El Forjista

Liberen a Milagro y vayanse

Esta Corte Suprema macrista está logrando la hazaña de denigrar la Justicia aún más que la tristemente célebre Corte menemista, al ponerse al servicio del desquiciado poder neoliberal.

Con un presidente cuestionado por el manejo discrecional de cuantiosos fondos, sin un control adecuado para que no se cometan actos irregulares, todo esto agravado por su conducta pusilánime ante los intentos de extorsión de sectores del gobierno liderados por Carrió para domesticar a la justicia.

Con dos miembros designados por el Poder Ejecutivo con la intención de liberar a los genocidas, apelando a maniobras de dudosa legalidad y que provocó una imponente manifestación popular.

Con una integrante que arrojó por la borda su trayectoria para poder aferrarse a su puesto, apoyando a los representantes del gobierno en la liberación de genocidas.

Con decisiones vergonzosas que la muestran actuando genuflexamente para satisfacer los deseos del poder económico en su embate contra los trabajadores, a la vez que demoran de manera inexplicable la liberación de Milagro Sala detenida injustamente por el Calígula jujeño.

Tan enorme es el desprestigio de los integrantes de esta Corte que tienen serias dificultades para presentarse en Universidades y otras instituciones producto del repudio que genera su presencia.

Por eso, si aún les queda alguna pizca de dignidad a los miembros de esta Corte Suprema, deberían liberar a Milagro Sala y luego renunciar, prestándole el primer y último servicio a la Patria.

 

Volver a la Página Principal