El Forjista

 

Octavo año

 

 

 

 

 

 

 

El contexto en el cual nos encuentra este nuevo aniversario de nuestro sitio podríamos acotarlo a marcar una serie de preocupaciones y angustias que a nuestro entender debería servirnos para sacar importantes conclusiones que nos eviten padecimientos futuros.

Vemos con estupor y sumo dolor lo ocurrido en el Brasil con la muerte de 231 jóvenes vidas en una discoteca producto nuevamente de las insaciables ansias de lucro de los empresarios, la corrupción de ciertos funcionarios y la irresponsabilidad de algunos músicos. Todos esos factores llevaron, como aquí en Cromañon, a la destrucción de centenares de familias.

La decisión de los guardias del local cerrando las puertas para evitar que las víctimas salieran sin pagar, muestra hasta qué extremo pueden llegar los empresarios cuando se trata de llenar sus bolsillos sin considerar ninguna otra cuestión, inclusive cuando están en juego las vidas de quienes ellos sólo ven como clientes antes que como seres humanos.

Otro motivo de honda preocupación es por la salud del presidente venezolano, Hugo Chávez, por quién tenemos un profunda admiración, ha sido, sin lugar a dudas, quién más ha actuado en las últimas décadas por la unidad de pueblos latinoamericanos.

Pero además Hugo Chávez ha mostrado un enorme valentía al enfrentar a la prepotencia de las potencias imperiales, principalmente a los Estados Unidos, como muy pocas veces estadista alguno lo hizo, esta disputa le ha valido la constante injuria y calumnia de la prensa canalla, servil a los grandes intereses financieros de los que forman parte, y de la cual el diario español "El país" perteneciente a la multinacional Prisa, es una clara muestra en su descomunal engaño de publicar una falsa foto de Chávez entubado.

Los argentinos no deberíamos olvidar, antes de repetir cual papagayos las falsedades de Clarín y La Nación, que el presidente de Venezuela, fue el único que nos ayudó en los momentos más agudos de la crisis económica cuando el resto del mundo nos daba la espalda.

Por todo esto y mucho más, que por limitaciones de espacio no decimos en esta oportunidad, es que deseamos que Hugo Chávez se restablezca y se encuentre nuevamente al frente de su pueblo en esta heroica lucha por la liberación y la unidad de América Latina.

En el ámbito de nuestro país la preocupación, que ya se ha convertido en alarma, es por el estado del sistema judicial, que por estos días evidencia una tendencia temerosa y complaciente con el poder de las grandes corporaciones.

Jueces que reciben dádivas de las empresas de medios de comunicación y que luego fallan a favor de sus benefactores, un juez de la Corte Suprema con vínculos familiares con un directivo de diario La Nación a quién la Corte ha beneficiado excusándola de pagar impuestos, mientras otros jueces en Tucumán liberan a los responsable del secuestro y desaparición de Marita Verón. Y así podríamos seguir.

Cabe destacar la responsabilidad de la Corte Suprema en esta situación, mientras su presidente parecería estar alimentando una futura carrera política más que cumplir con sus funciones actuales. Esta inacción o complicidad ha permitido que La Nación tenga una cautelar que le evita pagar impuestos adeudados que ya tiene 10 años y Clarín tiene una exclusiva cautelar que lleva más de 3 años para no cumplir con la Ley de Medios Audiovisuales.

También debe mencionarse que muchos integrantes de la Justicia han reaccionado contra ese comportamiento corporativo señalando que el sistema judicial tiene que ser independente del poder político pero también del poder económico. Una próxima reunión convocada desde este sector abre alguna expectativa en un cambio en el Poder Judicial que le permita democratizarse y actuar con auténtica independencia.

En cuanto a nuestro sitio, diremos lo que prometemos todos los años, seguir ocupándonos de nuestra realidad pero también continuaremos indagando en nuestro pasado que aún sigue enterrado por efecto de largas décadas de ocultamiento, silencios y calumnias.

Estamos preparando una biografía muy crítica de Domingo Faustino Sarmiento, la que daremos prontamente a conocer. Algún tiempo después presentaremos otro trabajo sobre la vida de Eva Perón, una protagonista de nuestra historia que aún hoy levanta odios y amores extremos.

Pero aún con preocupaciones y angustias, nos seguimos alegrando por los años que estamos viviendo, una época en que los pueblos se han convertido en protagonistas y pueden torcer los inconfesables designios de las oligarquías, al menos en América Latina. La discusión forma parte de esta búsqueda de mayor justicia y soberanía, por este camino seguiremos marchando desde este modestísimo sitio.

Volver a la Página Principal