El Forjista

 

Los redituables disparates de Luis Majul

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Argentina y América Latina no corren buenos vientos para las ideas neoliberales que llevaron a nuestro país a una de las crisis más profundas, una demostración de esto es que los sectores retrógrados han tenido que recurrir a personajes sin el más mínimo nivel intelectual para ponerlos a defender sus posiciones, esta circunstancia ha posibilitado que Luis Majul se haya convertido en un expositor de las ideas de las clases dominantes.

Cuando en el año 2009 editó su libro “El dueño” en la presentación del mismo, Víctor Hugo Morales puso en evidencia de qué se trataba ese negocio que comenzaba Majul. Dijo en esa oportunidad el uruguayo: “Yo estoy aquí por un afecto muy particular, que a veces me discuto conmigo mismo por Luis. Luis es una especie de debilidad en lo personal. Me da la impresión que conviven en él, un tipo capaz de hacer unas entrevistas memorables en Canal a, pero también el hombre que es capaz de cualquier cosa por el rating y este libro es exactamente hacer cualquier cosa por el rating. Es parte de esa personalidad de Luis que juega con una supuesta toma de riesgo donde no hay, como bien señaló Fontevecchia el mínimo riesgo. Lo de Luis es una hábil, extraordinaria, marketinera de poner en contexto lo que prácticamente todos sabemos, llamarle investigación al libro de Luis es una falta de respeto a la verdadera investigación periodística.(Aplausos). No por favor, No quisiera generar, yo le tengo cariño a Luis, el riesgo de invitarme lo asume él por supuesto”.

Majul no podía salir de su asombro porque estaba siendo desnudado en público, por eso solo atinó a decir: “Yo también te tengo mucho cariño y lo sigo sosteniendo, y después te voy a decir algunas cositas”.

Víctor Hugo volvió a tomar la palabra para decir: “No me iría cómodo de aquí, si invitado que he sido, no dijese lo que pienso”.

A continuación el relator dio una clase magistral mostrando el método del escritor para sostener sin ninguna prueba lo que afirmaba: “Abrí el libro en determinado momento le voy a decir por qué para que no parezca que esto es una especie de puñalada que en la propia cara vengo a aplicarle, me marqué una página que dice ‘Fuentes muy confiables aseguran que al principio Cristina’, fuentes muy confiables este que es un estilo muy habitual del diario Clarín, por ejemplo, lo dicen.., ahora dicen…, habría…, versiones…, allegados…, gente que tiene acceso al poder ha dicho…. En otro lugar dice: ‘Ni siquiera el presidente lo sabía con certeza, por eso cuando todavía no había sido doblegada por la prepotencia de su marido que le habría pedido…’ Tomé dos páginas al azar, no los quiero aburrir”. Más adelante expresaremos nuestra opinión sobre las “fuentes” que utiliza Majul.

A nuestro entender Morales fue bastante benévolo con Majul, que así confesaba en la misma presentación del libro sus temores: “Tenía mucho miedo de venir Luis porque yo no se caminar por otro camino que el de la franqueza, franqueza conmigo mismo y con las circunstancias, esto es lo que pienso del libro, te felicito porque es una manera muy inteligente de conseguir el rating que para vos es verdaderamente importante”.

La contestación de Majul en un intento de ningunear las contundentes afirmaciones de Morales, consistió en lo siguiente: “Víctor hugo Morales es un gran relator de futbol, histórico, importantísimo, pero padece de algunas debilidades profesionales que quizá no sea un enamorado del dato, le voy a contestar con datos, un libro que tiene quinientos y pico de páginas de tres años de investigación, 128 personas de fuentes, me parece que está lejos de la búsqueda de rating”

Luego intentó incursionar en esos supuestos datos duros y quedó bastante mal parado: “Kirchner lo llamó a Víctor Hugo y le dijo eso yo lo compré porque lo necesitaba para pagar las acciones de una compañía que se llama Hostesur y no para especular, en la declaración, en la última declaración jurada de Nestor Kirchner el dice que tiene cuatro millones de dólares, no tenía porque comprar dos millones adicionales”. Se produjo a continuación el siguiente diálogo:

VHM: “Yo tengo 16.000 dólares, acabo de viajar a Europa, no usé esos 16.000 dólares voy a comprar, no quiere deshacerse si tiene que comprar algo en dólares, no quiere deshacerse de lo que ya tiene.”

LM: “Si soy periodista y soy serio lo investigo por eso por tener información privilegiada, él lo sabía, ¡El lo sabía!”

