El Forjista

Campañas sucias: vieja costumbre del PRO

Twitter

En Marzo de 2018 Amnistía Internacional dio a conocer un informe bajo el título: “Trolling y agresiones a la libre expresión de periodistas y defensores de derechos humanos en Twitter Argentina” que reafirmaba lo que la mayoría de los argentinos ya sabíamos, a pesar que ese tema era silenciado por la gran prensa, socia del gobierno de Mauricio Macri, el informe constataba que es el gobierno quién organiza esos ataques contra cualquier opinión disidente.

Amnistía señalaba con absoluta razón: “Los ataques a posiciones críticas en Internet constituyen un preocupante agravio contra el derecho humano a la libertad de expresión. Y son también un riesgo para la convivencia democrática”

Esta modalidad muestra precisamente que quienes apelan a esta práctica son esencialmente antidemocráticos porque su finalidad es evitar las expresiones críticas y para obtener su objetivo no dudan en recurrir a difamaciones y ataques a la honra de las personas con mentiras aviesas.

Este grupo de sicarios de las redes muy bien pueden ser comparados con las tropas de asalto nazis que se encargaban de moler a palos a los opositores y hasta asesinarlos, si bien el gobierno macrista utiliza a la Gendarmería, la Prefectura y las distintas policías para reprimir y asesinar a opositores como ocurrió con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, las tropas de asalto de Internet, atacan la honra de las personas provocando daños que a veces duelen más que el golpe artero de un gendarme de Patricia Bullrich.

Estos ataques buscan un efecto disciplinador para evitar que se alcen voces disidentes y críticas a la marcha del gobierno, se pretende en definitiva acallar no sólo a la oposición sino a aquellos que siendo oficialistas pretenden emitir alguna moderada crítica a una medida en particular.

Los trolls del gobierno apelan a todos los recursos que el dinero del estado le permite: la utilización de robots (bots) que permite generar gran cantidad de twits en un tiempo reducido en el intento de imponer una tendencia con un tema en particular, también se apela a una gran cantidad de cuentas falsas que son creadas al efecto de promover un ataque puntual y que luego se siguen utilizando para otras agresiones.

Cambiemos ha convertido las redes sociales en un auténtico basurero y en promotores de violencia y discriminación, evidenciando que sus dirigentes están dispuestos a cualquier metodología, aún aquellas que desprecian la democracia, para llegar y mantenerse en el poder.

Amnistía Internacional Argentina realizó un estudio sobre los ciberataques a 11 personas, 9 periodistas y 2 miembros de organizaciones defensoras de los derechos humanos, se analizaron 354.000 tweets correspondientes al lapso del 22 de octubre de 2017 al 14 de noviembre de 2017.

Una de las personas atacadas fue la representante de Amnistía en la Argentina, Mariela Belski, por lo que la organización pudo constatar fehacientemente que las cibertropas recurrieron a las denominadas fakenews, es decir a información falsa con el ánimo manifiesto de descalificar la opinión de la persona atacada.

Con toda razón el informe habla del efecto perverso de estos ataques, precisamente creemos que quienes diseñan y conducen esta modalidad de hacer política son personas que tienen un alto grado de perversidad y recurren a incentivar el odio en personas afines a ideologías extremas, creando en la sociedad un clima de intemperancia y violencia. Cambiemos ha hecho del odio una herramienta fundamental de su accionar, sin la utilización del odio nunca hubiese llegado a ninguna posición de poder.

Una de las consecuencias de esta metodología aplicada por el gobierno de Macri conlleva a que muchas personas prefieran replegarse y no opinar ante la posibilidad de ser atacadas por las tropas de asalto cibernéticas del macrismo, cuando lo que debería promover un partido democrático sería la libre discusión de proyectos e ideas.

Este estudio deja muy en claro que el origen de los ataques son miembros del propio gobierno a los que luego se pueden sumar mercenarios pagos a su servicio y simpatizantes amateurs pero con el mismo grado de intolerancia: “El modus operandi de las agresiones en redes sociales en Argentina consiste en una secuencia de responsabilidades en cuyo origen hay funcionarios o voceros formales del oficialismo pero también cuentas que, identificadas políticamente con el gobierno nacional, no tienen un vínculo formalizado o público aunque en las redes sociales son reconocidas (y en sus perfiles así también las reconocen las propias cuentas) por su oficialismo.”

Prohibido criticar

Si hay algo que objetar a la muestra de periodistas elegidas por Amnistía es que la mayoría de ellos coinciden con la línea ideológica de Cambiemos, de haber elegido a periodistas realmente críticos podría haber verificado con más exactitud el carácter violento y calumniador de los trolls gubernamentales.

