El Forjista

 

Cambio en el equipo de Clarín, sale Macri, entra Massa


Como en ese cuento en que el rey se encuentra desnudo y nadie se anima a decírselo hasta que un niño, sin los prejuicios y temores de los adultos, se lo hace notar poniendo en evidencia la situación, el poder económico de la Argentina ha debido reconocer que Macri está desnudo.

Con una pésima gestión que apenas pueden disimular los medios concentrados, que ocultan los desastre de la administración de Macri a un precio muy alto para los contribuyentes de la ciudad, y con la incapacidad manifiesta para organizar un partido a nivel nacional que le permita tener alguna posibilidad de llegar a la presidencia en el 2015, los verdaderos poderes de la Argentina han decidido cambiar de favorito.

Esto debería serviles de ejemplo a los políticos que se someten sumisamente a las órdenes de las corporaciones y darse cuenta que para ellas apenas son material descartable, no les importó que Macri decidiera proclamar la República Independiente de Clarín, para darle un refugio judicial al grupo para que no cumpliera con las leyes nacionales.

Viendo la incapacidad manifiesta de Macri y su partido, las corporaciones decidieron presionar a otro de sus políticos sumisos y lanzaron la candidatura de Sergio Massa.
                                                                    

Los simuladores

La lista del Intendente de Tigre es una verdadera Caja de Pandora, uno la abre y puede emerger cualquier sorpresa, producto de una mezcolanza difícil de digerir, ahí se puede encontrar a una periodista de Clarín, como para que no quede ninguna duda sobre quién es el verdadero jefe. Además se puede contabilizar la presencia de tres candidatos del PRO y también es posible hallar a un político que trabaja de ex,  nos referimos a Felipe Solá, que fue ex menemista, ex kirchnerista, ex aliado del PRO, ex aliado de De Narváez.

No debemos olvidarnos del cómico Fabián Gianola que en una semana superó los papelones de Del Sel hasta el punto que los encargados de la campaña debieron mandarlo callar. También integra ese aquelarre, el ex vicepresidente de la calumniadora serial, Elisa Carrió, y uno de sus más obedientes discípulos, nos referimos a Adrián Pérez.

Pero una de las características más evidentes de la lista de Massa es que sus integrantes apelan constantemente a la simulación, a veces simulan ser kirchnerista y otras veces ser opositores, pareciendo que el arte del engaño es una de sus estrategias de campaña. Mientras el intendente de Almirante Brown, Darío Giustozzi, que llegó a su cargo en las listas del Frente de la Victoria, habla de la necesidad de rescatar las muchas cosas buenas que hizo el kirchnerismo, el cómico Gianola dice que el gobierno de Cristina se parece a una dictadura y debería preguntársele a Adrian Pérez por todas la injurias que su anterior jefa vomitó contra Néstor y Cristina Kirchner.  

La comedia también forma parte del armado de esta lista mientras algunos de sus integrantes principalmente Giustozzi negaba un  acuerdo con el PRO, todos los miembros de ese partido afirman haber acordado con Massa, ¿quién nos está mintiendo? Sea como sea todos los dirigentes del PRO ya han llamado a votar por el Intendente de Tigre,  esto último y sus continuas apariciones en los programas del Grupo Clarín lo convierten a Massa en el nuevo referente de la derecha y las corporaciones.

 

Las traiciones de Massa

En el libro Argenleaks de Santiago O’Donnell donde se dieron a conocer los cables de Wikileaks referidos a la embajada norteamericana en la Argentina, hay un capítulo dedicado a Massa. Ahí se dice que nadie atacó de manera más furibunda a Néstor y Cristina Kirchner que el Intendente de Tigre.

Incluso siendo Jefe de Gabinete  uno de sus asesores, el empresario Jorge O’ Reilly, defenestró al gobierno delante de un grupo de inversores y de un diplomático norteamericano, esto lo hizo  nada menos que en la misma Casa Rosada.

