El Forjista

El significado del peronismo 1946 -1955

La prensa

Los diarios La Prensa y La Nación constituyeron dos instrumentos de los sectores oligárquicos e imperialistas desde los cuales se denigraba sistemáticamente cualquier intento de los países oprimidos por romper sus cadenas. Por esto, no podía extrañar que más tarde o más temprano se produjera una colisión entre el gobierno popular y el diario La Prensa, directo defensor de la política exterior norteamericana.

Este medio de difusión formaba parte de aquellos que se asignaban a sí mismos la capacidad para determinar quiénes eran democráticos y aquellos que no lo eran. Una forma de introducir el tema de la democracia consistía en un viejo recurso del liberalismo que confundía adrede la libertad de comercio con la libertad de prensa.

No está demás recordar que las mayores satrapías que han tenido que padecer los países dependientes se hicieron en nombre de la libertad de comercio y la democracia. En nombre de la libertad de comercio, Mitre y la Triple Alianza despedazaron el Paraguay en el siglo XIX y en nombre de la democracia los Estados Unidos y otras potencias se han dedicado a invadir distintos países del Tercer Mundo.

No faltaron los historiadores que como Félix Luna se lamentan por la expropiación de La Prensa, cuya posesión fue entregada a la Confederación General del Trabajo, Luna asume la defensa de la familia propietaria: “No podía dejar de admirarse la entereza de los directivos que se mantenían fieles a la trayectoria del diario”. (4) Por supuesto la trayectoria del diario consistía en una vinculación estrechísima con la agencia noticiosa norteamericana United Press, a la vez que Luna no le otorga ninguna importancia por considerarla “ficticia” el conflicto que el diario mantenía con su personal.

Este historiador nos ilustra un poco más sobre cuáles fueron los intereses que el gobierno peronista intentó limitar: “La liquidación de La Prensa despertó reacciones adversas al gobierno argentino en todo el mundo occidental y en el continente americano – donde el diario de los Paz era casi un mito en ciertos círculos políticos e intelectuales- y por supuesto en los Estados Unidos”. (5)

El defensor de la posición del peronismo en el Congreso fue John William Cooke, atendamos algunas de las ideas expresadas en la defensa del proyecto de expropiación: “Nosotros sabemos que para el imperialismo el principio de libertad de concurrencia, el principio de la libre actividad privada y el principio de libre empresa son todas fantasías y mitos que a la larga sirven para acentuar cada vez más la desigualdad que ya existe entre países coloniales y capitalistas”. (6)

Cooke llegaba hasta el fondo de la cuestión, desnudando los intereses que se mueven tras ciertas doctrinas que levantan las banderas de la democracia y la libertad sólo en la medida que sirvan a sus intereses. ¿Podía Perón mantener dentro del suelo argentino, actuando con total impunidad, a los aliados de Braden sin que su gobierno corriera peligro por el accionar de los portavoces de los intereses norteamericanos?.

Cooke denunciaba ese entrelazamiento de intereses comerciales que se escondía tras los supuestos defensores de la libertad de prensa: “Tanto la Reuter como la Associated Press y la United Press poseen una red internacional y la organización privada, al margen de la cual hay poco menos que una imposibilidad total para actuar a las demás agencias noticiosas, salvo que cuenten con apoyo de gobiernos igualmente poderosos”. (7)

Estas agencias noticiosas y sus socios como La Prensa, han sido en todos los tiempos, las generadoras del ambiente propicio para los golpes de estados impulsados por las grandes potencias en América Latina.
___________________

(4) Perón y su tiempo. Félix Luna. Editorial Sudamericana 1986. pag 25.
(5) Idem pag 30
(6) La Prensa, los monopolios, la dependencia extranjera. John William Cooke. Aquarius 1974 Pag 42
(7) Idem

Ir al capítulo siguiente

Volver al Indice