El Forjista

Fahrenheit 9/11 : Michael Moore tenía razón

 














El documental de Michael Moore, Fahrenheit 9/11, fue estrenado en el 2004, en tanto que nuestro sitio surgió en febrero del 2005, ese fue el motivo por el cuál esta película no fue comentada por nosotros. Pero ahora, a la luz de los últimos acontecimientos, creemos que los temas planteados adquieren aún mayor actualidad.

Este film es un documento imprescindible para entender las acciones emprendidas por el gobierno norteamericano y su escalada guerrera. Cuando George Bush (hijo) fue re-elegido, algunos periodistas plantearon que ese hecho constituía una derrota para Michael Moore, el director del documental. En parte lo fue, pues una de sus intenciones, fue la de evitar por todos los medios que un hombre tan peligroso para la paz del mundo se hiciera nuevamente con el gobierno de la nación militarmente más poderosa. Pero de ningún modo significó una derrota para Moore porque cada uno de los hechos denunciados, día a día son comprobados por el resto de sus compatriotas, que en el 2004 no quisieron escuchar sus advertencias y que hoy están comenzando a vislumbrar las verdades que Moore les mostró en su trabajo documental.

Veamos algunos de los temas que fueron presentados en Fahrenheit 9/11 y que hoy se están comprobando y reafirmando.

1) La incapacidad de Bush como gobernante: Este presidente asumió ocho meses antes de los atentados del 11 septiembre de 2001, su popularidad estaba en baja desde su asunción y pasaba gran parte del tiempo de vacaciones. Actualmente su popularidad está nuevamente en caída y cuando se produjo el Huracán Katrina estaba tomando unas largas vacaciones, que interrumpió luego de recibir una andanada de críticas por su inacción.

Relacionado con esto, está su falta absoluta de reacción cuando los temas que debe resolver son graves. En el trabajo de Moore, se ve a un Bush atónito e irresoluto cuando recibió la noticia del ataque a la segunda torre, permaneciendo durante 7 minutos más, leyendo cuentos infantiles en una escuela primaria.

Esa misma parálisis fue la que mostró cuando el Huracán Katrina destruyó la ciudad de Nueva Orleáns.

2) Las mentiras de Bush : Primero hicieron fraude para llegar a la presidencia por primera vez, si fueron capaces de eso porque no habrían de mentir para ingresar en una guerra que podía significar excelentes negocios para aquellas empresas que adhirieron a su campaña electoral. Moore lo dice con todas las letras, el gobierno de Bush mintió con respecto a las supuestas armas de destrucción masivas que estaban en poder de Sadam Husein, pero en aquél momento ni los demócratas, supuestos opositores que no cumplieron con su función, ni el periodismo, que se volcó casi en su totalidad a reforzar las mentiras para iniciar la Invasión a Irak, quisieron ver esa realidad. Hoy paulatinamente, mayor cantidad de sectores están comenzando a ver, lo que Michael Moore vio y denunció hace bastante tiempo.

3) La falta de ética de la familia Bush : George Bush (hijo) gobierna para los grandes intereses económicos, o sea para las minorías, en esta película se ve un discurso donde los nombra como su “base”, para que ellos tengan sus ganancias esperadas es necesario que haya guerras, para permitir el funcionamiento de las empresas vinculadas a la Defensa y mejor aún si se invaden países con petróleo para que las empresas relacionadas con esa industria puedan beneficiarse.

La familia Bush ha estado asociada a esos intereses y como no conocen el significado de la palabra ética, han aprovechado su vinculación a la política para hacer excelentes negocios. De esa manera, mientras Bush padre era presidente, su hijo aprovechaba para hacer negocios, y viceversa, mientras el hijo es el presidente, papi aprovecha para mejorar las finanzas de la familia. En Fahrenheit 9/11 se ve exponer a un joven Bush hijo, sobre las ventajas de tener un padre presidente para realizar buenos negocios.

Halliburton es una de las empresas que más se ha beneficiado con la guerra de Irak, el vicepresidente Dick Cheney fue presidente de esa compañía en el pasado, más claro agua. 

4) Las madres contra Bush: la película de Moore nos muestra la transformación de una madre que en un momento se mostraba orgullosa de enviar a sus hijos a la guerra, para pasar luego a criticar la guerra luego que su hijo resultó muerto. Esa madre deambuló solitaria ante la Casa Blanca expresando su dolor e impotencia por la muerte de su hijo en una guerra que no tienen otro sentido que el enriquecimiento de unos pocos.

Hoy a partir de la lucha de una valiente madre que perdió a su hijo en esta guerra, Cindy Cheehan, que se instaló frente al rancho de Bush, para pedir el cese de la guerra, está creciendo el movimiento pacifista que a diario recibe nuevas adhesiones. El gobierno hasta debió apelar en una oportunidad a la detención de Cindy para acallar su creciente movimiento.

5) La guerra de Bush contra los pobres: También los norteamericanos son víctimas de las políticas que despliega esta administración de conservadores retrógrados que ahora quieren prohibir a Darwin. Este documental muestra como la carne de cañón para pelear en Irak es reclutada en los barrios pobres donde no existe otra oportunidad de empleo que ingresar en la Guardia Nacional, situación aprovechada por los reclutadores para ofrecer oportunidades de ingresar a la Universidad o de obtener la ciudadanía, para los extranjeros, siempre y cuando regresen vivos.

De 500 congresistas sólo uno tenía un hijo peleando en Irak, a pesar que la inmensa mayoría de ellos había votado a favor de la guerra, por eso cuando Michael Moore se les acercaba para ofrecerles enviar a sus hijos a pelear esa guerra, la mayoría huía presurosamente.

Con el Huracán Katrina los Bush mostraron igual desprecio por los sectores más humildes, no hicieron nada para evacuar la ciudad y tampoco por conseguirles refugios adecuados, cuando ellos reclamaron por la falta de atención, la madre del presidente declaró que como eran pobres estaban acostumbrados a vivir de esa manera, toda una definición.

6) La política del miedo de Bush: ningún gobierno apeló al miedo de manera tan sistemática como lo hizo la administración Bush. Primero para ingresar a la guerra debieron crear una amenaza que permitiera justificar en inicio de las hostilidades. El Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld llegó al extremo de señalar que los estados terroristas, entre los que se encontraba Irak, contaban con un arsenal nuclear con el que podían atacar las ciudades norteamericanas.

Pero bajo esta política del miedo aprovecharon para cercenar varios derechos de la población, que a partir de la llamada “Acta Patriótica” podía ser vigilada y perseguida sin control de ningún tipo, hoy Estados Unidos es uno de los países que menos respetan los Derechos Humanos, tanto interna como externamente. Cuando Moore filmó esta película aún no se conocían las torturas en Guantánamo y en las cárceles irakíes.

Concluyendo, nos encontramos ante un gran trabajo de Michael Moore que nos muestra con humor pero también con profundidad, las acciones de los poderosos para continuar obteniendo grandes ganancias económicas a costa de la vida de miles de niños, mujeres y hombres. La denuncia como la que realiza Moore en sus películas, tal vez sea uno de los pocos diques de contención que pueda parar a estos insaciables capitalistas.

Volver a la Página Principal