El Forjista

 

La persecución a Víctor Hugo Morales

La denuncia de Héctor Magnetto contra Víctor Hugo Morales evidencia la persecución de que es objeto este prestigioso periodista que desde hace décadas viene denunciando la corrupción de las corporaciones, principalmente la mayor de ellas, el grupo Clarín. Actividad que Víctor Hugo desarrolla incluso de mucho antes que el kirchnerismo llegara al gobierno.

Magnetto dice que Morales le causó daño sin especificar a qué se refiere, la demanda no dice nada sobre las decisiones del grupo que afectaron a todos los argentinos, como haber mantenido el monopolio de la producción de papel de diario por su asociación con la dictadura, o la apropiación del fútbol que impidió a millones de argentinos tener acceso a ese popular espectáculo, o el monopolio del cable y la imposición tarifas arbitrarias, o las leyes que los gobiernos de Menem, De la Rúa y Duhalde hicieron a la medida del grupo perjudicando al fisco, o la estafa a los jubilados con las acciones de Clarín y que significó un fraude a los fondos de las AFJP, o los gastos exagerados de la Ciudad de Buenos Aires en publicidad para que esta corporación mantenga la protección sobre el Jefe de Gobierno. Sobre todo esto no dice nada la demanda.

Hace unos meses el monopolio realizó una demanda contra algunos periodistas a los que no puede controlar ni comprar, el repudio generalizado la obligó a retirarla de manera apresurada. Hoy debería producirse el mismo repudio en el intento de Magnetto por silenciar a Víctor Hugo.

El destacado periodista anunció que no piensa defenderse, denunciando algo bastante evidente de lo que no dan cuenta los medios concentrados y es que Magnetto tiene comprado a una gran cantidad de jueces que siempre están dispuestos a actuar a favor del grupo, lo cual es bastante escandaloso y es un evidente hecho de corrupción sobre el cual muy pocos se animan a hablar.

Sin duda el grupo quiere castigar la honestidad del periodista y generar temor para que ningún espíritu libre ose rozar la omnipotencia de esta enorme corporación, mientras estos sucesos ocurran muy difícilmente podamos hablar de una verdadera democracia.

Víctor Hugo Morales viene padeciendo de una constante campaña de calumnias e injurias por parte de aquellos grupos económicos y sus sirvientes, como el detestable libro de ese lacayo del diario oligárquico La Nación, Pablo Sirvén, apellido acorde a su función, que escribió un libelo cargado de mentiras contra quién no se somete a la voluntad de los poderosos.

Por todo esto es importante que si esta campaña de persecución continúa, los sectores que creemos en la auténtica libertad de expresión nos manifestemos para que Víctor Hugo pueda continuar con su prédica esclarecedora sin ningún tipo de barreras corporativas. No debería descartarse llevar las protestas hasta las mismas puertas del diario Clarín hasta tanto Magnetto retire la injustificada demanda.


Volver a la Página Principal