El Forjista

 

Salvador Allende







 

 






 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 












 

 












 

 

 

 

 

 

 

 










 

 

El 11 de septiembre de 1973 ni bien se conoció la noticia del golpe de estado contra el presidente constitucional chileno Salvador Allende, Buenos Aires se pobló de decenas de miles jóvenes repudiando el golpe financiado por los Estados Unidos.

Por varios días se sucedieron las manifestaciones que expresaban el grado de conciencia alcanzado por la juventud de clase media que se movilizaba sin distinción de partidos, contra el accionar criminal de la oligarquía chilena y sus socios norteamericanos. Desde la juventud de los partidos tradicionales, radicales y peronistas, hasta la militancia de infinidad de partidos de izquierda llenaron las calles de la ciudad.

Dos años y medios después, un golpe militar en Argentina llegaba para destruir ese compromiso de la juventud, ese fue el verdadero motivo, el grado de conciencia alcanzado por la juventud y no como la dictadura puso como excusa, la represión de la violencia que erróneamente una parte de esa juventud enarboló y que bien pudo ser finalizada dentro de la Constitución y las leyes vigentes.

..........

Salvador Allende nació el 26 de junio de 1908 en Valparaíso su padre fue abogado y militante del Partido Radical. En 1918 fue enviado a Santiago a estudiar en el Instituto Nacional.

Cuando se encontraba en cuarto año de Humanidades conoció a un militante anarquista, Juan Demarchi, quién lo introdujo en el mundo de las reivindicaciones sociales y las luchas obreras.

Luego de realizar el servicio militar ingresó en la Facultad de Medicina de Santiago de Chile, en 1926, al año siguiente, fue elegido presidente del Centro de Estudiantes, más adelante llegó a la vice-presidencia del la Federación de Estudiantes de Chile

En la Universidad comenzó su militancia política en una agrupación de izquierda que llevaba el nombre de Grupo Avance.

Se recibió de médico en 1932, momento en que regresó a su ciudad Valparaíso, participó de la corta experiencia socialista que llevó a la presidencia a Marmaduke Grove, el gobierno fue derrocado y Allende resultó detenido.

..........

Al igual que el gobierno de Perón en la década del cuarenta y cincuenta, el gobierno de Salvador Allende era, desde la óptica imperialista, un pésimo ejemplo que podía ser copiado por los pueblos latinoamericanos, por eso, de acuerdo a su lógica, debía ser extirpado, y como para que el nadie osara repetir la experiencia, debía concluir de la manera más sangrienta, pocos años después la represión se desató en Argentina, pero los militares argentinos estaban dispuestos a mostrar aún mayor saña en el exterminio de los militantes populares.

El gobierno de la Unidad Popular de Chile destruyó, uno a uno, los argumentos sostenidos por los defensores de la oligarquía y el imperialismo, por eso era urgente su derrocamiento.

..........

Salvador Allende participó en el año 1933 en el nacimiento del partido Socialista de Chile, de cuerpo y alma estaba entregado a la lucha política pero también le quedaba tiempo para el activismo gremial, llegando a la dirección de la Asociación Médica Chilena, de la que años más tarde fue elegido presidente.

Su compromiso militante lo llevaron en reiteradas oportunidades a prisión, pero ninguna de ellas lo hizo desistir en su lucha, entre julio y diciembre de 1935, debió pasar sus días en la cárcel.

En 1936 la izquierda chilena funda el Frente Popular conformado por el Partido Socialista y el Partido Comunista, que en 1938 llegó al gobierno, Allende ocupó en esta oportunidad el Ministerio de Salubridad.

En septiembre de 1940 contrajo matrimonio con Hortensia Bussi, con la que tuvo tres hijas: Beatriz, Isabel y Carmen.

Fue elegido Secretario General del Partido Socialista en 1942 y tres años después resultó electo senador por ese partido.

Una nueva alianza entre los partidos Comunistas y Socialistas en 1952 llevó a Allende como candidato a presidente en 1952 obteniendo 52.000 votos

..........

Decían los representantes del liberalismo oligárquico: “la izquierda sólo puede llegar al gobierno por métodos violentos”. FALSO. Salvador Allende se presentó en varias oportunidades como candidato a presidente en representación de las fuerzas populares, sólo cuando logró el reconocimiento del pueblo se dispuso a llevar a la práctica su proyecto socialista, no pudieron decir lo mismo sus enemigos, que apelaron a una salvaje represión para concluir con el programa popular.

..........

En la elección de 1958 una nueva alianza de izquierda esta vez llamada Frente de Acción Popular llevó a Allende que resultó derrotado ante Jorge Alesandri

A año siguiente viajó a Cuba para conocer a la revolución y se entrevistó con el Che y Fidel Castro. Este último concurrió en 1970 a su asunción como presidente de Chile.

En 1964 su nueva candidatura fue derrotada, esta vez por Eduardo Frei, pero fue notorio el crecimiento de las adhesiones a la fórmula que lideraba, llegando al millón de votos.

En 1966 fue elegido presidente de la Cámara de Senadores, lo que mostraba el crecimiento de su prestigio como político comprometido con los más necesitados.

Viajó a la Unión Soviética en 1967 para participar de los actos por los 50 años de la Revolución Rusa y al año siguiente visitó la República Democrática de Corea y la República Democrática de Vietnam.

