El Forjista

Todavía hay muchos rehenes de Clarín

Las encuestas parecen ser la única forma de medir el estado de ánimo de los argentinos en un momento determinado ante un gobierno o ante las medidas adoptadas por ese gobierno, al menos en el tiempo que existe entre elecciones, que son el único medio idóneo para determinar el sentir de un pueblo.

En general las encuestadoras abruman con sus números referidos a la imagen positiva y negativa de las principales figuras políticas como si esos datos fueran fidedignos, cuando hemos visto a muchas de esas consultoras fracasar cuando deben predecir el resultado de una  elección.

Hemos visto incluso que algunos de esos consultores que aparecen opinando en los programas de televisión y radio sobre un determinado gobierno, tiempo después son designados funcionarios de un gobierno de signo contrario mostrando una simpatía política que escondían cuando opinaban como supuestos “consultores independientes”.

Muchos de estos encuestadores actúan de igual forma que el que escribe estas líneas, que cuando le preguntan cómo va salir River dice siempre que va a ganar, por eso cuando gana River acierta y cuando el resultado es otro no la pega, con los encuestadores ocurre algo parecido, suelen mostrar un resultado que coincide con su ideología o con quién les paga, si el resultado favorece a su cliente entonces aciertan, de lo contrario fracasan, pero esto no le impide regresar al poco tiempo con nuevos resultados, en un demostración que el show debe continuar.

Otra forma de detectar el pensamiento de los argentinos

El gran problema del país que lo está llevando a una grave crisis que provoca la desesperación de millones de argentinos, es que gran cantidad de argentinos, el 51 % para ser exactos, votó por un proyecto neoliberal, que como la historia nacional lo muestra ha tenido siempre el mismo final siniestro para los intereses nacionales y populares.

Fueron los medios de comunicación los que se encargaron de adormecer las mentes para que esos argentinos no tuvieran una clara conciencia de la realidad y fueran alegremente a dar sus votos a los que hoy se muestran como sus verdugos.

Es cierto que el gobierno de Cambiemos, acompañado por la prensa canalla, han consumado una enorme estafa electoral prometiendo medidas que de ninguna manera estaban dispuestos a implementar, mintiendo descaradamente y aplicando crueles medidas que sólo provocan hambre y desocupación producto de sus medidas impopulares.

Pero también es cierto qué desde la otra vereda, la que sumó el 49% de los votos se advirtió reiteradamente que las decisiones que iba adoptar Cambiemos eran estas y no otras, por la larga experiencia en que los sectores populares padecieron de los gobiernos de la oligarquía.

Precisamente para determinar el estado de la conciencia de nuestros compatriotas es posible recurrir a otros métodos consistentes en verificar el grado de adhesión que tienen los medios de comunicación que son parte del aparato de difusión de la ideología de quienes detentan el poder.

Existen medios de difusión y programas que son los encargados de infectar las mentes de los argentinos para hacerlos actuar en contra de sus intereses y que los llevan a defender a quienes gobiernan sólo para el beneficio personal de esa minoría y de un reducido grupo de amigos y familiares, esa oligarquía parasitaria que bajo diferentes formas impuso su voluntad y escribió las páginas más oscuras y siniestras de nuestra historia.

Son medios nefastos para la conciencia nacional y social de los argentinos todos aquellos medios que dependen del grupo Clarín y su socio el diario La Nación, como lo son el propio diario Clarín, Radio Mitre, programas del Canal 13 como el de Lanata, El diario de Mariana, los almuerzos y cenas de Mirtha Legrand, y ese templo de la mentira y la calumnia que es el canal de noticias TN.

También existen programas que inoculan odio en las conciencias de los argentinos que son emitidos desde el canal América TV cuyo sueño son Vila, Manzano y Belocopitt , este último dueño de Swiss Medical, son parte de ese basural el programa del impresentable de Majul La Cornisa, un programa que bastardea la política como Intratables y desde el canal de noticias de ese grupio económico la prédica fascista de Eduardo Feinmann.

