El Forjista

Las tareas del momento

Algunos piensan que una elección se gana exclusivamente por la actividad desplegada por los candidatos durante la campaña electoral, por supuesto, que no desconocemos la importancia de lo que realicen los postulantes en esos días previos al acto electoral, pero tal vez mucho más importante sea lo que pasa en la vida de las personas entre las elecciones.

Si en las escuelas y colegios se continúa enseñando una historia donde se venera a próceres que odiaban lo autóctono reclamando el exterminio del gauchaje y que exaltaban el papel del capital extranjero.

Si los programas de radios están copados por conductores que apenas pueden disimular su conducta fascista que alienta la mano dura policial y promueven la criminalización de la pobreza.

Si en la televisión se busca la idiotización de la población ocultando la realidad y mostrando un falso "mundo feliz".

Si se demoniza furiosamente a la juventud comprometida políticamente mientras se proponen modelos a imitar a personajes que parecen zombies descerebrados.

Cuando los programas supuestamente políticos devinieron en una competencia plagada de agresividad, donde se cocina una ensalada de la cual es imposible llegar a alguna conclusión positiva.

Si los medios de comunicación han dejado de lado su función de informar para convertirse en máquinas de inocular odio generando nefastas conductas que no dudan en burlarse cruelmente de una familia que tuvo la pérdida de uno de sus integrantes.

Cuando en la educación y los medios de comunicación se incentiva el individualismo y el egoísmo, cuestionando la solidaridad y además promueven la discriminación de las clases populares es muy difícil que una elección pueda ser ganada por sectores progresistas por más esfuerzos y sacrificios que se realicen en una campaña.

Contrarrestar ese avance cotidiano de los grupos reaccionarios sólo con una buena campaña electoral es una tarea muy compleja.

Algunos compañeros se apresuraron en dar por ganada la batalla cultural, sin embargo, hoy podemos ver con claridad que gran parte de la sociedad argentina ha sido ganada por las ideas más retrógradas, como bien dijo un periodista hoy los fachos salen del closet sin ningún tipo de prejuicios y se despachan con declaraciones impregnadas de racismo e intolerancia.

La difusión del pensamiento nacional es tal vez la principal tarea que debemos proponernos, tenemos que desplegar una fervorosa actividad para que el pensamiento de Jauretche, Scalabrini, Perón, Evita, Hernández Arregui, Fermín Chávez y tantos otros, llegue a la mayor cantidad de argentinos, debemos asumir que no hemos hecho lo suficiente para que ese pensamiento se haga carne en la mayoría de los argentinos para que no existan dudas que la defensa de la soberanía es una bandera fundamental que no podemos arriar bajo ninguna circunstancia.

Cada Unidad Básica, Instituto o Sindicato debería dedicar especial atención al conocimiento de la historia nacional, la verdadera historia, no aquella que falseó la oligarquía, y simultáneamente extender el conocimiento de las obras de los grandes pensadores del Movimiento Nacional, regalando sus obras o subiéndolas a internet para que todos puedan tener acceso a ellas.

Si hay algo que nunca entendimos es por qué el Partido Justicialista, el Frente para la Victoria, la Confederación General del Trabajo o las Centrales de Trabajadores Argentinos carecen de medios de difusión propios, uno de los habituales argumentos está relacionado con lo costoso que resultaría sustentar un diario, sin embargo, todos los días vemos publicidad de municipalidades, gobernaciones y sindicatos que podrían concentrarse para posibilitar la publicación de un diario que salga a competir con los tradicionales medios de las clases privilegiadas, además si hubiera una convocatoria a las compañeras y compañeros que se identifican con la causa a hacer un aporte mensual seguramente muchos estarían dispuestos a realizarlo.

Un ejemplo es lo realizado por el sindicato de Encargados de Edificios con Página 12 y la AM750, esto demuestra que si un sindicato pudo, mucho más podrían realizar la confluencia de distintos sectores en plasmar una necesidad imperiosa.

La experiencia demuestra que no es posible confiar en empresarios, por lo general inescrupulosos y oportunistas, para dirigir medios de comunicación donde se defienda la causa nacional y popular.

Mientras tanto es indispensable apelar a la única herramienta para resistir el avance del proyecto neoliberal, la movilización de los afectados por el ajuste es primordial, no se entiende que aún nadie haya convocado a una movilización a Tribunales para reclamarle a la corrupta Corte Suprema, la liberación de Milagro Sala.

Habrá que estar sumamente atentos y movilizados ante el intento antidemocrático de impedir la asunción de su senaduría de Cristina Fernández de Kirchner, medida que está desplegada por aquellos que son cómplices y encubridores de la inmensa corrupción del macrismo.

Ante el comportamiento discrecional del Poder Judicial es necesario rodear Tribunales y Comodoro Py para decirle a ese poder que no nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras dispone sus disparatadas sentencias que buscan ocultar la realidad y blindar a las corporaciones, y que intenta evitar por todos los medios la llegada al Congreso de la única dirigente opositora.

Además ante los desproporcionados incrementos de tarifas y el aumento de los productos de primera necesidad es también necesario organizar el rechazo a esas medidas mediante ruidazos como los ya realizados hace algunos meses.

Entonces la difusión del pensamiento nacional, la creación de medios de comunicación defensores de la causa nacional y la continua movilización, parecen ser las herramientas para resistir a este proyecto que sólo presenta un futuro de miseria y pérdida de la soberanía nacional.

 

Volver a la Página Principal