La lista de periodistas elegida por la institución para realizar el informe son los siguientes: Hugo Alconada Mon, Edi Zunino, María O’Donnell, Reynaldo Sietecase, Romina Manguel, Marcelo Longobardi, Ernesto Tenebaum, Nelson Castro y Carlos Pagni.

Como representantes de los organismos de Derechos Humanos se encuentra la directora Amnistía en la Argentina, Mariana Belski, y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

Salvo Pérez Esquivel, que ha mostrado una conducta de rechazo al neoliberalismo, el resto de la lista no es representativa de la oposición, así que lo único que muestra el informe es que el extremismos de los trolls no permite que sus propios adherentes realicen las más leve crítica de la marcha de este nefasto gobierno.

Con esto queremos decir que el informe es parcial porque no refleja toda la virulencia del accionar de estas tropas de asalto del macrismo, no obstante, fue un primer acercamiento para dejar en evidencia esta conducta despreciable.

Amnistía denomina cibertropas a estos grupos y las define como: “… grupos de cuentas falsas, bots y/o trolls organizados –ya sea rentados o no- cuyo objetivo es generar acciones con el fin de producir algún efecto en la opinión pública, en la circulación de la información o en la persecución de opiniones críticas. Estos grupos funcionan de forma celular y no necesariamente tienen contacto unos con otros. Sin embargo, demuestran actividad coordinada y una agenda temática común”

Una cuestión muy interesante es que el informe menciona a dos personas reales y públicas que participan activamente de la difusión de noticias falsas, aunque Amnistía no lo dice ambas están identificadas claramente con una ideología de ultraderecha y por lo tanto muy alejada de las prácticas democráticas, nos referimos al diputado Fernando Iglesias y al conductor Eduardo Feinmann.

Repasamos lo que nos informa Amnistía: “Los casos de Fernando Iglesias (@FerIglesias) y Eduardo Feinmann (@edufeiok) merecen destacarse porque son a la vez destacadas figuras de generación y reproducción de mensajes intimidantes y de noticias falsas, a la vez que desempeñan un rol institucional como diputado por la gobernante Alianza Cambiemos, en el primer caso, y un rol público como conductor de programas de opinión e información en radio y televisión en emisoras que la ley califica como de  ‘interés público’, en el segundo caso.”

La utilización de robots en la campaña de mentiras hace que sigan trabajando aún cuando todos dormimos tapando cualquier respuesta por parte de seres humanos individuales que de esa manera deben hacer frente a una campaña de calumnias que se transmite como un reguero de pólvora producto también de aquellas personas que coincidiendo con el mensaje de odio se convierten también en transmisores de basura.

Se cita el caso de una cuenta que tenía 79.000 tweet a pesar de haber sido creada un mes antes y que había participado en los ataques a los periodistas mencionados más arriba.

Algo que se revela al estudiar el carácter de estos ataques en la red es el carácter cruel e inhumano en el que se adoctrina a estos miembros de las tropas de asalto de Cambiemos al punto que no tienen ningún tipo miramientos para atacar a personas que fueron víctimas de algún suceso trágico.

Tal el caso de la familia de Santiago Maldonado atacada por los esbirros del gobierno por el mero hecho de reclamar por el esclarecimiento de su muerte, a la crueldad de Patricia Bullrrich, sus gendarmes y prefectos, se le suman como mastines hambrientos, el ataque de los mercenarios que trabajan como trolls.

Pero la cuestión no quedó ahí, como el ámbito donde se realizó una conferencia de prensa por parte de Sergio Maldonado, el hermano del fallecido, fue la sede de Amnistía Internacional, los trolls emprendieron durante una semana una campaña de difamación contra Mariela Belski, la directora de Amnistía Argentina, además el ataque se realizó con información claramente falsificada, de ese ataque también participó el impresentable diputado Fernando Iglesias.

En las conclusiones Amnistía señala: “En este sentido, el presente relevamiento detectó una alta actividad de cibertropas vinculadas discursivamente al gobierno nacional que tenían por objetivo atacar o deslegitimar el discurso de periodistas o referentes de DDHH”

Y agrega que mientras esos periodistas y defensores de los derechos humanos opinan críticamente sobre el gobierno son atacados, mientras que cuando opinan sobre otros temas que no rozan al oficialismo no reciben ningún hostigamiento, en una muestra de que la cibertropas son manejadas por el gobierno.

Y concluye con la siguiente recomendación: “El gobierno y el resto de las formaciones políticas deben evitar la participación de sus representantes en la reproducción de noticias falsas (fakenews) con fines difamatorios, el discurso de odio y las acciones concertadas de ataque y agresión a periodistas y defensores de derechos humanos.”

