El Forjista

Sinceramente - Cristina Fernández de Kirchner

3 - El memorándum con Irán

Cristina se vio obligada a dedicar un largo espacio a explicar el Memorándum con Irán lo cual sólo se justicia por los ataques recibidos por parte de los medios y la judicialización del mismo, esto no debería haber sido así porque nunca entró en vigencia.

En el gobierno de Macri quedó al descubierto el intento de proteger a ciertos acusados por el encubrimiento del atentado de la AMIA, el radical Mario Cimadevilla que integraba la Unidad Especial de AMIA renunció a la misma acusando al presidente de no cumplir con la promesa de buscar la verdad sobre el atentado para proteger a los amigos del gobierno y encolumnarse con los intereses de Israel y los Estados Unidos.

En el juicio por encubrimiento fueron procesados Carlos Menem, el ex feje de la SIDE Hugo Anzorreguy, el ex juez Juan José Galeano, los fiscales Mullen y Barbaccia, el ex comisario Palacio, el ex titular de la DAIA Rubén Beraja y Carlos Telleidín, en el juicio oral se probó que la SIDE le pagó a Telleidin para que acusara a un grupo de policías bonaerenses en tiempos de Eduardo Duhalde.  

En un informe de tituló infAMIA Cimadevilla señalaba que la investigación quedó atada a previas determinaciones de hipotesis de verdad, donde los servicios de inteligencia argentinos son responsables del encubrimiento y denunciaba la subordinación a los extranjeros.

Cimadevilla dijo que el ministro Garavano le ordenó no acusar a los fiscales José Barbaccia y Eamon Mullen partícipes junto al juez Galeano del encubrimiento.

Cristina cuenta que quién fuera su canciller Héctor Timmerman sufrió mucho por las acusaciones que recibió por la firma del Memorándum y cree que se enfermó de cáncer por los agravios recibidos, por las mentiras y los ataques por parte de los dirigentes de la comunidad judía.  

Así lo relata en el libro: “Él sufría en su doble condición de judío y funcionario. El golpe final se lo dio el sicario -Claudio Bonadío- cuando nos acusó de …¡traición a la patria!. Increíble un disparate jurídico y político, apoyado sin embargo por las instituciones de la comunidad judía.

Aquella acusación de traición a la patria fue demasiado para Héctor lo demolieron, literalmente“ Timmerman murió el 30 de diciembre de 2018 y no pudo llegar a leer el documento de Cimadevilla.

La llegada de Nisman a la causa AMIA fue anterior a su designación como fiscal de la UFI-AMIA, en 1997 había comenzado a trabajar junto con Barbaccia y Mullen.  

A partir de septiembre de 2003 el fiscal se acercó a Antonio ‘Jaime’ Stiuso que seguía exclusivamente la pista contra los iraníes, recibiendo información de inteligencia de la CIA y la Mossad, es decir que estaba direccionando la investigación.

En el 2003 Galeano pide la extradición de Hadi Soleimanpou que había sido embajador de Irán en la Argentina entre 1991 y 1994, había sido detenido en agosto en Inglaterra, Galeano lo acusaba de haber colaborado con la red de inteligencia iraní que realizó el atentado de la AMIA, el juez de Londres que lo había detenido le pidió a Galeano que enviara las pruebas, sin embargo el material enviado era muy pobre en cuanto a pruebas por lo que el juez procedió a liberarlo.

El tribunal oral anuló la instrucción del ex juez Galeano por haber armado la acusación falsa en complicidad con funcionarios públicos, el fallo decía que los policías habían sido acusados falsamente y a propósito por el juez y los fiscales, entre ellos estaba Nisman, en complicidad con la ex SIDE, Nisman no apeló la decisión del tribunal aunque él comandaba el investigación que los incriminaba.  

Nisman siguió atado a Stiuso y la hipotesis que habían sido los iraníes los responsables, descartando cualquier otro rumbo de investigación según era el deseo de los Estados Unidos.

Nisman y Stiuso armaron una causa contra Irán con la colaboración de la CIA, el FBI y la Mossad, antes de tomar cualquier decisión Nisman consultaba en la embajada de los Estados Unidos hasta el punto que a veces realizaban modificaciones en sus escritos jurídicos.

