El Forjista

¡ Liberen a Lorenzetti !

Twitter 

El presidente de la Corte Suprema como una buena parte de la oligarquía judicial es rehén de los medios concentrados, el caso de Lorenzetti muestra con absoluta claridad como Clarín y sus socios son capaces de recurrir a la extorsión para que el Poder Judicial actúe de acuerdo a sus intereses.

Despues que la Corte Suprema dictaminó que la Ley de Medios era constitucional, los barras bravas de Clarín comenzaron una operación tendiente a descalificar a los integrantes del máximo tribunal.

En Radio Buitre, desde el programa del jefe de la barra brava, Jorge Lanata se comenzó hacia fines del 2013 un campaña para desacreditar a Lorenzetti, para eso se recurrió a recordar su trayectoria en la ciudad de Rafaela donde el actual juez era socio de una prestadora de servicios de salud del PAMI en épocas del menemismo cuando esa institución era presidida por el cuestionado Carlos Alderete.

Lanata entrevistó a unos de los ex socios de Lorenzetti llamado Gustavo Tita que declaró: "Hace 20 años que conozco a Ricardo Lorenzetti, y hace años que lucra con el negocio de la salud. Lo hace por medio de su hijo, Pablo Lorenzetti", siguió diciendo el ex socio: "Ellos se quedaron con el monopolio de la salud en Rafaela, Lorenzetti hizo callar las voces de la radio en su contra, esto lo digo por la Ley de Medios".

Lorenzetti entendió el mensaje y a partir de ese momento comenzó a actuar de acuerdo a los dictados del grupo económico por eso aún la Ley de Medios no se pudo aplicar, sin duda el presidente de la Corte Suprema es uno de los responsables que Clarín aun no se digne a cumplir con la ley.

Esta dependencia de Lorenzetti lo ha llevado a cometer varios papelones y a actuar de una manera servil con respecto a los medios concentrados, el gran papelón del presidente de la Corte fue desconocer el estado de la causa del atentado de la Embajada de Israel, y otro suceso no menor fue que en el acto de apertura del año judicial Lorenzetti privilegió a empresarios de los medios como Hadad y Majul antes a las víctimas del atentado de la AMIA que se retiraron visiblemente contrariados por el lugar que se le había asignado.

Una extorsión similar ocurrió con la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones conformada por Jorge Ballestero, Eduardo Farah y Eduardo Freiler quién debe resolver sobre la ridícula denuncia del fiscal Nisman, hace unos meses sus integrantes fueron apretados por Jorge Lanata que convocó a sus oyentes a escrachar a los jueces y también a sus hijos, en una actitud cobarde y patotera que no mereció ninguna crítica de la Corte Suprema ni de ningún juez o fiscal que se llenan la boca hablando de la "independencia de la justicia" que ha demostrado en los últimos tiempos que no existe, de igual forma que no existe el "periodismo independiente".

Pues bien después de esta extorsión emanada desde Radio Buitre, la Cámara comenzó a actuar de acuerdo a los deseos del grupo Clarín.

Por eso debemos levantar la voz y pedir que los grupos económicos dejen en libertad a los miembros de la Corte Suprema y que la Cámara de Apelaciones no tenga un comportamiento pusilánime y actúe sin temores, no por casualidad Eugenio Zaffaroni ha declarado recientemente que "Los jueces le tienen miedo a los medios masivos".

Volver a la Página Principal