massera, y por la misma causa es que este personaje se ha burlado en las redes sociales de Estela de Carlotto y su nieto.

Ese libro que lleva por título “El Converso” forma parte de la campaña que las grandes corporaciones han desatado contra Víctor Hugo Morales precisamente por su consecuente denuncia sobre el robo y el comportamiento mafioso de esos grupos.

No puede llamar la atención que reconocidos mercenarios intenten desprestigiar la trayectoria del relator uruguayo, así como un refrán dice sabiamente “que el ladrón piensa que todos son de su condición” podríamos extenderlo a los que sólo actúan por el dinero razón por la cuál piensan que todos somos mercenarios, cuando atacan a Morales más que mostrarlo a éste, se están reflejando a sí mismos.

En este sentido Horacio Verbitsky dice en el libro refiriéndose a la defensa de la Ley de Medios asumida por Morales: “No me sorprendió su defensa de la ley porque Víctor Hugo siempre sostuvo lo mismo. Fue una demostración de coherencia. Es importante porque se sabe que no era simpatizante del gobierno. Quién dijo que cambió por plata debe ser alguien dispuesto a cambiar por plata”.

En tanto que Eduardo Aliverti muestra una visión un poco diferente pero no por eso menos cierta: “Se lo ataca, en principio, porque es un grande. Porque nadie se detiene a cuestionar a un mediocre. Y muchos de los que lo cuestionan son precisamente eso: mediocres”.

Actitud solidaria

Pero vayamos al libro que nos muestra algo que ya sabíamos que es la coherencia y la convicción que han sido la constante en  la trayectoria de Morales, sin embargo nos permite conocer algunas actitudes y conductas que reafirman estas aptitudes.

Adrián Paenza escribió el prólogo de este trabajo, es una de las personas que más conoce al relator uruguayo porque es amigo desde el momento en que pisó esta ciudad allá por 1980.

Paenza nos cuenta que cuando a Víctor Hugo le propusieron cambiar de radio una de las condiciones que puso fue que a cada uno de sus compañeros se les hiciera una oferta para acompañarlo a la otra emisora, algunos aceptaron y otros no, pero eso evidencia su preocupación  por el bienestar de quienes lo acompañan.

En junio de 2012 cuando se desató una verdadera locura alentada por los medios hegemónicos y por ciertos sectores acomodados que piensan y respiran en dólares, Víctor Hugo en cambio decidió adoptar una medida ejemplar, pesificando un plazo fijo en dólares, alentando a otros a seguir por el mismo camino, unos días después la presidenta anunció que seguiría el ejemplo de Morales haciendo lo mismo con un plazo fijo en dólares que mantenía desde larga data, no se conoció en cambio que ninguno de los gurúes económicos, periodistas de las corporaciones o políticos de la oposición siguieran por esa senda.

El 14 de diciembre de 2007 Grondona ordenó echar del canal  Torneos y Competencia al periodista Román Iucht quién había trabajado con Morales, éste salió a cuestionar esta medida autoritaria escribiendo y a defender al periodista en una  revista: “Como castigo para Román y un mensaje para los que quedan adentro, toman la decisión de terminar con un desobediente. Podría decirse que la gente de TyC Sports y el presidente de AFA tienen ‘derecho’ en la firma del último perverso contrato. Acordaron que Grondona digitaría quienes pueden y quiénes no trabajar en la televisión que se compró las almas y las mentes del fútbol”.

Este es un libro que muestra el cariño que se supo ganar entre quienes trabajaron con él, de su generosidad y su empatía por el problema de los otros, hay una larga lista de testimonio que evidencian ese cariño y respeto.

Tal vez la única voz discordante en ese sentido sea la del “gurú” Ari Paluch, que predica la espiritualidad mediante el amor al dólar y al neoliberalismo, Paluch si bien realiza elogios  a Víctor Hugo señala que se encuentra obsesionado con Clarín y que sus programas se han vuelto monotemáticos.