VHM: “Estamos muy mal dateados, el dólar no subió”

LM:”No, No, pero podía haber subido”

VHM: “Pero el dólar no subió”

De esa manera Víctor Hugo Morales derrumbaba uno de los argumentos de Majul para desprestigiar a Néstor Kirchner al que había acusado de usar información privilegiada que nunca utilizó porque el dólar no tuvo ningún salto en su cotización.  

En esa misma presentación, Víctor Hugo afirmó sentado al lado de Nelson Castro que es  una de los “periodistas estrellas” del Grupo Clarín: ”Yo hace 10 años que no toco el diario Clarín, lo considero exactamente la llaga desde el punto de vista moral más profundo que tiene esta sociedad, creo que la hecho un inmenso daño a lo llamamos el periodismo, al sentido ético dentro del periodismo.” De esa manera marcaba una posición contra las corporaciones que era anterior a la llegada de Néstor Kirchner  al gobierno.

A partir de esa presentación Majul encabezó una campaña de desprestigio que fue acompañada y alentada por los monopolios de la comunicación contra Víctor Hugo Morales. Sin embargo es necesario aclarar que el enfrentamiento entre Víctor Hugo y Majul es una pelea desigual porque el autor de “El Dueño” no tiene la estatura moral ni intelectual para confrontar con quién es uno de los periodistas más prestigioso del país, además de ser, sin duda, el mejor relator de futbol. Mientras Victor Hugo Morales tiene la valentía y un respeto ganado que le permite seguir una línea editorial que contraría la de sus patrones, Majul como veremos más adelante muestra una obsecuencia que causa vergüenza ajena cada vez que sale en defensa de los dueños de los medios donde trabaja.

Morales explicó en su programa de radio por qué adoptó esa posición en la presentación del libro: “Y a mí no me parece un libro estricto de investigación el día que lo recibí, decidí no hacerle una nota porque no me gustaba decirle al aire, mira Luis me parece que tenés mucho condicional, mucho habría, mucho ahora dicen que…, como se hace en periodismo hoy día cuando querés dar una información dañina, pero al mismo tiempo te querés cubrir, el condicional a mi me enferma en materia periodística. Creo que fue el propio Luis el que me predispuso a hablar porque en la locución él un poco no conforme con todo el éxito que ha tenido, con lo bien que le va con el libro le quiso agregar un poco de heroísmo, que lo vigilaban, que lo hostigaban, y yo dije para mi ya esto es demasiado. No hay riesgo en este momento en el país, si hay algo fácil en el país, él había dicho que le sacaban fotos a la casa, con la familia, es decir, le dio un entorno, un envoltorio de heroísmo que a mí me superó”.

Efectivamente en el programa de Alfredo Leuco, Majul dijo lo siguiente: “Ni bien salió el libro estoy recibiendo mails anónimos, desagradables, se donde vivís, se donde estacionas el auto. No puede ser que nosotros hablemos en clave por teléfono. Y yo iba a analizar si tenía el teléfono pinchado y después dije a ver si me agarra un Ciro James que analiza mi teléfono porque ya no confias en nadie. Entonces yo digo viviré con el teléfono pinchado”.

Es una constante cada vez que lanza un libro asumir el rol de víctima, denunciando sólo para la televisión pero nunca ante la Justicia, cosa que implicaría una investigación y demostrar la veracidad de la denuncia, hoy en día es muy sencillo detectar si un teléfono está pinchado, pero lo que busca Majul es publicidad para su libro y lograr un cierto “heroísmo” muy poco creíble. Además habría que aclararle a Majul que Ciro James espiaba para su amigo Macri.

“El dueño” es un libro de calumnias y difamación principalmente hacia Néstor Kirchner y su esposa, pero la intencionalidad no apunta sólo hacia esas dos personas sino hacia un amplio movimiento popular y democrático que intenta limitar el poder de las grandes corporaciones a quien Luis Majul quiere servir con sus limitadas capacidades.

Recordemos que en el 2009 cuando apareció el libro de Majul parecía haber surgido  un nuevo género literario: el antikirchnerismo. Cualquiera que entrara a una librería podía encontrar todo un exhibidor dedicado a decenas de publicaciones contra el gobierno nacional, muchas de las cuales anunciaban el inminente fin del kirchnerismo, hoy esos libros sólo se encuentran en la mesa de saldos.

Sin duda este libro como “El y ella” aparecido en 2011 significó un excelente negocio para Luis Majul, gracias a su exacerbado antikirchnerismo pudo convertirse un columnista de El Cronista, el diario de De Narvaez, y de La Nación, el diario de la oligarquía, revolcándose en el mismo lodazal que ocupan colaboradores de la dictadura como Mariano Grondona y Joaquín Morales Solá. Como muy bien dijo Víctor Hugo, Majul es capaz de hacer cualquier cosa por el ráting y nosotros agregamos que también por un buen negocio.