No hace falta ser opositor para ser atacado

Fueron muchas las figuras públicas atacadas por los trolls de Cambiemos y que denunciaron esa situación, hostigamiento que se produjo cuando la persona efectúa alguna opinión u acción crítica del macrismo, uno de ellos fue Marcelo Tinelli que después que en su programa se realizara una imitación del presidente que no lo dejaba muy bien parado recibió una andanada de ataques y se intentó imponer como tendencia #TinelliMercenariok

La conductora Pamela David fue otra de las víctimas de las tropas de asalto del macrismo, precisamente esta conductora del canal América se destaca por haber defendido reiteradamente al gobierno y sumarse a la campaña de desprestigio del kirchnerismo, pero ni bien deslizó algunas tibias críticas a la política económica, recibió la andanada de insultos de los trolls.

La paradoja mayor es que hasta el promotor de estos ataques en las redes como Eduardo Feinman se quejó de este mecanismo cuando fue él la víctima, posiblemente el conductor deslizó algún cuestionamiento cuando el sobre que lo tenía por destinatario se demoró producto de la burocracia estatal.

La nada opositora revista Perfil fue otro de los medios que se ocupó del tema indicando que en la misma Casa Rosada trabajan más de 40 jóvenes que tienen como misión influir en las redes cuidando la imagen del presidente y con una amplia actuación en Facebook, Snapchat, Instagram y Twitter.

Coincidentemente con otros medios Perfil señala que el comandante de este grupo es Marcos Peña y que actúan bajo su autoridad personajes oscuros como Guillermo Riera.

Por su parte el portal La Política Online señala a Octavio Paulise quién comandó una campaña contra ese medio ni bien informó de la utilización del Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, del helicóptero presidencial, Paulisse trabaja para el Rodriguez Larreta.

Otra investigación realizada por el periodista Mauro Federico para Cronica TV, indica que hay unos 7500 usuarios identificados que realizan un millón de interacciones diarias, e indica que este ejército en las sombras le cuesta al Estado Nacional la nada despreciables cifra de 200 millones de pesos por año.

Todos coinciden que es Marcos Peña quién comanda a esta gente pero también participan incluyendo a su gente, Elisa Carrió,  el ministro de transporte Guillermo Dietrich, la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich y Hernán Lombardi Secretario de Medios Públicos.

Guillermo Riera el jefe del troll center, trabajó el diario La Nación, fue militante de la Ucede y es dueño de la empresa G-digital, obtuvo muchos contratos con la municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

Otro miembro del grupo es Luciano Bugallo fue un activo organizador de caceloreadas contra Cristina Kirchner, integrante del partido de Carrió, cobra a través del Senado de la Nación y era un invitado a los programas de TN cuando conspiraba para desestabilizar al gobierno de Cristina Kirchner.
En tanto que otro participante es Nazareno Etchepare, abogado ligado a Carrió que cobra como asesor jurídico del Ministerio de Justicia.

Cambridge Analytica

Los usuarios de Facebook se vieron sorprendidos en su buena fe al conocerse la información que los datos personales de 50 millones de personas habían sido utilizados por parte de la consultora Cambridge Analytica sin el consentimiento de los interesados.

Facebook sufrió de una caída en el valor de las acciones y su propietario, Mark Zuckerberg, debió ofrecer sus disculpas a los usuarios de su red social.

La información robada a Facebook se utilizaba para generar anuncios personalizados para influir políticamente en los ciudadanos.

Cambridge Analytica utilizó esos datos para influenciar en muchas campañas electorales, como la que llevó a la presidencia a Trump en los Estados Unidos y en la campaña británica para el Brexit, tiempo después se supo que la empresa también había actuado en la Argentina.

Los periódicos The New York Times de los Estados Unidos y The Guardian de Inglaterra fueron los medios que dieron a conocer las revelaciones del ex empleado de Cambridge Analytica, Christopher Wylie.

Cambridge Analytica le pagó 800.000 dólares a un profesor de la universidad de Cambridge, Aleksandr Kogan, para que desarrollara un software que bajo la apariencia de un test con fines académicos capturaba la información de quienes realizaban el test y de sus amigos de Facebook y esa información era entregada a la consultora en cuestión.

Pero también Alexander James Ashburner Nix y otros dos directivos de Cambridge Analytica, Mark Turnbull y Alex Tayler fueron fue grabados en una cámara oculta realizada por el Channel 4 de la televisión inglesa donde reconocieron su participación en muchas elecciones donde utilizaron recursos ilegales para desprestigiar a políticos rivales de sus clientes, en esas grabaciones reconocen haber trabajado en Argentina.