Algunos números

Por cierto, que estas cifras tampoco son del todo confiables como no lo son las empresas que las difunden como el Instituto Verificador de Comunicaciones (IVC) que se encarga de llevar las estadísticas de ventas de diarios y revistas y de IBOPE la muy cuestionada empresa que mide los ratings en radio y televisión.

Aún así si se siguen por un largo período los números que difunden estas empresas es posible detectar una tendencia que marca en los dos últimos años que los programas que difunden la ideología de la oligarquía en el gobierno están teniendo una notoria baja, pero son demasiado los argentinos que siguen infectados por el virus de las corporaciones que impide a los ciudadanos pensar con claridad y por sí mismos.

En cuanto a los diarios es verificable que tanto Clarín como la Nación vienen perdiendo lectores sistemáticamente desde hace varios años, a pesar que el IVC intenta la trampa de sumar las ediciones digitales para disimular esa caída.

En el caso de Clarín se puede acceder a las ediciones digitales durante todo el mes pagando 29 pesos que es menos de los que sale un diario un día se semana, en cambio si tomamos la venta de diarios de la edición de papel del mes de marzo de 2018 el promedio diario llegó a 168.000 ejemplares cuando en octubre de 2008 vendía 376.000 periódicos diarios.

Algo similar ocurre con el tradicional diario de la oligarquía, La Nación, que ahora vende 115.000 diarios y que en octubre de 2008 ascendía a los 154.000 diarios, además, tal vez por la edad de sus lectores no habituados a manejarse con internet, ni siquiera puede compensar esa pérdida con la versión digital.

Radio Mitre sigue siendo la radio más escuchada con un 40,8 % de la audiencia en mayo de 2008, su pico de audiencia precisamente la obtuvo en octubre de 2015, momento electoral cuando llegó al 47%.

La caída de los programas de televisión en general es mucho más notoria, el canal 13 de Clarín está perdiendo todos los días por goleada ante Telefe, en una pelea que años anteriores era  mucho más pareja.

Los programas de canal 13 que hemos mencionado anteriormente están en franco declive, por ejemplo, Lanata que en otras épocas lideraba la pantalla los domingos por la noche ahora pierde por una diferencia importante, este mentiroso serial que en el 2013 lograba picos de 24 de rating ahora no llega ni a 10.

La más estrepitosa caída es la llamada diva de los almuerzos que luego de sucesivas operaciones oficialistas no levanta cabeza y ronda los 7 puntos con un poco de suerte.

En tanto la "inocente" imagen de Mariana Fabiani, vocera oficiosa del gobierno, particularmente de Vidal que hace aportes más que generosos en calidad de pauta oficial, apenas si araña los 4 o 5 puntos.

Todo Noticias TN sigue siendo el canal de noticias más visto, aunque en aquellos espacios en que C5N tiene programas críticos supera ampliamente al esperpento de Clarín, precisamente por eso es que el gobierno alentado por la nefasta corporación intentan destruir C5N, con la corrupta participación de un poder judicial al servicio de los poderosos.

En cuanto a los engendros de America TV como La Cornisa e Intratables han perdido audiencias, posiblemente por un público cansado de la operaciones berretas montadas por los servicios de inteligencia en uno de ellos y por el griterío gorila en el otro, gorilismo que los lleva a pensar que Julio Bárbaro es peronista.

También son muy pocos los espectadores del conductor fascista Eduardo Feinmann, cuyo programa también cuenta con una generosa pauta oficial y cuya función es la de denigrar cualquier protesta, lo que lo ha llevado reiteradamente a ser vapuleado por adolescentes de los colegios secundarios.

La conciencia que el pueblo tenga de la realidad muy posiblemente sea inversamente proporcional al rating y el nivel de venta de estos medios de desinformación, casi todos ellos han caído en la medida que crece la resistencia al neoliberalismo, no obstante aún son muchos los argentinos que continúan aprisionados por los engaños de estas corporaciones, mientras estos programas sigan teniendo ese nivel de adhesión será muy difícil el despertar de las conciencias que este país necesita para terminar con esta pesadilla neoliberal.

 

Volver a la Página Principal