Un mensaje del embajador de los Estados Unidos, Earl Anthony Wayne, dirigido al Departamento de Estado en mayo de 2008 informaba que le habían recomendado a Nisman que se enfoque en quienes perpetraron el ataque y no en el desmanejo de la investigación porque según ellos confundiría a los familiares de las víctimas y distraería la atención sobre los verdaderos responsables.  

En octubre de 2006 los fiscales Nisman y Martínez Burgos emitieron un dictamen de 801 páginas en el que acusaban del atentado a Irán, a la organización libanesa Hezbollah, le solicitaron al juez Canicoba Corral la captura internacional de quien era el presidente iraní Akbar Hashemi Rafsanyani, del canciller, del ministro de inteligencia, de Mohsen Rabbani, clérigo musulmán, otros tres funcionarios y el jefe operativo de Hezbollah, Imad Moughneh.

A principios de 2007 Martínez Burgos quedó envuelto en un escándalo por haber mantenido reuniones secretas con abogados cercanos a la embajada de Irán en Argentina con el objetivo de derribar las acusaciones, el fiscal renunció.

A partir de 2004 los gobiernos de Néstor y Cristina abrieron los archivos de los organismos de inteligencia y se desclasificó la información referida a la Amia, se relevó a los agentes de inteligencia de la obligación de guardar secreto para que pudieran ir a declarar a tribunales.  

La firma del Memorándum fue una de las pocas cosas que entusiasmó a Cristina, se firmó el 27 de enero de 2013, era la posibilidad de destrabar la causa con la que la presidenta estaba muy comprometida, ella había construido vínculos muy fuertes con familiares y conocía en profundidad el proceso judicial y como presidenta podía lograr sacarlo de la parálisis de 19 años después de ocurrido el atentado.

En el libro reconoce que fue una ingenuidad pensar en un juez argentino tomándole declaración a los acusados iraníes en Teherán, al no tener en cuenta los intereses geopolíticos en pugna con bandos irreconciliables.

Héctor Timerman venía trabajando para que la causa avance, la Argentina hizo reclamos en la ONU solicitando que las autoridades judiciales de la Argentina pudieran viajara a Irán para tomarle declaración a los acusados hasta que los iraníes respondieron que estaban dispuestos a entablar conversaciones sobre el asunto.  

El 25 de septiembre de 2012 anunció en la ONU que le había dado instrucciones al canciller para que se reúna con su par iraní, si se llegaba a un acuerdo debía ser aprobado por ambos parlamentos y también aclaró Cristina que tomaría en cuenta la opinión de los familiares de las víctimas.

Sergio Burstein había viajado a Nueva York acompañando a la presidenta como representante de los familiares de las víctimas del atentado y se manifestó a favor de comenzar conversaciones con Irán, la propuesta fue bien recibida por las instituciones de la comunidad judía DAIA y AMIA.

El presidente de la AMIA Guillermo Borger declaró: “sería una nueva luz de esperanza si se avanza para que los iraníes se presenten en la Justicia” Y el titular de la DAIA Aldo Donzis dijo “que estaba satisfecho por el discurso” y que estaba de acuerdo “que lo haya planteado con tanta energía, para resolver los atentados cometidos en Argentina”.

Cristina por su parte explica lo siguiente: “Había que destrabar la situación. Creo que esa voluntad mía y la omnipotencia de pensar que podíamos arreglarlo todo terminaron jugándonos en contra. Fueron esos los componentes que se condensaron en el Memorándum: una mezcla de ingenuidad, omnipotencia y creo, mirándolo en retrospectiva, mucho voluntarismo”

Barack Obama también realizó un acuerdo con Irán donde intervinieron los países miembros del Consejo de Seguridad Permanente: Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido, Alemania firmado el 14 de julio de 2015 era un acuerdo nuclear.

Continúa Cristina con su autocrítica: “En definitiva, mi gran error, mi gran pecado, fue no darme cuenta que a pocos les importaba modificar el statu quo y que muchos otros se conforman con los actos litúrgicos de la memoria”.  

Muchos familiares apoyaron cuando comenzó el diálogo, Memoria Activa apoyó, ellos necesitaban verdad y justicia.