 

El ladrón piensa que todos son de su condición

“El ladrón piensa que todos son de su condición” es un dicho popular que muestra la tendencia de algunos de transferir a otros sus propias intenciones, ya dijimos que Majul hizo de antikirchnerismo un redituable negocio, tal vez precisamente por eso es que acusa a quienes adhieren a la causa nacional y popular de hacerlo por cuestiones económicas, aún cuando reconozca que hay algunas excepciones:“Hay casos, como los de Bonafini, Teresa Parodi y Florencia Peña en que las figuras se abrazan con convicción al proyecto político y lo apoyan sin dudar. Pero en la mayoría, los deportistas y los artistas son conscientes del "trueque", tratan de no mezclarse en el barro de la política o deciden, sin culpa, sacarle al vínculo con el gobierno de turno todas las ventajas económicas o de reconocimiento que puedan obtener”. El Cronista 12/7/2010

El 11 de agosto de 2010 volvió a calumniar a quienes no  coincidían con su posición política y apoyan al gobierno: “Actrices y actores conocidos y reconocidos, cantautores que ya pasaron su época de apogeo, locutores, filósofos egocéntricos y ex periodistas de investigación que durante el menemismo dieron cátedra de cómo se denuncia al poder, tomaron la decisión de embadurnarse con el barro de la política chica, seducidos por un llamado de Kirchner, una conversación con Cristina Fernández, contratos en la televisión pública o promesas de diversos proyectos financiados por el Estado nacional.” Aunque luego trata de mostrarse magnánimo al decir: “Hay que aclarar enseguida que no a todos los moviliza un interés económico o personal”.

Muchos de estos artistas o escritores harían un mejor negocio manteniéndose “independientes” ya que la gran mayoría de ellos ya eran exitosos en el 2003 y en realidad no necesitaban definirse políticamente para tener trabajo. Si recurrimos a la historia de aquellos artistas o intelectuales que se definieron políticamente a favor del Movimiento Nacional como Enrique Santos Discépolo, Hugo del Carril o Leopoldo Marechal fueron más lo que debieron padecer por los ataques del aparato cultural oligárquico y los beneficios porque el peronismo llegó al gobierno en algún momento de nuestra historia. Pero sin ir tan lejos recordemos las agresiones sufridas entre otros por Ignacio Copani, Teresa Parodi, Raúl Rizzo y Juan Palomino durante el 2008 en el denominado “conflicto del campo”, agresiones silenciadas deliberadamente por la prensa oligárquica.

 Aclaremos además que nadie se hizo millonario trabajando para la Televisión Pública  o para Radio Nacional, si los hay quienes llegaron a amasar fortunas con contratos en Telefe o en Canal 13, por lo cual parece ser más redituable trabajar para los grandes grupos económicos y a eso se accede más fácil no comprometiéndose. 

El 22 de marzo de 2012 desde La Nación disparaba: “Precisamente ése -el de desviar la atención- es otro de los propósitos que esconde la falsa teoría de que detrás de cada nota hay oculta una operación de prensa o el intento de destitución presidencial. Y es una de las herramientas que con más insistencia utilizan desde los más altos funcionarios hasta los blogueros pagos o militantes bienintencionados que se transforman en idiotas útiles al servicio del "proyecto nacional y popular".” 

Como para ir tanteando los intereses que defiende Majul bastaría mostrar que según su particular criterio cuestionar a las corporaciones es “desviar la atención” sobre los problemas. Otra joyita majuliana es  llamar “idiotas útiles” a quienes defienden al gobierno, como veremos una constante de sus “denuncias” será decir que se siente atacado por las críticas que provienen desde esos sectores como si él los tratara con una dulzura angelical.               

 

Entre la calumnia y el insulto

Los medios que responden a las clases dominantes creen tener el derecho de insultar y calumniar a quienes no siguen sus lineamientos, sus fieles empleados, incluso los recién llegados como Majul se comportan de igual manera, no dudan  en faltar el respeto a personas que como Néstor Kirchner no respondían a los intereses de esas corporaciones. Majul lo llamó “El Loco” en reiterados artículos, por ejemplo el 25 y el 30 de agosto y  el 20 de septiembre de 2010, no obstante esta manera irrespetuosa de dirigirse a un expresidente, no le impedía  salir a denunciar que no hay suficiente libertad y reclamaba además que el Estado Nacional le financiara sus disparates, para completar el dislate acusaba a Kirchner de ser intolerante.