O’Reilly es un empresario inmobiliario con un gran desarrollo en la zona que gobierna Massa, también es miembro del Opus Dei y fue asesor de Massa cuando éste era Jefe de Gabinete entre junio de 2008 y julio de 2009, frente a los inversores el funcionario predijo que en el año 2009 se iba a producir una devaluación, además de recesión y fuga de capitales, y también se despachó opinando ante posibles inversores, que en la Argentina no había seguridad jurídica.

En el comunicado que remitieron a su país los miembros de la embajada se sorprendieron que hubiera funcionarios con gran predisposición a  criticar al gobierno del que formaban parte, nada menos que delante de extranjeros y en la mismísima Casa de Gobierno. Sin lugar a dudas en muy pocos lugares del mundo se pueden encontrar a empresarios como éste, que se encarguen de boicotear la gestión de la administración de la que son integrantes, evidentemente ni O'Reilly ni Massa conocen el significado de la palabra lealtad.

Cuatro meses después de dejar el ministerio, Massa cenó con la embajadora Vilma Socorro Martínez  en la casa de O’Reilly, en esa reunión el intendente de Tigre descargó todo su odio contra los Kirchner diciendo que no tenían ninguna posibilidad de ganar en el 2011.

Llamo a Néstor Kirchner “psicópata” y “cobarde”, definiéndolo como un matón de la política que esconde su inseguridad. Tan descontrolado estaba Massa que su esposa intentó calmarlo pero le dijo de manera bastante autoritaria que “dejara de ponerle caras”, es decir que no intentara detenerlo en su catarsis,  dijo también que “Kirchner no era un genio perverso, sólo es un perverso”.

Massa describió sus once meses en la jefatura como un parto y que tuvo que manejarse con un primer marido controlador y una presidenta “sumisa y distante…que estaría mucho mejor sin Néstor que con él”.

El candidato de las corporaciones

LLama la atención que el periodismo no se haya percatado de una cuestión más que evidente, y es que  a pesar de las injurias contra su esposo y la presidenta, el gobierno nunca tomó una represalia contra él, al punto que pudo continuar libremente con su política de marketing sin que nadie lo cuestionara, no hace mucho tiempo  la presidenta y el Intendente de Tigre aparecieron en un mismo acto. Muy pocos movimientos políticos, en cualquier parte de mundo, permitirían este tipo de traición sin ninguna sanción, el kirchnerismo lo ha permitido y la carrera de Massa sigue sin que nadie lo moleste.

La gravedad de lo señalado por Massa es doble, por un lado por lo que dijo, porque si pensaba de esa manera no debió aceptar los cargos que ocupó durante la gestión kirchnerista y ni bien fue desplazado en julio de 2009 de la jefatura de Gabinete debió renunciar al Frente para la Victoria que fue el partido que llevó a la Intendencia. En el libro escrito por Sandra Russo “La Presidenta. Historia de una vida” queda en evidencia que Massa es un pusilánime que no se anima a enfrentar a los poderes reales de la Argentina, de ahí que nunca haya comulgado con la idea de Néstor Kirchner de producir cambios profundos, es lógico que un reaccionario como Massa no pueda entender a quienes pretenden una sociedad más justa para lo cual hay que enfrentar poderosos intereses económicos.

Pero lo más grave es el ámbito en donde Massa se despachó con sus detestables improperios, fue nada menos que ante la embajadora de una potencia imperialista, cuyos servicios de inteligencia han gestado innumerables golpes de Estado en América Latina, y en un momento en que los sectores oligárquicos intentaron durante aquel año 2009 una acción claramente desestabilizadora.

Basta ver un rato de TN o  Telenoche para darnos cuenta que Massa es el candidato del grupo,  luego de probar con los más variados candidatos, desde liberales hasta amarillos socialistas del estilo de Binner, ahora decidieron usarlo a él y su sonrisa indeleble.

Pero, cuidado Intendente, que si no les sirve lo harán a un lado e intentarán inventar uno nuevo, para eso está el marketing y todos los medios que controlan, para maquillar políticos y lanzarlos al ruedo, con la única finalidad de que sirva a sus mezquinos intereses económicos, sin importar si para eso deban perjudicar al país y a los sectores más humildes.

Volver a la Página Principal