El Forjista

Macri al gobierno, Clarín al poder

Si esto hubiese ocurrido hace 20 días los medios concentrados hubiesen saltado al unísono para gritar que la presidenta era una insensible al tomarse vacaciones mientras varias provincias padecen de una de las peores inundaciones que han llevado el número de evacuados a más de 160.000, sin duda una tragedia de proporciones.

Pero ahora la prensa canalla nos regala tiernas fotos, donde se ve al presidente y su familia, gozar de unas despreocupadas vacaciones en Villa La Angostura, en las últimas horas se señala que Macri estaría cancelando este período de descanso, si esto ocurre no es precisamente por la crítica de los mercaderes del periodismo.

Precisamente en ese hermoso lugar se encontraba Mauricio Macri cuando era Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la ciudad padeció de una importante inundación, pero en aquel momento tampoco se encontraba el jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, que estaba en Miami, ni la Ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, actualmente designada en el gabinete nacional, y que en esa oportunidad estaba en Punta del Este.

Sin embargo, el blindaje mediático que la prensa canalla le brinda a la gente del PRO le permitió sortear sin demasiados sobresaltos ese momento que mostraba la gran irresponsabilidad de los funcionarios del macrismo, pero si bien no tuvo demasiado costo político para los funcionarios, estos silencios cómplices tienen un alto costo para los contribuyentes de Buenos Aires en la forma del pago de voluminosos contratos por decreto a ciertas personas como Majul y Niembro, y en la forma de publicidad para los grandes medios. No todo es amor, también hay cuantiosos negocios.

Pero lo cierto es que Macri puede retirarse tranquilo a descansar, para eso ha nombrado a dueños y administradores de multinacionales y grandes empresas que serán los que realmente gobiernen mientras el presidente hace lo que mejor le sale: irse de vacaciones o concurrir a los programas de conservadoras y reaccionarias divas.

Las primeras medidas de este gobierno han mostrado un clarísimo tinte autoritario con una tendencia más que evidente a desconocer las leyes que no les son gratas y principalmente que no les convienen a sus sponsor, como resultó ser la Ley de Medios que era un motivo de preocupación para el principal sponsor de Macri, el grupo Clarín.

Tan es así el predominio de Clarín que varios empleados del grupo ahora son integrantes del gabinete, pero no conforme con esto, hasta se intentó el dislate de incorporar por decreto a un abogado defensor de Clarín a la Corte Suprema.

No parecería que el monopolio mediático necesite de esas medidas en las últimas semanas se ha podido ver la gran cantidad de jueces y fiscales que actúan a las órdenes de Magnetto.

Precisamente el juez Julian Ercolini, fue quién dispuso a pedido del fiscal militante y amigo de los barras bravas de Boca, Carlos Stornelli, la clausura de AFSCA y con ello la clausura de la Ley de Medios, no está demás recordar que este mismo juez es quién se encuentra sentado sobre la causa de Papel Prensa velando por los interés de los apropiadores Clarín y La Nación en vez de investigarlos. En estos días, la oligarquía judicial consumó un nuevo atropello al separar al único juez que había solicitado el llamado a indagatoria de Mitre y Magnetto. Todo cerrado y con moñito, el país ha quedado a merced de estas inescrupulosas corporaciones.

"Macri al gobierno, Clarín al poder" podría ser el lema que mejor expresa esta etapa que se inició hace apenas 16 días.

En tan pocos días pudimos ver: represión a trabajadores, lo cual rememoró la actuación de la Policía Metropolitana en el Hospital Borda y la persecusión de indigentes mediante ese invento fascista que se llamó la UCEP, tantos decretos como no se vio en los anteriores doce años y un plan económico que pulveriza los salarios y las jubilaciones. Mientras esto ocurre los diarios nos hablan de Moria, de la final de Bailando por un Sueño, de Boudou y de otros temas con la única finalidad de ocultar la realidad.

Eso sí, si algo no podemos decir es que esto sea una sorpresa, el liberalismo siempre actuó de la misma manera y con la misma saña contra los trabajadores y jubilados.

 

Volver a la Página Principal