El Forjista

Kirchner y el arte de lo imposible

Biografía de Néstor Kirchner

Capítulo 36 - Fiestas populares

El kirchnerismo recurrió reiteradamente a organizar fiestas populares cada vez que la efeméride o el acontecimiento lo ameritaba, fieles a la idea de Arturo Jauretche que “Nada grande se puede hacer sin alegría”, así también lo entendían sus militantes que poblaban profusamente las plazas y calles donde se efectuaba la conmemoración.

El 25 de mayo de 2004 fue una demostración de esto con una Plaza de Mayo repleta, actuaron destacados artistas nacionales y extranjeros, siendo ellos los protagonistas, participaron Luis Eduardo Aute, León Gieco, Teresa Parodi, Víctor Heredia, la murga uruguaya Falta y Resto, Adriana Varela, Silvio Rodríguez con un cierre de lujo con Charly García cantando el himno nacional, en esa oportunidad no hubo discursos políticos, ni se cantó la marcha peronista.

La noche anterior todos los artistas habían estado en el despacho de Kirchner, durante el recital de Silvio Rodríguez la transmisión televisiva mostró a Cristina entonando entusiasmada las canciones del cantautor cubano.

Ese día por la mañana Néstor Kirchner participó en el tedeum en la Catedral acompañado por un sólo ex presidente, Raúl Alfonsín, pero después no participó de la fiesta afectado por una gripe, decidió quedarse en la cama.

El acto del 9 de julio de 2004 en Tucumán se vio empañado por enfrentamientos entre dos sectores políticos, algunos diarios dijeron que era una interna del peronismo mientras que otros indicaron un enfrentamiento entre grupos piqueteros, lo cierto es que el acto se suspendió, por la mañana se desarrolló el habitual tedeum donde el arzobispo tucumano Luis Villalba convocó “erradicar las marginaciones irritantes y la exclusión de gran parte de los argentinos” y trabajar por una sociedad “más justa y equitativa”.

Consultado el presidente coincidió con “el diagnóstico de la realidad” que hizo el prelado, aunque se preocupó por dejar claro que esa situación era consecuencia “de las políticas que se aplicaron desde 1976” y que llevaría “mucho tiempo salir del infierno al que nos han llevado”.

El 25 de mayo de 2005, el acto principal con la presencia del presidente se realizó en Santiago del Estero, uno de los pasajes principales de su discurso estuvo relacionado con el intento de  levantar la autoestima de los argentinos que desde el 2001 se encontraba por el piso: “Este 25 de mayo a cinco años del Bicentenario debemos comprometernos todos los argentinos para que los índices de inclusión, de indigencia, de pobreza y desempleo, cuando estemos cumpliendo los 200 años los tengamos ya casi derrotados y diciendo que los argentinos pudimos, que los argentinos con nuestro propio proyecto, con nuestra identidad nacional, defendiendo nuestros valores, defendiendo el sentir de Patria, defendiendo y dándonos cuenta que eso que lo que no es de acá es mejor, se terminó, se recuperó la autoestima de esta Patria, los argentinos valemos, los argentinos tenemos fuerzas, somos capaces, somos inteligentes, solidarios. El recurso humano es la materia fundamental que tenemos para recuperar nuestra querida nación”.

El 9 de julio de 2005 regresó a Tucumán, esta vez el acto transcurrió sin incidentes ante una multitud y donde hizo hincapié en lo logrado con la reestructuración de la deuda externa: “Nos tuvimos que plantar en la negociación de la deuda privada y por primera vez en la historia argentina y como un único caso en la historia del mundo, podemos decir que en la negociación ahorramos 67.000 millones de dólares. Es la primera vez que la Argentina luchó, bajó su deuda, se puso de pie, se puso con dignidad, levantó la bandera y dijo: los argentinos queremos salir adelante defendiendo los intereses de la Patria toda.”

Al cumplirse el tercer aniversario el 25 de mayo de 2006 el gobierno convocó a un acto en la Plaza de Mayo en lo que constituyó la mayor marcha convocada por el kirchnerismo hasta ese momento y también la mayor desde 1983, algunos calcularon que la presencia había ascendido a 200.000 personas, Clarín que todavía no había declarado la guerra al kirchnerismo tituló: “Rotunda muestra de poder de Kirchner”.

El palco tenía escrito el lema “La patria somos todos”, las Madres y las Abuelas tuvieron un lugar central en el escenario, el Himno Nacional fue entonado a capela por Mercedes Sosa acompañada por Víctor Heredia y Teresa Parodi, en la plaza había muchos carteles que pedían la reelección de Kirchner, una foto inmortalizó el abrazo en que se fundieron Mercedes Sosa y Néstor Kirchner.

