El Forjista

Editorial

 

Macri, el protegido de la prensa canalla

junio de 2011

Al igual que una organización mafiosa, la prensa corporativa ofrece protección a políticos y empresas, si éstos por algún motivo prefieren desechar la oferta recibirán ataques furibundos de los medios de difusión que conforman esas corporaciones. Si por el contrario, aceptan mansamente ingresar en el círculo de negocios que dichos grupos les ofrecen, esos medios se encargarán de silenciar minuciosamente cualquier acto que manche la reputación del  afectado.

La empresa PRIMA es la sigla de la Primera Red Interactiva de Medios Argentina y forma parte de ese pulpo al que se conoce como grupo Clarín, la misma acaba de firmar un contrato con la ciudad de Buenos Aires comandada por Macri por la friolera de 274 millones de dólares para la provisión de notebooks para los colegios de la ciudad y el servicio de conexión a Internet, aquellos legisladores opositores que han estudiado el contrato han remarcado que es claro el pago de sobreprecios ya que las mismas notebooks que provee la Nación salen para los contribuyentes de Buenos Aires entre dos y tres veces más.

Los mismos que levantan la voz enfurecidos cada vez que desde una ONG, el gobierno nacional, o gobiernos provinciales y municipales se destinan fondos para la construcción de viviendas para los sectores más postergados, se llaman a silencio ante negociados como éste que no hace otra cosa que engrosar las repletas arcas de Clarín.

A lo largo de todo el mandato de Macri quedó claramente en evidencia su incapacidad para gestionar, provocando una de las crisis más profundas que recuerda la ciudad, particularmente en aquellos servicios como la educación o la salud que son utilizados por los sectores de menores recursos, a los que el gobierno de la ciudad ha descuidado permanentemente.

No obstante este desastre la prensa canalla intenta por todos los medios ocultar cuidadosamente cualquier noticia que pueda salpicar al jefe de gobierno y su agrupación política, que como vimos son asociados de los grupos concentrados.

Callan y ocultan cada causa judicial que involucra a Macri y sus secuaces, como fue con las escuchas ilegales a opositores y familiares molestos todo a cargo de los contribuyentes de la ciudad, y más recientemente, sobre la indagatoria por la actuación de esa banda de fascistas denominada UCEP que se encargaba de utilizar la violencia contra gente en situación de calle.

También la ocupación del predio donde se encuentra el parque Indoamericano mostró a Macri y al PRO como desaforados discriminadores que asociaban descaradamente a los pobres con el delito y a los inmigrantes con los narcotraficantes, ardid que además de mostrar la mentalidad reaccionaria y racista del partido de gobierno en la ciudad también evidenció que en todo momento tratan de eludir las responsabilidades y transferírselas a otros, incluyendo a aquellos que viven en la mayor de las pobrezas.

Ahora que las encuestas no le dan para presentarse como candidato a presidente ha optado por un premio consuelo que es intentar la reelección  ante el terror de perder los jugosos negocios que manejan en la Capital.
Los porteños tenemos en nuestras manos la posibilidad de terminar con esta banda de impresentables y concluir con este período de vergüenza y escándalo, confiamos que esta vez no nos dejemos engatuzar por estos profetas del odio y maestros del engaño.

Volver a la Página Principal