El Forjista

El gobierno debe gastar menos en mercenarios

El reciente acuerdo del gobierno con el Fondo Monetario Internacional requerirá una drástica reducción de los gastos del gobierno así que estamos dispuestos a realizar nuestra contribución recomendándole al macrismo que proceda a eliminar el cuantioso gasto que realiza pagándole a mercenarios que se hacen llamar periodistas para que le mientan a los argentinos y los convenzan de apoyar la medidas antipopulares de un gobierno sin otra brújula que la de los intereses económicos de una minoría parasitaria que está saqueando el país.

En primer término, el gobierno podría comenzar por despedir a la gran cantidad de trolls que se encargan de difamar a todos aquellos que realizan críticas al gobierno, convirtiendo las redes sociales en un basurero donde estos mercenarios dejan fluir todo ese odio de clase con mentiras para desacreditar a los opositores en una maniobra que lesiona gravemente la libertad de expresión de los ciudadanos, mostrando que Cambiemos es muy poco afecto a la libre exposición de las ideas.

Pero existen muchos otros que dicen ser periodistas y cobran millones al sólo efecto de calumniar y difamar a la oposición, algunos incluso pretenden asumir una falsa postura de independientes pero cuando uno recurre a los números de la pauta oficial se puede dar cuenta que sus opiniones están afectadas por el dinero que el gobierno aporta de manera generosa, sin que haya visos de terminar con esta sangría inútil.

Mientras desde el gobierno se nos dice que hay que terminar con los subsidios de las tarifas de los servicios públicos descargando sobre la población tarifazos impagables y abusivos, todos los argentinos estamos subsidiando a estos estafadores que se disfrazan de periodistas y que no son otra cosa que operadores políticos al servicio de los poderosos.

Por cierto que el mayor beneficiario de estos montos escandalosos que se le pagan a los medios para comprar su silencio y complicidad es el grupo Clarín que recibió en 2017, 550 millones de peros, y del que sin duda podemos decir que está cogobernando.

Sin embargo, en esta nota nos vamos a dedicar a señalar el caso de Luis Majul, personaje servil que desde su programa reclama reiteradamente la prisión para la ex presidenta, en un programa que es financiado de manera escandalosa por el propio gobierno.

Veamos esta paradoja, los argentinos subsidiamos a Majul para que desde su programa se dedique a calumniar a opositores y por supuesto que a esconder de manera cómplice la escandalosa corrupción macrista.

El gobierno nacional aportó a La Cornisa Producciones propiedad de Luis Majul durante el año 2017, $1.327.620 que incluyendo el IVA la cifra trepa al millón y medio según la información oficial de la Jefatura de Gabinete, pero esto concepto es sólo por radio e internet, porque no se informa lo que recibe por el programa de televisión.

La cifra que se ha pagado al canal América durante el 2017 fue de 110 millones de pesos, nada se dice de cuanto fue a parar a las arcas de Majul pero es de suponer que una buena porción de esa torta también ingresó en el bolsillo del empresario que se hace pasar por periodista.

Además el portal El disenso informó que la productora de Majul cobró entre el 2017 y el 2018 un millón y medio de la gobernación de la Provincia de Buenos Aires.

Hay algo más para sumar, mientras Macri fue Jefe de Gobierno, Majul cobró 14 millones de pesos, el empresario denunció a la periodista que dió la información con la clara intención de silenciarla, ¡una demostración cabal de libertad de expresión!.

Majul fue quién más bregó para que el programa 6,7,8 fuera levantado de la Televisión Pública y quién mintió con los sueldos que cobraban esos periodistas, hoy el dueño de la Cornisa llega a niveles al que nunca llegaron aquellos llamados "periodistas militantes" como es el arrogarse la potestad de reclamar la detención de una ex presidenta, porque es quién mejor pone en evidencia esta patraña llamada Cambiemos, comparsa de la que Majul forma parte, con una participación por demás interesada.

Estos mercenarios deben ser puestos en evidencia porque son cómplices de la destrucción a la que está siendo sometida nuestra Patria, por eso hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre y a los que mercan con el periodismo sólo le cabe ese calificativo.

Este pueblo agobiado por tarifazos, despidos y una inflación desbocada no puede seguir manteniendo a estos parásitos que deben ser señalados y dejar de cobrar del dinero que es de todos los ciudadanos.

Yo no quiero seguir pagándole esa fortuna a Majul ni a Clarín¿Y usted?

 

Volver a la Página Principal