En cambio Alejandro Dolina sí comprende perfectamente el cuestionamiento a los grandes grupos económicos: “Y es notable y admirable, por lo que ahora es más evidente: su valiente enfrentamiento con  las corporaciones mediáticas y por sus posiciones políticas. También lo es por la excelencia con que realiza sus comunicaciones, por la riqueza del lenguaje que pone, por la claridad del discurso, por la buena radio que hace y hasta por la buena televisión que hace. Y no se trata de asumir posiciones políticamente correctas o simpáticas, incluso valientes, sino de hacerlo con excelencia. Porque yo creo que un inepto que defiende sus posiciones políticas generalmente las perjudica, que no es el caso de Víctor Hugo ni mucho menos”.

Su exitosa trayectoria

Por  sus transmisiones futbolísticas se había ganado un lugar destacado en la radiofonía uruguaya, sus emisiones eran las más escuchadas, sin embargo las continuas discusiones con la dirigencia del fútbol de ese país y un suceso que lo llevó a la cárcel, lo decidieron a aceptar un cambio de aire.

Por una trifulca en un partido de futbol pasó 27 días preso, justo en ese momento le llegó la propuesta de hacer radio en Buenos Aires y no lo pensó dos veces, en la Argentina dominaba ampliamente las transmisiones futbolísticas que para Radio Rivadavia realizaba José María Muñoz, se consideraba que era imposible que alguien pudiera tan siquiera hacerle sombra, sin embargo la audiencia de Víctor Hugo fue creciendo paulatinamente hasta que llegó a superarlo.
A pesar de la competencia siempre mantuvo una cordial relación con Muñoz, cuando éste murió dedicó parte de su programa a recordarlo. Para el Mundial 1986 Radio Argentina donde trabajaba Morales compró los derechos exclusivos para la transmisión radial, Víctor Hugo le exigió a la emisora que se permitiera a Muñoz y otras radios transmitir el Mundial, Muñoz retribuyó permitiendo que Víctor Hugo transmitiera la final de la Intercontinental de 1986 que ganó River Plate. Morales ha tenido actitudes antimonopólicas aun cuando las mismas pudieran perjudicarlo.

En abril de 1987 comenzó a realizar el programa televisivo Desayuno por canal 13 en horario matutino, el programa fue levantado en 1988 cuando por la emergencia energética las transmisiones comenzaban al mediodía, el programa marcó un estilo en las emisiones matutinas.

En 1991 dirigió el programa La Radio por las mañanas, la línea del programa era contraria a la de la radio y al gobierno de Menem, cuestionándose duramente las privatizaciones y el desmantelamiento de la red ferroviaria, por eso a fin de año le anunciaron que el programa no seguiría al año siguiente manteniendo solamente las emisiones deportivas.

A fines de 1997 las autoridades de Radio Nacional Clásica le ofrecieron un espacio en la emisora basándose en el conocimiento que Morales tiene sobre esta música, es abonado al Teatro Colón y  concurre habitualmente  a los escenarios más prestigiosos de Europa.

También realizó un programa de homenaje al Polaco Goyeneche y actualmente tiene  por Radio Nacional uno dedicado a Astor Piazzolla.

El 29 de mayo de 2000 reflotó el programa Desayuno en canal 7, ese año los derechos de la Copa Intercontinental entre Boca y Real Madrid fueron comprados con exclusividad por Cablevisión que decidió pasar el partido  por una nueva  cadena PSN que había surgido ese año y que no duró mucho, Víctor Hugo puso en un televisor a sus espaldas el partido, rebelándose contra quienes se hicieron dueños del fútbol.

A raíz de esa transmisión, Cablevisión le inició un juicio, luego de largos 14 años otra decisión absurda de la Justicia dispuso que  el productor del programa, Canal 7 y Víctor Hugo Morales  pagaran 3,5 millones de pesos. Clarín festejó la noticia, otro juez volvía a fallar a su favor.

Luego de un receso, en julio de 2001 Desayuno regresó a las pantallas de canal 7, Daniel Hadad que había comprado Canal 9 salió a competir tratando de ganar la franja matutina con un gran despliegue y una gran inversión, que incluyó un  helicóptero, el intento apenas duró 22 días y Hadad debió retirarse derrotado ante el mayor rating del programa de Morales, apelando al humor Víctor Hugo declaró: “Creo realmente que el conejo Pompin fue decisivo para ganarle a Daniel Hadad”.

