El Forjista

Y un día América Latina se puso de pie

Biografía de Hugo Chávez

Capítulo 1 - Sabaneta y Barinas

 

El 28 de julio de 1954 nació Hugo Rafael  en la ciudad de Sabaneta del Estado de Barinas, era el segundo de los hijos de Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, ambos trabajaban de maestros. Al primero de sus hijos le habían puesto el nombre Adán, y luego de Hugo nacieron Aníbal, Narciso, Argenis y Adelis.

Al nacer su primer hijo Elena apenas tenía 18 años, cuando nació el segundo, Adán fue a vivir bajo el cuidado de su abuela paterna Rosa Inés, lo mismo ocurrió con Hugo al nacer el tercero.

La casa de su abuela era muy humilde, las privaciones eran muchas, pero eso no impidió que ambos niños tuvieran una infancia que podría definirse como feliz.

El mismo Hugo recordó que cuando llovía en casa de la abuela entraba mucha agua, sin embargo aclaraba “Fuimos unos niños muy pobres, pero muy felices. Daría cualquier cosa por regresar a esa infancia, aunque fuera por un minuto…”.

Efrén Jiménez un vecino de los Chávez y compañero de juegos de Hugo contó que en aquellos tiempos: “Sabaneta era cuatro calles. Creo que había en ese entonces como mil y tantas personas. Todos nos conocíamos, todos formábamos una sola familia”.

Sabaneta tenía un generador propio que proveía de luz eléctrica exclusivamente entre las 18:30 y las 22:30 horas de cada día.

Cuando la familia Chávez se pudo acomodar un poco analizaron la posibilidad que los dos muchachos regresaran al hogar pero la abuela se había encariñado tanto con ellos que hubiese significado someterla a una pena que podía afectar su salud.

Aún antes de comenzar la escuela primaria su abuela le enseñó a leer y escribir, en 1960 comenzó sus estudios en la única escuela primaria de Sabaneta.

Los niños ayudaban con le economía del hogar vendiendo, luego de las clases, unos dulces de papaya que su abuela cocinaba y que se llamaban “arañitas”, los chicos las ofrecían en el cine, el bowling o la plaza, Hugo realizaba esta tarea sin problemas, en cambio a Adán no le resultaba tan fácil porque era más tímido.

Cuando Adán el mayor de los hermanos concluyó con la escuela primaria y considerando que en Sabaneta no había secundario, la opción para seguir estudiando era marchar a Barinas la capital del Estado para continuar con el estudio, ahí vivía el hermano de su padre, el tío Marcos, que le brindó su casa para que pudieran seguir el bachillerato.

Primero se mudó Adán, al año siguiente en 1966 lo hizo Hugo, como la abuela Rosa se sintió deprimida por la ida de los muchachos y como éstos también la extrañaban, la familia decidió que la abuela se mudara a Barinas.

Hugo había mostrado aptitud para el dibujo y la pintura, su tío Marcos impulsó el interés del muchacho inscribiéndolo en una academia donde concurrió durante un año a  capacitarse.

Pero si bien había mostrado interés por el dibujo, su mayor atención estaba concentrada en el béisbol, que jugaba en el colegio y en el barrio,  que también se manifestaba en su admiración por un reconocido deportista llamado Isaías “látigo” Chávez.

El 16 de marzo de 1969 mientras su abuela le preparaba el desayuno y escuchaban la radio, un boletín especial interrumpió la programación para informar que un avión había caído a tierra sin que quedaran sobrevivientes, uno de los fallecidos era el “látigo” Chávez.

Tal era la admiración por el beisbolista que cayó en un estado de amargura que le impidió concurrir al colegio por dos días, esta tragedia provocó que se autoimpusiera la decisión de llegar a ser el pitcher de un equipo profesional de béisbol. De lado quedó su interés por convertirse en un dibujante y se concentró en el objetivo de llegar a ser un jugador de ese deporte.

En Barinas tuvo por vecino a José Esteban Ruiz-Guevara que fue la primera persona que lo influenció políticamente, había sido militante del Partido Comunista desde 1946 llegando a ocupar la secretaría general de la sección Barinas, sufrió prisión durante la dictadura de Pérez Giménez y también debió padecer el confinamiento en una región selvática de Puerto Ayacucho.

Ruiz-Guevara obtuvo la libertad cuando fue derrocado Pérez Giménez pero luego volvió a ser detenido durante el gobierno de Rómulo Betancourt, en determinado momento rompió con el P.C. y se dedicó a organizar guerrillas en la zona de Barinas.

La experiencia guerrillera en Venezuela comenzó en 1962 y fue rápidamente derrotada, cuando Hugo Chávez conoció a Ruiz-Guevara, éste ya no actuaba en ella, pero seguía defendiendo que igual vehemencia las ideas de izquierda.