En 1969 se gestó una amplia alianza con el nombre Unidad Popular, la cual estaba integrada por los socialistas, comunistas, radicales, el Mapu y otros partidos más chicos.

El 4 de septiembre de 1970 resultó ganador de las elecciones a presidente, el 24 de octubre fue declarado legalmente por el congreso, dos días antes en un atentado contra la vida del Comandante en Jefe del Ejército, René Schneider con el fin de impedir la asunción de Allende, Schneider murió tres días después, había comenzado el hostigamiento de la oligarquía chilena y de sus socios de la CIA.

..........

Decían los representantes del liberalismo oligárquico: “si llegara al poder, la izquierda implantaría de inmediato una dictadura que anularía todas las libertades”. FALSO. El gobierno democrático de Salvador Allende permitió que todos los sectores se expresaran, hasta los sectores más recalcitrantes de la oligarquía tuvieron medios disponibles para calumniar y conspirar contra Allende y su gobierno. Desde el diario “El Mercurio”, representante de la oligarquía chilena, hasta los sindicatos patronales como el de camioneros financiados por la CIA, pasando por la embajada norteamericana pudieron actuar sin impedimentos para debilitar y hostigar al gobierno socialista. Los partidos opositores liderados por la Democracia Cristiana se expresaron sin ningún tipo de inconvenientes, en tanto la agrupación fascista “Patria y Libertad” realizó una gran cantidad de actos terroristas.

Por el contrario fue el pinochetismo y sus socios norteamericanos los que desataron una salvaje represión que puso fin a la vida de miles de militantes populares.

Aún después del golpe de estado, cuando su poder estaba consolidado, el pinochetismo persiguió a aquellos que se habían comprometido con la democracia chilena, el general democrático Prats y su esposa fueron asesinados en Buenos Aires el 30 de septiembre de 1974. En tanto que Orlando Letelier, ministro de Defensa y Relaciones Exteriores de la Unidad Popular fue asesinado en Washington el 21 de septiembre de 1976.

..........

A poco de asumir, Salvador Allende comenzó a cumplir con sus promesas electorales, que le valieron el apoyo del pueblo chileno y que por supuesto irritaron a los representantes del imperialismo. En diciembre de 1970 se estatizó las compañías de Carbón, en tanto el 11 de julio de 1970 procedió a nacionalizar el cobre, una de las reivindicaciones más sentidas por el pueblo chileno por ser la principal fuente de ingreso del país. Esa fecha se la conoció a partir de ahí, como el Día de la Dignidad.

En 1972 Allende concurrió a la Asamblea de la ONU para denunciar el complot internacional de que era objeto su gobierno: “La voluntad democrática de nuestro pueblo ha asumido el desafío de impulsar el proceso revolucionario dentro de los marcos del Estado de Derechos, altamente institucionalizado, que ha sido flexible a los cambios y que hoy está frente a la necesidad de ajustarse a la nueva realidad socioeconómica... Señores delegados: yo acuso ante la conciencia del mundo, a la ITT, de pretender provocar en mi patria una guerra civil. Esto es lo que nosotros calificamos de acción imperialista”.

El gobierno norteamericano y las multinacionales fueron puestos en evidencia ante toda la Comunidad Internacional y decidió dar el empujón final para derrocar al gobierno chileno, con este objetivo contaba con el servilismo de militares como Pinochet, gremios que recibieron cuantiosas donaciones para paralizar el país y generar una falsa sensación de caos, a través del desabastecimiento de artículos de primera necesidad.

No obstante los intentos de generar este ambiente de temor, la Unidad Popular volvió a ganar las elecciones parlamentarias de 1973 con el 45%, los conspiradores acentuaron sus movimientos golpistas y el 11 de septiembre se produjo el golpe de estado, donde el valiente presidente chileno murió defendiendo el mandato popular negándose a entregarse a los militares traidores que le garantizaban una salida tranquila del país.

A partir de ese momento Salvador Allende se convirtió en un símbolo de Dignidad en toda América Latina, su vida fue una muestra de ética democrática y compromiso con las causas de los pobres y necesitados. Por el contrario sus enemigos mostraron no ser más que unos sangrientos dictadores que utilizaron el poder como sirvientes del imperialismo norteamericano y para incrementar sus propios patrimonios, esto a la luz de las cuentas encontradas en exterior pertenecientes a Pinochet y sus familiares.

..........

El mismo día del golpe de estado que fue el día de su muerte, se dirigió en cinco oportunidades al pueblo por radio, sus mensajes lo muestran como un hombre digno y valiente que no estaba dispuesto a rendirse sin cumplir el mandato de su pueblo, reproducimos algunas de sus últimas palabras:

” No tengo condiciones de mártir, soy un luchador social que cumple una tarea que el pueblo me ha dado. Pero que lo entiendan aquellos que quieren retrotraer la historia y desconocer la voluntad mayoritaria de Chile; sin tener carne de mártir, no daré un paso atrás. Que lo sepan, que lo oigan, que se lo graben profundamente: dejaré La Moneda cuando cumpla el mandato que el pueblo me diera, defenderé esta revolución chilena y defenderé el gobierno porque es el mandato que el pueblo me ha entregado. No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo”

“La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada. Este es un momento duro y difícil: es posible que nos aplasten. Pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores. La humanidad avanza para la conquista de una vida mejor.”
“ En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción crearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará esperando con mano ajena, reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.”

“Trabajadores de mi patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!. Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y traición “

 

Volver a la Página Principal