Cristina llegaba a la conclusión: “Lo pienso y se me ocurre que, en realidad tanto Irán como Israel juegan su propio partido y a ninguno le interesa realmente las víctimas y los familiares”

El 27 de febrero de 2013 el Memorándum fue debatido y aprobado por el Congreso en una discusión que duró más de 14 horas, pero no entró en vigencia porque el parlamento iraní nunca lo trató.  

Un mes y medio después de la firma del memorándum el 11 de marzo de 2013 se realizó una reunión en Washington donde el denominado Grupo de Tareas Estadounidense sobre Argentina ATFA decidieron tomar el Memorándum como argumento para atacar a nuestro país en el conflicto con los Fondos Buitres este grupo estaba financiado por Paul Singer dueño del fondo buitre NML Elliot que había comprado bonos argentinos en default por 40 millones de dólares y su socio Sheldon Adelson propietario del diario Israel Hayom de distribución gratuita que se identifica con la derecha israelí y respalda al primer ministro Benjamin Netanyahu, además están entre los principales aportantes al Partido Republicano, en especial a aquellos legisladores que se opusieron al tratado con Irán y que convocaron a Netanyahu al parlamento de los Estados Unidos a boicotear el acuerdo.

Singer y Adelson son los máximos donantes de la Fundación para la Defensa de la Democracia (FDD) dirigida por Mark Dubowitz amigo de Nisman, Singer aportó 3,5 millones de dólares durante siete años y Adelson 1,5 millones, la FDD realizó cinco estudios destinados a denunciar la política argentina en relación con el Memorándum y los fondos buitres, años después se crearía el premio Alberto Nisman.

El 2 de junio de 2013 ATFA publicaba una foto de Cristina junto al presidente iraní Mahmud Ahmadinejad con el título de “Aliados Vergonzosos”.  

El 9 de julio el senador republicano Jeff Duncan financiado por Paul Singer le envió una carta a Cristina a propósito de la decisión de la procuradora Alejandra Gils Carbó que no permitió que Nisman expusiera en el Capitolio sobre la supuesta expansión de las actividades de inteligencia de Irán en América Latina.

Nisman se reunió con los dirigentes de la DAIA y la AMIA para que el memorándum no se aplicara, según Jorge Elbaum: “en dichas reuniones, realizadas en un bar ubicado en la calle Juana Manso 1601 de Puerto Madero, el fiscal Alberto Nisman repitió enfervorizadamente que estaba dispuesto a aportar ‘de sus propios recursos’ para colaborar con la DAIA a destrozar el Memorándum. ‘Si es necesario Paul Singer nos va a ayudar’, afirmó frente a dos sorprendidos contertulios”.

En junio de 2014 Mauricio Macri viajó a Israel y se reunió con Netanyahu ambos criticaron en Memorándum con Irán y la política soberana en relación a los fondos buitres.  

Claudio Avruj quién organizó la gira de Macri se había contactado con Nisman para armar la agenda en Tel Aviv y Jerusalem.

Avruj y Guillermo Yanco, esposo de Patricia Bullrich, son dueños de una cadena de información sionista VisaVis que a partir del 2015 recibe pauta publicitaria de Cambiemos, gracias a los contactos de Nisman, Macri pudo reunirse con referentes de la derecha isarelí y con el primer ministro Netanyahu.

El 16 de diciembre de 2014 Cristina había tomado la decisión de producir grandes cambios en la ex SIDE aceptando la renuncia de Héctor Icazuriaga y de su segundo Fernando Larcher, designando al frente a Oscar Parrilli quién después de asumir tuvo una reunión con Antonio ‘Jaime’ Stiuso director de Operaciones, número tres en importancia e ingeniero experto en informática para pedirle la renuncia.  

Stiuso no sólo se negó a renunciar sino que dijo desafiante : “A mí no me van a poder echar; yo cuido que los presidentes no terminen con un traje a rayas”.

Unos días después ante la posibilidad de ser trasladado fuera del país presentó su renuncia, en esa reunión hubo una velada amenaza de usar la información de la central de inteligencia para operar contra funcionarios del gobierno, era además un agente que tenía excelentes vinculaciones con los Estados Unidos, la CIA y la Mossad.

Todo hace pensar que Stiuso influenció en Nisman haciéndole creer que lo iban a echar, por lo cual Nisman decidió actuar con rapidez el 12 de enero de 2015, el día 14 presentó la denuncia contra la presidenta y el canciller acusándolos de encubrir el atentado terrorista de la AMIA mediante el Memorándum de Entendimiento con Irán.  