También trabajó en el canal de cable ESPN en el programa “Hablemos de Futbol” junto a Roberto Perfumo en marzo de 2003 se publicó un libro recopilando algunas charlas desarrolladas en el programa, abandonó el ciclo a fines de 2008.

El 17 de diciembre de 2006 fue declarado ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña, el acto se realizó el 13 de abril de 2007, unos días antes había fallecido el concejal que había propuesto esa distinción, el ejemplar dirigente socialista Norberto Laporta.

En el 2004 Prisa ingresó a Continental, en el 2007 comenzó con el programa La Mañana, que aun continúa y es uno de los más escuchados de la radio.

También dirige un programa televisivo “Bajada de línea” por Canal 9, en el mismo realizó un reportaje a Lidia Papaleo la esposa de David Graiver quién fuera dueño de la empresa Papel Prensa, preguntado sobre ese reportaje contestó: “Quería que quedase claro lo que creo, se y pienso sobre el tema: Papel Prensa fue una apropiación de Magnetto y su gente. Real y hecha con la clara complicidad de la dictadura”. Nunca tuvo por costumbre callarse la boca.

Defendiendo las transmisiones para todos

Tal vez ya nos hayamos olvidado pero hasta las transmisiones del seleccionado de fútbol argentino también fueron apropiadas por las corporaciones, para determinar si las mismas debían ser gratuitas se realizaron reuniones en el Senado en el año 2000, de las que participó Morales defendiendo el derecho a que todos los argentinos pudieran ver al seleccionado de manera gratuita.

En esa oportunidad el relator realizó una exposición que debería formar parte de una antología contra las prácticas monopólicas, luego de cuestionar la situación social imperante, el relator expresó: “Ante este panorama, sólo el deporte general y el fútbol en particular, han logrado mantenerse a duras penas al alcance del trabajador. A ese que le fueron quitando el cigarrillo, el café con el diario en el bar de la esquina, la salida al cine y luego ir a comer con su señora. Y como si esto fuera poco, pretenden sacarle el fútbol de su seleccionado nacional, salvo que abone en concepto de peaje el ya famoso ‘pay per view’, para quienes habitan esta Capital y el Gran Buenos Aires”.  Al Interior la transmisión sólo se realizaba por cable.

Siguió exponiendo: “Esta operación comercial tuvo como arquitectos ausentes en esta instancia, los señores Julio Grondona y Carlos Ávila, y golpea en el bolsillo de los que componen el pueblo argentino, sometiéndonos a un negocio que para nosotros entra en el terreno del negociado, construido a costa de la gente y por cifras multimillonarias.”

“Es en razón de lo expuesto que, ante las amenazas de juicios que llevarían adelante contra el Estado Nacional, y en virtud de los argumentos hasta aquí esgrimidos, desearía que llegara el momento por el cual los partidos se transmitan por televisión abierta y en directo, para constatar si estas empresas multimillonarias, hacedoras de negocios de todo tipo y color, se atreverían ir a un enfrentamiento contra el mismo Estado…”.

Anticipaba el futuro, cuando se lanzó el denominado “Fútbol para todos” la empresa amenazó con juicios millonarios que nunca realizó, demostrando lo irregular de la concesión que podía ser ventilada en un juicio que terminaría por perjudicar al denunciante.

Esta lucha permitió que los partidos de seleccionado fueran trasmitidos por televisión abierta y terminara con uno de los muchos negociados que tenía por beneficiario al Grupo Clarín, tal vez esto sólo pueda explicar la saña y la persecución de esta corporación mediática contra Víctor Hugo Morales.

Los múltiples ofrecimientos

Varios de sus compañeros cuentan las reiteradas veces que las corporaciones, a las que Morales criticaba implacablemente, intentaron contratarlo con la idea de acallarlo, tal vez el más insistente haya sido Carlos Ávila el dueño de Torneos y Competencia  que monopolizaba el fútbol desde 1985 y que se asoció con el Grupo Clarín en 1991.

