El Forjista

Editorial

 

Un comienzo a toda máquina

diciembre de 2011

Nuevamente la realidad desmiente a los charlatanes políticos de los medios concentrados, la presidenta comenzó su segundo mandato con un extraordinario ímpetu que nuevamente deja azorados y sin argumentos a los mayordomos de las corporaciones.

Inició este nuevo período con cuatro leyes fundamentales que marcan una clara orientación nacional y popular ratificando aquella declaración del día de su asunción "No soy la presidenta de las corporaciones", repasemos: la Reforma a la Ley Penal Tributaria, la Declaración de Interés Público del Papel de Diario, la Ley de Tierras y el nuevo Estatuto del Peón Rural dan un marco a las transformaciones que se están realizando en este país para beneficio de la inmensa mayoría de los argentinos.

La reforma a la Ley Penal Tributaria agrava las penas por evasión para los grandes evasores, además actualiza los montos a partir de los cuales se establece que la evasión se considera delito, se agravan las penas por la presentación de facturas o documentación falsas, además se elimina la "probation" para los delitos tributarios. Cabe destacar el amplio conceso logrado con esta ley que fue apoyada por todos los bloques opositores.

La Ley de Tierras marca una necesidad que varios sectores del oficialismo y la oposición venían sosteniendo desde hace tiempo. En los últimos años los inversores internacionales fijaron su atención en las tierras argentinas, muchos de ellos han comprado una gran cantidad de hectáreas, algunas veces a precios irrisorios. De continuar esta política o mejor dicho la ausencia de política en este aspecto ponía en serio riesgo nuestra soberanía nacional, no sólo en el futuro, sino que en el presente mismo. Además la ley obliga a realizar un registro ya que en la actualidad muchas veces las autoridades carecen de información sobre los verdaderos dueños de las tierras.

La declaración de Interés Público la producción del papel de diario por parte de la monopólica empresa Papel Prensa viene a poner fin al viejo chantaje realizado por los diarios Clarín y La Nación que aprovechando sus vínculos con la dictadura que les cedió a precio vil esta empresa la utilizaron para desplazar o dominar a sus competidores. Esta es una decisión imprescindible para una sociedad democrática donde todos los sectores se puedan expresar con plena libertad. La reacción de ambos diarios defendiendo sus intereses comerciales y despreciando el bien común los vuelve a poner en evidencia ante una sociedad cansada de estos monopolios de la manipulación periodística.

El nuevo Estatuto del Peón Rural muestra un clara línea conductora entre aquél Estatuto del General Perón que le valió el odio de los grandes terratenientes nucleados en la Sociedad Rural y este gobierno de la presidenta Fernández de Kirchner que impulsó uno nuevo que pone fin a la norma establecida por el ministro de economía de la dictadura José Alfredo Martínez de Hoz que no por casualidad es el nieto del fundador de la Sociedad Rural. La actividad rural se había convertido en un mecanismo para la explotación más siniestra donde imperaba el trabajo de niños, con peones no registrados y donde se ha demostrado que persiste el trabajo esclavo. En esta oportunidad llama la atención que los dirigentes del sindicato UATRE se hayan opuesto a los avances de esta ley, cabe mencionar que el suplemento rural del diario La Nación lo proclamó a Venegas, secretario general del UATRE, como el quinto integrante de la Mesa de Enlace.

Nunca la Argentina ha vivido en este nivel de democracia y libertad plena que gozamos los argentinos de hoy, si bien siempre es necesario impulsar mayores mecanismos democráticos, sólo será posible hacerlo con medidas como las que estamos mencionando que marca un claro camino que necesitamos impulsar y defender con los votos y la movilización popular, nunca olvidemos que los personeros de las corporaciones cobran suculentos sueldos para idear mecanismos para cercenar estos derechos.

Volver a la Página Principal