El Forjista

 

Décimo año

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este año será crucial para nuestro país pues debemos decidir si continúa por la misma senda de reafirmación de la soberanía nacional y la justicia social o si por el contrario, los argentinos optamos por el retorno al infierno neoliberal que ya padecimos por largos años y que hoy es representado por las fórmulas de Mauricio Macri y Sergio Massa.

También debemos definir si estamos dispuestos a acompañar a nuestros hermanos latinoamericanos que a lo largo del 2014 reafirmaron sus convicciones con los triunfos electorales de Evo Morales, Dilma Rouseff y Tabaré Vázquez que derrotaron los proyectos de restauración conservadora.

Hasta Europa comenzó a dar muestras de voluntad de cambio luego de años de austeridad, ajustes y creciente desocupación, importantes sectores en los países europeos comenzaron a mirar sin prejuicios a América Latina para comprobar que en todos lados la gran prensa miente descaradamente en sus operaciones contra los líderes populares y democráticos que gobiernan en varios de los países del subcontinente.

No obstante, estos vientos transformadores no deben ocultar que en nuestro país se acaba de producir un intento de golpe de estado con la absurda e inconsistente denuncia del fiscal Nisman contra la presidenta. Maniobra que se caracterizó porque todos sus participantes son conocidos satélites de la embajada de los Estados Unidos.

Esta confluencia entre la oligarquía judicial, sectores de la inteligencia local y extranjera, la prensa canalla que se prende en todos los golpes de estado y algunos políticos opositores financiados por esa misma embajada y por los fondos buitres, está tratando por todos los medios de generar las condiciones políticas y sociales para que Cristina Fernández no termine su mandato o bien lo termine de la peor forma.

La valentía de esta presidenta que se ha animado a enfrentar a mafias y a poderosos grupos económicos siempre será un mal ejemplo para las generaciones futuras si concluye su mandato con éxito.

Pero más importante que lo que hagan los grupos del poder económico que siempre actúan de igual forma cuando se instala un gobierno popular que no les responde a ellos y sus amos extranjeros, es lo que estén dispuestos a realizar los sectores populares que deben mantenerse alertas y movilizados para evitar estos zarpazos desestabilizadores.

Nuestro sitio intenta  modestamente acompañar este proceso de transformación y de liberación que recorre América Latina, para lo cual es necesario desnudar las mentiras cotidianas de las mafias de prensa que intenta infectar con el virus de la colonización a algunas mentes distraídas o a los corazones plagados de odio racial y de clase.

Un motivo de orgullo fue haber publicado una biografía de quién iniciara este camino de liberación continental cuando primaba el pensamiento único, nos referimos al comandante Hugo Chávez, trabajo que hemos titulado “Y un día América Latina se puso de pie”. También estamos satisfechos por haber terminado un largo escrito sobre la Revolución Libertadora, que lleva por subtítulo “El inicio de la decadencia argentina”.

Este año pensamos encarar otra investigación que se concrete en una biografía de otro pionero de la lucha por nuestra soberanía nacional, el general Juan Domingo Perón, cuya Tercera Posición y  su búsqueda de la Integración Latinoamericana está más vigente que nunca.

Nuestra pelea se da en el marco de la batalla cultural, que de ninguna manera está ganada como creyeron algunos compañeros, una porción de la población sigue aferrada a ideas vetustas que defienden intereses de quienes concluirán convirtiéndose en sus verdugos

El odio que impregna la prensa canalla en el corazón de algunos compatriotas no es simple de contrarrestar, ese odio es ciego y sordo, no entiende de razones, no obstante debemos munirnos de paciencia y de firmeza para explicar nuestras convicciones que no son otras que las del proyecto nacional y popular que viene bregando desde nuestra independencia, más allá de las distintas modalidades que pudo adoptar en cada época histórica.

Vivimos un momento único, sólo basta con dar una mirada a la realidad de nuestro subcontinente, con gobiernos empeñados en asumir la defensa de sus pueblos y particularmente de los más humildes, este ejemplo comienza a iluminar otras regiones que parecen querer despertar de la pesadilla neoliberal, por eso es que nuestra patria no puede dejar pasar esta oportunidad, fundamentalmente porque en los últimos años ha sido un ejemplo extraordinario en la defensa de los Derechos Humanos y de la lucha contra los fondos buitres y sus personeros internos.        

Volver a la Página Principal