En 1996 y 1997 Torneos y Competencia intentó varias veces tentar a Morales. Un compañero suyo fue testigo de una reunión en que Avila sacó la chequera y le ofreció a Morales que colocara la cifra diciendo que hasta 7 cifras estaba dispuesto a pagarle.

A fines de 1981 cuando llevaba casi un año en Buenos Aires recibió una oferta en dólares para regresar al Uruguay ganando mucho más que aquí, la rechazó simplemente porque se encontraba a gusto en esta ciudad.

El 11 de agosto de 2009 se anunció el nacimiento de “Futbol para Todos” es decir de las transmisiones gratuitas de todos los partidos del futbol de primera división, Víctor Hugo fue uno de los convocados a trabajar en ese proyecto pero no aceptó porque no consideraba ético aceptar este trabajo beneficiándose luego de haber criticado a Torneos y Competencia y a Clarín.

También recibió una oferta para trasmitir por la TV Pública el Mundial de 2010 y tampoco aceptó, recibiría 250.000 dólares por sólo un mes de trabajo.

Para ese Mundial Víctor Hugo realizó una serie de charlas en el Interior cobrando un dinero que fue destinado para que algunos de sus compañeros de la radio viajaran al Mundial, además terminó poniendo plata de su bolsillo para posibilitar una mayor cantidad de pasajes y estadías.

También desde Uruguay le fue ofrecido por el empresario Paco Casal quién tiene el dominio del fútbol de ese país, la realización de un programa desde Europa, esta posibilidad también la rechazó.  

Enfrentando a los poderosos

Algo que caracteriza las peleas y discusiones en las que se ha embarcado Morales es que en ellas ha tenido adversarios con significativo poder, comenzó cuestionando a la dirigencia del fútbol uruguayo que le valió una prohibición para transmitir algunos partidos.

En Buenos Aires también cuestionó duramente a la dirigencia deportiva especialmente por alentar un monopolio en las trasmisiones televisivas, cuenta su compañero Alejandro Apo que: “El único tipo que enfrentó a Grondona cuando le dio el futbol a Torneos y Competencias y a Clarín fue Víctor Hugo… Que la gente piense, o debería pensarlo, como habría sido la vida de Víctor Hugo si hubiera admitido el manejo de Grondona en la AFA. Hubiera ganado todos los Martín Fierro de oro, hubiera sido el niño mimado de Torneos y Competencias. Pero él eligió su convicción, como siempre. Independiente. Y su manera de denunciar ese robo que después se demostró que era eso”.

Hubo una época en que el Citicorp Holding dueño de 40% de TyC compró radio Continental, ni aun así Morales acalló sus críticas, en un corte de su programa un gerente le informó de la noticia y le pidió que pararan con las críticas a TyC cuando volvió del corte, dio a conocer  la noticia y a continuación siguió criticando a TyC y a Clarín.

En el 2001 debió afrontar un juicio de Grondona y también de Avila y Nofal dueño y director el director de TyC respectivamente, alegaban una supuesta campaña de desprestigio  pero dicho juicio no prosperó, en realidad se trataba de un nuevo intento de silenciarlo.

El programa vespertino de Víctor Hugo “Competencia” fue el único en cubrir el allanamiento de la ferretería de Grondona en el 2000 cuando se investigaba el crecimiento patrimonial del presidente de la AFA.

Actualmente Héctor Magnetto también está enjuiciando a Víctor Hugo, luego de la audiencia de conciliación donde el dueño de Clarín no se animó a mirar a la cara a relator, éste escribió el libro con un título por demás adecuado: “Audiencia con el diablo”.

En julio de 1991 decía en una revista: “El hecho que una misma empresa acumule un  diario, una radio, un canal de TV abierta y varios por cable, es un terrible mal tanto para los profesionales como para la gente. Es prácticamente una desgracia que esto suceda al país. Para la gente es pésimo porque esos ‘holdings’ empresarios están referidos a intereses concretos y marchan en la dirección que esos intereses disponen. La gente, no cuenta con distintas fuentes para consultar sobre la realidad que, como es inevitable, responden a aquellos intereses. Para los profesionales resulta pavoroso por las consecuencias que esto tiene sobre las fuentes de trabajos. Significa una amenaza muy seria y una merma considerable del mercado laboral, y no es difícil encontrar a un mismo periodista que realiza un trabajo de tres o cuatro colegas dejando fuera a tantos profesionales.”