También existen personas muy cercanas al actual presidente de los Estados Unidos que forman parte del directorio de Cambridge Analytica.

Steve Bannon un asesor de Trump forma parte del directorio de esta consultora, fue un personaje clave de la campaña y uno de sus asesores más influyentes hasta que fue despedido en agosto de 2017, Bannon siempre estuvo vinculado a grupos racistas o otras facciones de ultraderecha.

El CEO de Cambridge Analytica, Alexander Nix, reconoció que muchas veces la contratación de sus servicios se realizaba a través de terceros de manera que su empresa no fuera  vinculada con las campañas sucias y la manipulación de las elecciones.

Marcos Peña reconoció que Cambridge le ofreció sus servicios al PRO pero que no se lo contrató, entonces cabe destacar que no queda claro para quién trabajó, porque el mismo dueño reconoce que hizo una campaña contra el kirchnerismo.

El portal “El disenso” ha señalado el vínculo de Alexander Nix con nuestro país, vinculación que fue tanto deportiva como comercial especialmente con el empresario Lucas Carlos Talamoni, este último propietario de la empresa Black Soil SRL entre cuyos asesores e inversores figura el Ceo de Cambridge Analytica pero además se han publicado fotos de ambos participando en partidos de polo.

En tanto en el portal El Destape el periodista Roberto Navarro denunció las vinculaciones entre Cambridge Analytica y Maurico Macri, según este informe el CEO de la consultora y el presidente argentino se reunieron en tres oportunidades. https://www.youtube.com/watch?time_continue=157&v=zWmsSsusYyE

Alexander Nix fue convocado por el Congreso británico para declarar por las graves denuncias en su contra, en esa oportunidad reconoció que robó datos de Facebook y además que trabajó en Argentina en una campaña sucia contra el kirchnerismo, sin embargo se negó a mencionar quien fue su cliente aunque aclaró que no lo hizo para el buitre Paul Singer, todos sabemos que el PRO siempre fue muy afecto a las campañas sucias.

Sólo recordemos aquella campaña realizada contra Daniel Filmus cuando competía por la jefatura de gobierno con Mauricio Macri y se realizaron más de un millón de llamadas donde se difamaba al padre de Filmus vinculándolo falsamente con Sergio Schoklender , por esa causa se allanaron las oficinas de Durán Barba y el asesor de Macri fue imputado pero el macrismo logró que la Corte Suprema le quitara la causa a la jueza Servini de Cubría para pasar a la Ciudad de Buenos Aires, donde el delito quedó impune.

El PRO y sus socios nunca fueron democráticos

Cambiemos siempre apeló a tácticas y estrategias antidemocráticas, sus miembros tienen antecedentes de haber participado en el hostigamiento y desestabilización del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.}

El PRO y sus socios han manipulado las elecciones contratando a empresas con larga trayectoria en la utilización de campañas sucias que apelan a la difamación de sus rivales.

Han mentido descaradamente en cuanto a las medidas que iban a aplicar una vez que llegaran al gobierno, estafando a su propio electorado.

Y una vez que llegaron al poder han promovido el despido de cientos de periodistas críticos e incluso han alentado el cierre de medios opositores, mientras han utilizado la pauta oficial para sostener a medios mercenarios que ocultan la realidad.

Recurrieron a sus tropas de asalto cibernéticas para calumniar y difamar a personas honorables por el sólo hecho de ser opositoras o simplemente por emitir una opinión disidente.

Han apelado a la represión de manera sistemática, las imágenes al salvajismo de la policía, prefectos y gendarmes el día de la aprobación del saqueo a los jubilados recorrieron el mundo y mostraron unas imágenes de nuestro país que hacía más de una década que no se producían.

El ministerio de Bullrich aún debe dar explicaciones por las dos víctimas fatales, Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, producto del accionar criminal de las tropas a su cargo y de la ideología racista del gobierno.

Para colmo de males ha salido a la luz el espurio financiamiento de las campañas electorales del PRO, en Santa Fe se ha inhabilitado a Miguel del Sel porque no ha podido demostrar el origen de los fondos, en Paraná una causa ha dejado en evidencia que Cambiemos se financiaba con dinero de la droga y ahora quedó en evidencia en la provincia de Buenos Aires que los fondos de campaña eran parte de un monumental un blanqueo ilegal de capitales con miles de falsos aportantes.

Ahora sabemos que han manipulado las elecciones que ganaron apenas por el 2% de los votos, ganaron esa elección y a partir de ese momento todo su accionar fue claramente antidemocrático, por eso es que la oposición debe actuar sin contemplaciones de ningún tipo, cualquier llamado a la moderación o la negociación sólo puede ser concebido como un acto de traición.

 

Volver a la Página Principal