Hugo fue amigo de los dos hijos de Ruiz-Guevara, sus nombres eran Vladimir por Lenin y Alejandro por Engels, con ellos también jugaba al béisbol, tanto el padre como los hijos llamaban a Chávez con el apodo de Tribilín como el personaje de Disney, por la delgadez que lo caracterizó en la adolescencia.

La casa de Ruiz-Guevara fue un centro de reunión donde se discutía sobre historia y política, también había una enorme biblioteca donde Chávez leyó sus primeros libros políticos. A los 14 años tuvo su primer “desespero de conocimiento”, como él lo llamaba, para hacer referencia al impulso de leer todo aquello que cayera en sus manos, precisamente fue en esa biblioteca donde se nutrió.

Sus primeras lecturas incluían a los clásicos del marxismo como Marx, Lenin o Mao con los próceres venezolanos, principalmente Bolívar, de quién comenzó a memorizar trozos de sus discursos.

También por sus lecturas conoció al líder campesino del siglo XIX Ezequiel Zamora cuyo lema fue “Tierras y Hombres libres, Horror de la oligarquía”, y que con el tiempo se convirtió en uno de los pilares sobre el que construyó su pensamiento político.

Pero una de las cuestiones que seguramente más le interesó a Chávez fue conocer una versión distinta sobre el caudillo Maisanta del que era bisnieto, y al que la historia oficial retrataba como un bandido.

Ruiz-Guevara se había interesado por la figura de Maisanta, sobre el que realizó una investigación entrevistando a personas que habían participado junto a él en las revueltas campesinas, para escribir una novela que nunca publicó.

Chávez mantuvo su fervor por la lectura que no perdió ni aun cuando llegó a la presidencia, siempre se hacía un espacio para leer a sus autores favoritos, incluso para repasar algunos textos que ya conocía. Sus autores preferidos eran Galeano, Gramsci y por supuesto Miranda, Bolívar y Simón Rodríguez. También gustaba de los textos de Nietzsche a quién reservaba para los momentos más difíciles. 

El primer mentor ideológico de Chávez murió en el 2006 en la ciudad de Mérida y dejó una considerable biblioteca compuesta por varios miles de libros, folletos, revistas y documentos que pasaron a manos del Estado para fundar una biblioteca pública.

En el 2001 Ruiz-Guevara expresó: “Hugo prácticamente lo que hizo en Sabaneta de Barinas fue nacer. Él se crió en Barinas, y éramos vecinos, e iba por casa que era un eterno nido de conspiración a buscar libros y a oír prédicas; como te digo, Hugo estudió con mis hijos, y se la pasaba en mi biblioteca”.

Ruiz-Guevara tuvo una posición de apoyo crítico al gobierno chavista, siempre cuestionó aquellas cosas que le parecían erróneas de su gestión pero eso no le impidió opinar que: “En este siglo América Latina ha parido dos hombres extraordinarios: Fidel Castro Ruiz y Hugo Chávez Frías, y es enorme el papel  que ya le está tocando jugar en este siglo al presidente”.

Cuando Chávez estaba próximo a terminar sus estudios secundarios se presentó en el colegio un oficial de la Academia  Militar a dar una conferencia, con el objetivo de interesar a los muchachos para seguir la carrera militar, lo que él ansiaba era llegar a ser un beisbolista a tiempo completo y eso sólo era posible si se instalaba en Caracas, ingresar a la Academia era la posibilidad de viajar a la capital y tramitar luego su ingreso a un equipo.

En julio de 1971 se había graduado de Bachiller en Ciencias aunque le quedó una materia pendiente, Química, que fue la única materia que no pudo aprobar en todo el secundario,  y el 8 de agosto ingresó a la Academia Militar.

Su padre Hugo de los Reyes fue militante del partido demócrata cristiano COPEI, llegando a ser director de Educación del estado de Barinas durante la presidencia de Luis Herrera Campins que gobernó entre 1979 y 1984, sin embargo la otra persona, además de Ruiz-Guevara, que influenció políticamente a Hugo, fue su hermano mayor Adán.

Una vez terminado el secundario en Barinas, Adán se marchó a estudiar en la Universidad de Mérida la licenciatura en Física y Matemática, luego fue profesor en la misma universidad.

Siendo estudiante Adán militó en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) hasta que este partido se dividió, luego de un tiempo ingresó en el Partido de la Revolución Venezolana (PRV), aunque Hugo nunca llegó a militar en ningún partido cuando mostró interés por la política fue Adán el que lo conectó con el PRV, pero éste partido también se dividió y Adán volvió a quedar sin partido.

Hugo reconoció públicamente que fue su hermano mayor quién más influenció políticamente en él, durante su presidencia, Adán ocupó la Secretaría Privada de la Presidencia y luego fue embajador en Cuba.

También había algunas diferencias entre los dos hermanos, Hugo siempre fue muy creyente y Adán no. Cuando alguien acusaba a Hugo de comunista contestaba con buen humor que el comunista era su hermano mayor.

 

Ir al capítulo siguiente

Volver al índice