El Forjista

Pichetto no seas tan tarado

“Vos que le echas la culpa a bolivianos y peruanos, a los que cortan ruta o están sus tierras reclamando, no seas tan tarado el que te jode está a tu lado”. León Gieco

Una versión totalmente interesada del nazismo lo caracteriza como un movimiento político que tuvo un líder enloquecido que con su verborragia exaltada provocaba una especie de hipnosis colectiva que le permitió llevar de las narices a los alemanes para  imponer un régimen de opresión y llevarlos a una guerra de expansión imperial.

Esta definición oculta la realidad, el nazismo era la expresión de la burguesía alemana que llegaba tarde al reparto del mercado mundial y quería salir al mundo a la fuerza pisoteando las soberanías nacionales, el nazismo le aseguraba a esa clase social la tranquilidad social al arrasar con el Partido Comunista, la socialdemocracia y disolviendo los sindicatos.

Del nazismo también se aprovecharon las potencias mal llamadas democráticas que se ilusionaron con que el Partido de Hitler se encargara de darle su merecido a la Unión Soviética.

La base social de ese partido estuvo constituida por la clase media baja empobrecida por la grave crisis que asolaba a la Alemania y que fue forjando una mentalidad extremista de derecha, el resentimiento de esa clase debía canalizarse hacia un enemigo que no fuera la burguesía, por eso el antisemitismo largamente arraigado en la sociedad alemana constituyó una forma de dirigir ese odio y resentimiento sin que molestara a quienes detentaban el poder político y económico.

Algo similar se está intentando en estos momentos en nuestro país para desviar la responsabilidad del gobierno con la grave crisis en que está inmerso el país, tratando de desviar la atención hacia la inmigración de los países latinoamericanos, los culpables serían entonces los inmigrantes por quitarle el trabajo a los argentinos y no un gobierno cuya política económica genera desocupación y hambre.

 
Lie to me

Lie to me (Miénteme) es una serie basada en la investigación del psicólogo Paul Ekman, que mediante el análisis de las expresiones faciales sostenía que  podía descubrir cuando una persona mentía.

El kirchnerismo debería haber estudiado las obras de este psicólogo y ver detenidamente la serie para descubrir a esos estafadores que se enquistaron en su seno y que ni bien el viento cambió de dirección se transformaron en camaleones mutando hacia las más formas más reaccionarias de la política.

Tal vez algún estudio científico hubiese detectado que Massa, Bossio, Pichetto, Urtubey y varios más le estaban mintiendo al electorado cuando fueron elegidos con las boletas del Frente para la Victoria.

Las declaraciones racistas del senador Pichetto injuriando a bolivianos, paraguayos y peruanos, son inconcebibles para un legislador que accedió a esa función por un partido que fue históricamente el objetivo del odio racista de la oligarquía y sus serviles políticos.

Las declaraciones de este senador se inscribirán en la lista de las mayores ignominias como aquellas efectuadas por aquel legislador radical que definió a las multitudes peronistas como “aluvión zoológico”.

Los gobiernos de Perón, Néstor y Cristina tuvieron una política de hospitalidad con respecto a los inmigrantes y en particular con aquellos llegados de los países latinoamericanos, siendo coherentes con la historia de un país que tuvo un aporte fundamental de la inmigración.

Manuel Ugarte, ese gran luchador por la unidad de América Latina señaló que "Somos indios, somos españoles, somos latinos, somos negros, pero somos lo que somos y no queremos ser otra cosa”.

El general Perón fue coherente con esa tradición cuando decidió devolver al Paraguay los trofeos de guerra tomados por la Argentina, en aquel episodio criminal de nuestra historia que se conoció como la Guerra de la Triple Alianza.

Siempre Perón señalaba como uno de sus mayores orgullos el de haber sido designado general de ejército paraguayo en reconocimiento a todo lo realizado a favor de ese pueblo.

 

El racismo está de moda

Habría que ajustar la definición del gobierno de Macri porque al señalarlo como neoliberal, en el plano político este gobierno no tiene nada de liberal adoptando una posición cada vez más emparentada con posiciones que bien podrían definirse como de ultraderecha, es precisamente este clima el que alienta a aquellos reaccionarios, malos imitadores de Micky Vainilla, quienes está tomando impulso viendo un atmósfera propicia para todo tipo de expresiones xenófobas.