Recientemente declaró: “El costo de las batallas que di en general ha estado compensado. Cuando te peleas con  Grondona te estás peleando con mucha gente. Cuando te peleas con Magnetto, lo mismo, sobre todo con los periodistas que, con torpeza, se creen que son el medio. Me privé de tener en la Argentina una posición profesional más cómoda, de tener una oferta en lugar de diez, de perder anunciantes, de perder plata. Pero no mortifican porque de todos modos he ganado muchísimo dinero. He cobrado mucho más que otros relatores porque marqué un lugar profesional que excede esa función. Podría haber ganado  mucho más dinero, pero no me importa. Porque gané en todos los otros aspectos de la vida”.

“Estoy muy orgulloso cuando miro hacia atrás, porque no se cedido a ningún tipo de presión. Cada mañana de mi vida podría haber bajado los decibeles de la pelea y no lo hice. Más bien fue lo contrario. Lo único que me afecta, de vez en cuando, es el grado de padecimiento no comentado de mis hijos. Pero aparentemente todo está bien”.

El día que despidieron a Víctor Hugo

Todos estos enfrentamientos con gente poderosa le han costado sinsabores, juicios y hasta un despido de Radio Continental, a continuación contamos brevemente el episodio.

Cuando en el 2002 Telefónica compró la porción mayoritaria de Radio Continental, también controlaba el 20 % de Torneos y Competencia, a partir de ese momento comenzó un boicot de la propia radio al programa de Víctor Hugo, no se renovaron los contratos a algunos de sus colaboradores, se transmitían menos partidos y el programa duraba menos buscando disminuir la audiencia y justificar la cancelación de su contrato.

Así fue como después de un tiempo se tomó la decisión de echar a Víctor Hugo no permitiéndole ni despedirse de los oyentes. Ese día Alejandro Apo abrió el programa Competencia anunciando el despido del relator a pesar que los directivos de la radio se lo habían prohibido, todo su equipo se negó a realizar el programa, mientras tanto explotaron los teléfonos  de la radio con los oyentes llamando con el mayor de los disgustos, también  se sumaron adhesiones a Morales de diputados, políticos y organizaciones de derechos humanos como Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Tal fue el desprestigio que envolvió a Telefónica que la empresa decidió reincorporar a Víctor Hugo.

Ley de Medios

Preguntado por Longobardi sobre su desprecio por los monopolios respondió en septiembre de 2009:  “Yo he sufrido los monopolios, los he detestado, me parece que han hecho un enorme daño, que han conspirado contra la calidad del periodismo que más o menos nosotros soñamos desde la condición que tenemos ambos que es estrictamente de periodistas. No somos dueños de los medios. En consecuencia, a la ley de medios la leí con actitud positiva: pero después me di cuenta que era una muy buena ley”.

Cuando se debatía la Ley de Medios salió a cuestionar declaraciones de Carrió que había dicho: “No tenemos ningún problema en defender los llamados grupos económicos si es para defender la libertada de prensa”.

Victor Hugo le contestó: “Te invito a pensarlo de esta manera: tomen mentalmente todas las empresas periodísticas del multimedio más mencionado como destinatario de la ley, tomen las radios del grupo, ahora tomen sus canales y después tomen sus diarios, ahora sus agencias de  noticias y ahora decenas y decenas de empresas que el multimedio posee. Imagine a continuación a sus periodistas, a los más destacados que usted quiera, los que son de los más importantes que hemos tenido de muchos años a esta parte. Ahora imagínelos nada más, declarando en otros medios que están a favor. Esto es imposible, entonces el sólo hecho de  no encontrar una sola voz a  favor del proyecto en esos medios, le demuestra que quizás y desde nuestro punto de vista a la señora Carrió y a la oposición que lo que en realidad le sucede es que esos periodistas no tienen la libertad de decir lo que quieren. Ésa es la libertad de prensa que dice la oposición que quiere defender”.