El 19 de enero de 2015 en su departamento en el edificio Le Parc de Puerto Madero apareció muerto.

Toda la presentación de Nisman era falsa lo desmintió el ex jefe de Interpol Roland Noble que dijo que nunca se levantaron las alertas rojas, el intercambio comercial con Irán había caído, el gobierno nunca compró petróleo a Irán, las mentiras eran un escándalo toda la información que utilizó era falsa.

Hubo varias opiniones en el sentido que parecía increíble que la denuncia fuera redactada por un abogado, el prestigioso ex juez y profesor universitario Julio Maier opinó que la denuncia era tan absurda que aunque lo de Nisman fuera verdad no constituía delito.

Cuando apareció muerto Cristina se percató de inmediato que la verdadera operación no era la denuncia sino la muerte de Nisman.

Cuando se abrió la caja fuerte de la UFI-AMIA el 1° de febrero de 2015 había dos copias de un documento donde le pedía al poder ejecutivo que intervenga ante el Consejo de Seguridad de la ONU, uno era ante la posibilidad que Irán aprobara el Memorándum y otro ante la posibilidad que no lo aprobara, en ambos documentos hacía referencias positivas sobre la política del gobierno sobre la cuestión AMIA llevado a cabo desde 2004, tanto con Néstor como con Cristina.

Macri en el país seguía el mismo razonamiento del gobierno de Israel y la derecha republicana vinculaba al gobierno de Cristina con la muerte de Nisman y con Irán.  

Hubo una campaña realizada por Cambiemos contra el gobierno por la muerte de Nisman, al que se sumaron un sector del Poder Judicial y los medios, el 18 de febrero de 2015 se realizó la marcha del silencio la organización estuvo a cargo de los fiscales Marijuan, Stornelli, Moldes, Saenz, Campagnoli y el sindicalista judicial Piumato.

Dos de ellos habían sido acusados por los familiares de las víctimas de la AMIA de obstaculizar la causa judicial, Memoria Activa había pedido tres veces la remoción del fiscal titular de la UFI AMIA con notas enviadas a la Procuración General ese pedido fue denegado porque Nisman tenía el apoyo de las instituciones de la Comunidad Judía.

Como en otras convocatorias opositoras las agresiones a Cristina y a su gobierno eran muestra de agravios extremos, en este caso se la acusaba de asesina. No hubo policía, ni servicios infiltrados como en la época de Macri no hubo represión ni se golpeó a nadie.

Después los medios salieron a instalar dudas sobre el silencio de Cristina de la que unos días antes se quejaban que hablaba demasiado, son los dueños de la Argentina los que se sienten con derecho de decir cuando hay que hablar y cuando callarse, el problema con Cristina fue que nunca pudieron imponer sus órdenes.

Los medios se encargaron de esconder el escándalo que rodeaba a Nisman porque la UFI AMIA tenía un presupuesto propio, Nisman había despilfarrado 43 millones de pesos anuales, investigaciones posteriores, fotografías y testimonios revelaron la verdadera vida de Nisman que nada tenía que ver con la del héroe que los medios intentaban imponer.

Cuando funcionarios judiciales fueron a buscar el archivo de la causa AMIA encontraron el lugar en un estado deplorable lleno de suciedad, humedad, papeles mezclados; Nisman nunca había ido a revisar la documentación.  

Con la llegada de nuevos fiscales después de la muerte de Nisman se descubrieron nuevas cosas como el ADN de una persona entre los escombros de la AMIA que no se correspondía con los perfiles genéticos de las victimas esto ocurrió en julio de 2017 y lograron la identificación de la víctima 85.

A Nisman se le encontraron bienes no declarados en Punta del Esta y dinero negro, el fiscal había abierto una cuenta en el banco Merrill Lynch de Nueva York abierta por el fiscal a nombre de su madre Sara Garfunkel, de su hermana Sandra Nisman y Diego Lagomarsino su asistente informático en la UFI-Amia, que le dio el arma con la que se mató, Nisman tenía cuentas en dólares en el exterior que no había declarado y sin indicar que era fiscal que lo convertía en una persona políticamente expuesta.  

