El Forjista

Macri se fue a marzo

Si para muchos, febrero de 2017 fue el peor mes para el gobierno de Macri, marzo se ha convertido en una pesadilla para Cambiemos, porque en tres días consecutivos ocurrió lo que más le preocupa a los neoliberales que es ver a un pueblo movilizado.

El macrismo quiere un pueblo idiotizado por la prensa canalla que oculta la realidad y una televisión basura que discute temas propios de mentalidades colonizadas y adormecidas, pero a esta altura ni Clarín, ni La Nación marcan la agenda, como lo muestran las denuncias por los escándalos de la corrupción macrista, que esos medios intentaron silenciar sin suerte.

Los sectores populares han presenciado con asco los intentos de difamadores profesionales como Wiñasky y Feinman en su mensaje mafioso contra el dirigente sindical Roberto Baradel, la inmensa marcha de los maestros ha dejado en evidencia que el gremialista es representativo de los intereses de todos los docentes. Claro que la prensa canalla prefiere a especímenes como Venegas o Barrionuevo.

La marcha de la CGT, por su parte, tuvo a dos derrotados, por un lado el gobierno, y por el otro, los políticos que capitularon ante el neoliberalismo como Massa, Bossio, Urtubey y varios más. No por casualidad Massa no se animó a aparecer por la marcha y su representante en la cúpula sindical, Héctor Daer padeció del repudio unánime por su posición titubeante ante el gobierno nacional.

Propias de un carnero fueron las declaraciones de Daer que le echó la culpa a la Cámpora de los sucesos de repudio a la conducta de la dirigencia de la CGT, mintiendo descaradamente con la sola finalidad de brindarle una tapa al diario oligárquico Clarín. Las declaraciones de este sindicalista tuvieron la única finalidad de mostrarse sumiso ante el poder, señalando al kirchnerismo como grupo revoltoso pues es el único sector político que mantiene una posición intransigente ante el gobierno, posición con la que parecen coincidir muchos de los concurrentes al acto cegetista.

También multitudinaria fue la marcha de las mujeres en su día, con un claro contenido opositor, y que como ocurre con bastante asiduidad, desde la asunción de Macri, concluyó con represión. Una de las consignas lanzadas por la multitud fue "Si se puede, si se puede, el paro a Macri, se lo hicimos las mujeres", y también se reclamó con énfasis por la libertad de Milagro Sala.

Sin duda los derechos de las mujeres y de los trabajadores no figuran en la agenda de un gobierno que incrementó la riqueza de los más ricos y dedicó especial cuidado a los negocios de la familia presidencial.

Otro desinterés manifiesto del PRO y su socio el radicalismo, es sobre los Derechos Humanos, por lo que es de esperar que el próximo 24 de marzo las calles de todo el país se vean inundadas por personas que reclamen por "Memoria, Verdad y Justicia" y se convierta en otra marcha de neto corte opositor a un gobierno que vino a concluir con los juicios y a proteger a los responsables civiles de la dictadura, muchos de los cuales forman parte de la administración macrista.

Pero no hay que olvidar que la movilización más importante de este año será sin duda la que se efectúe el día de las elecciones legislativas, en las que hay que propinar una derrota contundente a Cambiemos, en defensa propia y de todos los sectores populares.

 

Volver a la Página Principal