Al igual que aquella clase media alemana desilusionada que se subió al carro de asalto de las tropas nazis, ciertos sectores de la pequeña burguesía nativa han sido infectados por el virus del odio inoculado por los medios de comunicación de la oligarquía y están destilando todo ese resentimiento contra los inmigrantes, más aún cuando muchos de ellos están padeciendo una acelerada desilusión por haber votado al macrismo y prefieren encontrar culpables de los desastres a los inmigrantes antes que asumir su propia responsabilidad por haber votado por sus verdugos.

El gobierno del PRO tiene jueces y fiscales adictos que se encargan de perseguir a los opositores, el macrismo ha tratado por todos los medios de ahogar financieramente a aquellos medios de comunicación críticos mientras dispensa una jugosa pauta publicitaria a los medios oficialistas con Clarín y La Nación a la cabeza y de la mano de Patricia Bullrich se ha reprimido salvajemente manifestaciones de protestas.

El mayor acto de racismo de estos tiempos fue consumado por la dictadura de Jujuy encabezada por el señor feudal Gerardo Morales que mantiene en prisión a Milagro Sala y a varios militantes de la Tupac Amarú  sin razón legal alguna, tan manifiesta es la injusticia que debió intervenir las Naciones Unidas, sin que hasta el momento el gobierno nacional haya cumplido con la liberación de la legisladora del Parlasur.

Una muestra clara de racismo lo dio la legisladora radical de Jujuy que en el Congreso señaló con la intención de descalificar a Milagro Sala que ella vivía en una mansión que se encontraba cerca de la suya. Estas señoras y señores feudales no pueden soportar que una persona de humilde origen pueda vivir en su propio barrio.

 

Facho TV

Desde los medios de comunicación se está alentando comportamientos lindantes con la delincuencia, desde la mal llamada “justicia por mano propia” que no es justicia sino venganza, hasta mostrar a los sectores más desfavorecidos por la política económica como los responsables de la crisis.

En esta actitud fascista se inscribe el intento de criminalizar a la inmigración, lo cual obviamente no es sólo una cuestión nacional pero que le viene de perilla al gobierno argentino. El salvajismo de Donald Trump, los intentos del gobierno estadounidense  por mostrar a todos los musulmanes como terroristas en potencia, la agresividad de los gobiernos europeos para evitar la inmigración son una muestra que estas acciones forman parte de un problema globalizado.

Los medios de comunicación nativos se están subiendo a esta ola y auspician a todo tipo de fascista que desfilan por los estudios, ya Biondini es reporteado como si se tratara de un político democrático, el imitador local de Adolfo Hitler, aunque ahora que se encuentra con unos kilos de más se parece más a Goering,  ha logrado acceder a los medios le dan acceso a quien posiblemente empiecen a ver con mayor simpatía al representante del nazismo en la Argentina.

Famosos como Susana Gimenez o Marcelo Tinelli se han convertido en abanderados de la mano dura y el operador de Magnetto, Jorge Lanata, discrimina e insulta cotidianamente a mujeres, peronistas y a todo aquél que cuestione el poder del grupo Clarín.

Mientras que desde la radio, la voz irritada de Baby Etchecopar destila veneno contra los inmigrantes y los habitantes de las villas de emergencias, a quién llama de las maneras más descalificatorias posibles, como resabio en que esa radio era una clara expresión del fascismo vernáculo.

 

Título erróneo

Pedimos disculpas, nos arrepentimos porque el título de este artículo está equivocado, señalar como tarado a alguien que realizó declaraciones tan ofensivas y discriminatorias es por lo menos quedarse corto porque ser tarado puede implicar siempre inconsciencia del que comete la ofensa, pero no podemos pensar que un político experimentado como Pichetto no tenga plena consciencia del acto repudiable que cometió.

Por eso creemos que el calificativo aplicado por Hebe es mucho más descriptivo y se corresponde más acertadamente al atropello del senador. Otra vez Hebe acierta cuando pidió disculpas a los pueblos hermanos insultados por Pichetto, no todos los argentinos somos como él, es más nos avergonzamos de tener compatriotas como él.

Pero más allá de la infame acción de Pichetto tampoco se entiende que haya senadores dispuestos a compartir el mismo bloque, su silencio y la falta de una decisión que no puede ser otra que su expulsión, los convierte en cómplices.

Estos senadores cómplices de Pichetto, especulan con que el pueblo argentino olvide quienes son aquellos que han prestado colaboración para hundir al país en esta crisis en que se desconocen hasta los más elementales valores de dignidad humana, no crean estos legisladores que la amnesia que intentan provocar los medios de comunicación le harán olvidar a los argentinos cuales son los nombres de aquellos que estafaron electoralmente a los votantes, quienes eligieron representantes para defender un proyecto nacional y popular y que derivaron en deleznables racistas.
    

Volver a la Página Principal