El 11 de septiembre de 2009 estuvo presente en la Audiencia Pública de la Cámara de Diputados realizando una brillante exposición: “Me da mucho gusto estar aquí para decir que conozco muy bien a quienes usan la libertad de prensa para lanzarse a todos los negocios. Los conozco del fútbol, los conozco por el robo que hicieron durante quince años de fútbol, una estafa que tenía que ver con millones de personas que quedaban afuera de la posibilidad de ver el fútbol, por supuesto, la gente más modesta. Era una doble estafa. Yo veía sólo la que cometían contra el fútbol. Ahora comienzo a ver, cuando se leen los ratings de televisión, la estafa contra millones de personas que no tenían la posibilidad de ver lo que más aman, el fútbol el único divertimento al que pueden aspirar millones de personas”.

A medida que Morales se explayaba quedaban en claro los manejos turbios de la gran corporación: “El fútbol les permitió comprar radios para ir destruyendo poco a poco los mensajes de los comunicadores que estaban enfrentados con el negociado que hacían durante quince años con el fútbol. Les permitió comprar radios que financiaban con lo que ganaban de las ganancias espurias que les daba el fútbol por TV”.

Pero no se limitó a denunciar los manejos en el fútbol, también expuso la estafa que Clarín hizo a millones de jubilados: “¿Quién no conoce el negocio de las AFJP? Claro, es muy difícil hablar. Todos los periodistas en su conjunto, y bien hacemos, seguimos los rastros de corrupción de cualquier elemento que aparezca en los gobiernos, en éste y en los pasado. Pero los rasgos de corrupción que aparecen en las empresas privadas a veces les perdemos de vista porque hay una gran complicidad … Y con ese papelito del fútbol, con ese contrato, por cierto mal habido, sin licitación sin nada, se lanzaron al negocio de las acciones de la bolsa. Acciones de más de 20 pesos, casi 30 que hoy día deben valer seis o siete pesos. La diferencia de un dinero de los jubilados que se tragaban entre las AFJP, las diez porque no quedó ninguna afuera, y el conglomerado periodístico en cuestión.”

Concluyó leyendo un título de la revista Barcelona que decía: “La prensa libre ante el desafío de la mordaza política. ¿Por qué el periodismo independiente debe defender sus derechos inalienable a voltear gobiernos, impulsar lobbies empresariales, operar, crear imperios monopólicos y apropiarse de hijos de desaparecidos?”

Conclusiones

La gente con convicciones como Víctor Hugo Morales defienden ideas aun cuando la implementación de las mismas puedan perjudicarlos, como vimos fue un entusiasta defensor que todos los argentinos pudiéramos ver el fútbol de manera gratuita, esa posibilidad seguramente ha redundado en una disminución de los oyentes de sus trasmisiones radiales, pero nada de eso le importó cuando se trató de defender el derecho de todos.

Como se muestra en el libro de Julián Capasso al relator nunca le faltó trabajo, tuvo una trayectoria brillante que lo obligó en más de una oportunidad de rechazar proyectos aun cuando los mismos fueran mucho más redituables, por eso a quienes han sostenido la infamia que Víctor Hugo pudo haber adoptado una determinada posición política por la defensa de un interés económico particular sólo están cometiendo una canallada, tal vez producto de estar recibiendo órdenes de quienes manejan esas corporaciones que limitan la democracia y alientan persecuciones como de la que es víctima Morales.

Pero hay un sencillo ejercicio para determinar quién es quién en este revoltijo informativo en que a veces resulta difícil determinar quién dice la verdad y quién sólo está realizando una operación, todos sus críticos son obedientes y sumisos seguidores de la línea editorial de la empresa en la que trabajan, mientras que Morales sigue una línea contraria a la de Radio Continental y el Grupo español Prisa.

Para hacer algo como esto, cosa muy rara en el periodismo,  hay que tener dos cualidades: valentía y un enorme prestigio, Víctor Hugo posee las dos.

 

Volver a la Página Principal