Entre 2012 y 2014 la cuenta registró movimientos por 666.000 dólares ingresados desde diferentes cuentas de terceros, cuando Canicoba Corral quiso indagar a los titulares de la cuenta que depositaban en esa cuenta fue apartado y pusieron a Bonadío que obviamente paralizó la causa.

La denuncia de Nisman contra el Memorándum quedó radicada en el juzgado de Daniel Rafecas que la rechazó con sólidos argumentos que fue aprobado por las dos cámaras, que el PE tenía facultad para firmarlo, que se dijo que favorecía a los iraníes quienes no aprobaron el acuerdo, que nunca entró en vigencia, que pacto era para levantar las alertas rojas que nunca sucedió, se dijo que era por un intercambio de petróleo por granos que nunca ocurrió, que juristas destacados como Zaffaroni, Arslanian, Maier, Gil Lavedra dijeron que era una cuestión política no judicial.

La Cámara de Apelaciones ratificó el fallo pero con Macri en el gobierno la causa resucitó, el 29 de diciembre de 2016 la Sala I de la Cámara de Casación Penal ordenó que se vuelva a investigar, los jueces eran Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Ana María Figueroa tanto Rafecas como Freiler y Ballestero fueron apartados del caso.  

El 31 de Mayo de 2017 la Cámara Federal presidida por Martín Irurzún pasó la causa a Bonadío que ya había sido apartado de la causa de encubrimiento de la AMIA II por inacción.

Cristina denomina a Bonadío como de sicario judicial, el 11 de septiembre de 2017 este juez unificó la causa por el Memorándum y por traición a la patria de la que estaban acusados Timerman y Cristina por haber firmado el Memorándum, el delito de traición sólo le fue aplicada a Perón después de su derrocamiento en 1955.

El 7 de diciembre de 2017 Cristina fue procesada por traición a la patria por Bonadío quien pidió su desafuero y ordenó la detención de Timerman, Carlos Zanini, Luis D’elía y Fernando Esteche.  

En septiembre de 2018 el abogado y periodista Pablo Duggan publicó el libro “¿Quién mató a Nisman?” Quién muestra la desesperación del Fiscal que fue abandonado por Stiuso, con la denuncia cuestionada por el juez Canicoba Corral por haberle ocultado la investigación por dos años y que jueces Servini de Cubría y Ariel Lijo se negaron a habilitar la feria judicial en enero de 2015 para investigar la denuncia por ausencia de pruebas, Timerman mostró una carta enviada en febrero de 2013 a Ronald Noble indicando que el memorándum no modificaba el estado de las alertas rojas contra los iraníes acusados.

Nisman también tenía una disputa familiar por haber abandonado a una de sus hijas en un aeropuerto de Europa para regresar urgente a Bs.As. a presentar la denuncia el intercambio de mensajes de whatssap con su ex esposa es contundente al mostrar todos los conflictos que tenía abierto el fiscal en el momento de su muerte.

Duggan toma partido por el suicidio considerando la autopsia realizada por los peritos de la Corte Suprema, el relato de la Gendarmería introducida a la fuerza por los representantes del gobierno en la justicia con el objetivo de contradecir esas conclusiones y no tienen asidero científico.  

Lo del complot para asesinarlo es toda una fantasía, las puertas estaban cerradas desde adentro y un miembro de la custodia declara que Nisman le pidió un arma.

Sandra Arroyo desistió de ser querellante, en enero de 2019 el presidente de la AMIA Agustín Zbar le reclama a la DAIA que desista de la querella contra Cristina en la causa del Memorandum, Zbar se vio obligado a pedir licencia, luego presentó su renuncia.

El ex Director de Interpol Ronald Noble pidió dar testimonio en el juicio por el Memorándum con Irán y aclarar que ningún funcionario le pidió el cese de las alertas rojas, la DAIA pidió que no se lo convoque.  

El 28 de febrero de 2019 se conoció el veredicto por el encubrimiento de la AMIA donde fueron condenados Galeano, Barbaccia, Mullen, Anzorreguy pero las penas fueron bajas lo que muestra la complacencia cuando debe juzgarse a sí misma.

Los fiscales fueron condenados a dos años de ejecución condicional por incumplimiento de los deberes de funcionario público, Menem, Palacio y Beraja fueron absueltos  

Ir al tema siguiente

Volver al índice