Kirchner en su discurso volvió a recordar que 33 años antes él estaba presente en la plaza festejando la asunción de Cámpora: “En estos rostros veo los rostros de los 30.000 compañeros desaparecidos que hoy vuelven a la Plaza de Mayo de la mano de todos nosotros”.

Hace mención al esfuerzo que hubo que realizar para salir de la profunda crisis del 2001: “Parecía que la Argentina se derrumbaba, pero con la fuerza del pueblo, con la fuerza de la gente honesta y decente de esta Patria, con la gente que nunca se resignó a que este país se derrumbe empezamos la reconstrucción. Estábamos acosados por deudas, estábamos acosados por sectores del privilegio que no querían dar un solo paso atrás, estábamos acosados por aquellos que decían que primero había que pagarle a los bancos antes que a la gente, estábamos acosados por aquellos que querían hacer lo que ciertos grupos económicos querían hacer en la Argentina y decían que la Argentina no era viable sino se satisfacía los intereses de esos grupos y nosotros nos pusimos firmes con el acompañamiento de ustedes y pudimos construir una Argentina diferente”

Aprovechó para responder algunas críticas: “Dicen que yo me peleo mucho, no es que me peleo mucho, es que negocio poco con ciertos intereses, hay algunos intereses que me quieren ver de rodillas y yo voy a honrar el juramento ante el pueblo argentino, siempre de pie, siempre luchando, siempre peleando por la Patria”.

Una vez que finalizó se volvió a abrazar y besar a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

El 9 de julio de 2006 nuevamente aprovechó para contestar críticas de aquellos que lo querían ver obediente del poder económico: “¡Claro que hay algunos que están molestos! ¡Cómo no van a estar molestos aquellos que se apropiaron de la riqueza argentina y nuestros hermanos estaban absolutamente indefensos! ¡Cómo no van a estar molestos los que ahora saben que se terminó la impunidad, que no hay Ley de Obediencia Debida, que no hay Ley de Punto Final y que aquellos que cometieron los crímenes más aterradores de la dictadura tendrán que pasar por la Justicia porque en la Argentina hay política y respeto a los derechos humanos! ¡Cómo no van a estar molestos los que saben que hemos empezado a ayudar a construir una Justicia independiente, que hay que hacerla no solamente a nivel nacional sino en todo el país, jueces que defiendan la verdad, jueces que defiendan la Justicia, que la gente se pueda abrazar a ellos sabiendo que sus derechos están defendidos y que hay una Justicia totalmente independiente! Esto también es fundamental. ¡Cómo nosotros entramos a sentir que poco a poco esta Argentina está cambiando!”

El 25 de mayo de 2007 el festejo se traslada a Mendoza con cuyo gobernador Julio Cobos estaba negociando una alianza electoral para los comicios que se iban a realizar ese mismo año.

En su discurso hizo mención a los libertadores San Martín, Bolívar y O’Higgins, a los próceres Mariano Moreno y Manuel Belgrano y a los líderes populares Hipólito Yrigoyen, Juan Perón y Eva Perón.

Explica las dificultades propias de querer remar en contra la corriente del pensamiento único neoliberal: “Cualquier acción de independencia era considerado un acto de irresponsabilidad. Para algunos este presidente debe ser el más irresponsable de la historia porque para mí la verdadera irresponsabilidad era el grado de subordinación y claudicación al que llevaron a esta patria que hoy estamos empezando a desandar”

Relata algunos de los logros de su gobierno: “Seguimos luchando para salir del infierno pero esta patria creció casi el 50%, estamos entrando el quinto año consecutivo de crecimiento, hemos bajado la desocupación a menos de un dígito, tenemos todavía niveles de indigencia importantes, pero la hemos bajado a menos de un dígito, llegamos a tener una pobreza del 60% y todavía tenemos una pobreza que nos da bronca, nos da dolor, pero la hemos bajado al 26,9, nos duele la mortalidad infantil pero la bajamos del 16 al 12, 8 por mil”

El 9 de julio de 2007 en la última celebración como presidente en Tucumán comenzó diciendo: “Vengo a rendir cuenta a todos los argentinos, me siento emocionado por lo hecho en estos cuatro años y medio que es tratar de cumplir con la palabra empeñada a pesar de los intereses que siempre estuvieron agazapados que quieren desviar la voluntad y la soberanía nacional que voy a defender profundamente con todas mis fuerzas”

Convoca a estar alertas sobre las acciones de las minorías privilegiadas que siempre están esperando su oportunidad para regresar al poder expulsando del gobierno a los representantes del pueblo: “Hay que estar atentos porque los intereses oligopólicos y monopólicos que se mueven en la economía quieren subordinar la voluntad del pueblo argentino”.

Ir al siguiente capítulo

Volver al índice