Ni aún las internaciones de Kirchner paraban a Majul que el 13/9/2010 decía en El Cronista: “Néstor Kirchner no cambiará nunca, le darán de alta después de la angioplastía y en las próximas horas estará otra vez en su puesto de mando, preparando el próximo ataque contra sus "enemigos".” Dice esto quién hizo un redituable negocio atacando furiosamente  a Kirchner y que nunca sufrió la más mínima molestia, me refiero a reales molestias y no a las virtuales que son denunciadas como parte de la campaña propagandística para sus libros.

El crispado vocero de las clases dominantes seguía con sus ataques al expresidente, el 20 de septiembre se despachaba: “Después del último episodio que afectó la salud del ex presidente, volvieron a ponerse sobre la mesa patologías que mezclan los rasgos de la personalidad con las decisiones políticas. Conductas que obligan a incluir, dentro del propio análisis político, características personales del hombre que viene manejando los asuntos de la Argentina desde mayo de 2003. Desde su personalidad tipo A (ambicioso, de reacciones violentas, exitoso, competitivo) hasta la asociación con el síndrome de Hybris o Hubris (la llamada enfermedad del poder, que afecta a quienes lo ejercer durante mucho tiempo y los hace tomar decisiones irracionales).”  El odio que destilaba este aprendiz de psicólogo estaba directamente relacionado con la investigación de Papel Prensa y la necesidad de este personaje de mostrar su fidelidad a sus patrones.

Abordemos ahora uno de los temas más  que le gusta repetir a este vocero de La Nación el 29/9/2010 “El temor del esposo de la Presidenta tiene lógica. Ahora mismo, en los juzgados federales más importantes, hay causas abiertas que involucran a sus hombres de mayor confianza y también a Kirchner. Expedientes con acusaciones que van desde su presunta participación en una asociación ilícita hasta su presunta responsabilidad en delitos como lavado de dinero y tráfico de influencias.”

En el momento de su muerte no había una sola causa en donde Kirchner estuviera siendo investigado, lo que sí existían eran denuncias muchas de las cuales eran realizadas por Elisa Carrió una frecuente concurrente al programa de Majul, cabe señalar que ninguna de las denuncias de esta dirigente fue probada, al punto que su prestigio fue en caída libre a medida que realizaba sus denuncias infundadas y que concluyeron intentando inculpar a todo el arco político incluyendo a gente de su propio partido. Además hay gente que busca sus cinco minutos de fama convirtiéndose en denunciadores crónicos, a tal punto llegaron estas denuncias-calumnias que se llegó a afirmar que la presidenta no tenía su título universitario  lo que mostró hasta donde llegaba la “seriedad” de estas denuncias.      

Una semana antes de su fallecimiento decía que Kirchner había perdido su olfato político y remataba “La naturaleza de Kirchner es la confrontación y la pelea. Y la mayoría de los argentinos están hartos de su estilo prepotente y utilitario. Ni siquiera el fantasma del caos está resultando efectivo para afectar el deseo de cambio; ni la chequera, ni el relato, ni el magro papel de una oposición sin ideas, ni sueños para el futuro.”. ¿Tenía alguna autoridad moral para acusarlo al expresidente de confrontativo, precisamente él que hizo del insulto a Kirchner un negocio?. 

Y dos días antes de su muerte el 25 de octubre de 2010 desde EL Cronista lo hacía responsable del asesinato  de Mariano Ferreyra: “Ni la presidenta Cristina Fernández ni Néstor Kirchner apretaron el gatillo que asesinó al militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, pero ambos son responsables de haber creado las condiciones políticas para que el crimen tuviera lugar. No se necesita demasiada imaginación para explicarlo. Ambos convalidaron los métodos de apriete, extorsión y exhibición de fuerza de Hugo Moyano y sus aliados.”

Sin lugar a duda hacerlo responsable a Kirchner del asesinato de Mariano Ferreyra es un acto que cuando menos podríamos definirlo de muy mala leche por no calificarlo de canallada, la Justicia actuó con celeridad y detuvo a los responsables materiales como a quienes instigaron el asesinato lo que determinó la detención del secretario general de la Unión Ferroviaria. Quienes lo frecuentaron por esos días revelaron lo mucho que lo afectó al expresidente la muerte del joven militante del Partido Obrero, mientras Majul trató de utilizar este acto de barbarie para beneficiar políticamente a sus patrones.

Pero no se detuvo ni aún después de la muerte de Kichner y siguió calumniándolo: “También sería bueno, una vez terminado el duelo, recordar que hay decenas de causas judiciales que siguen abiertas por presuntos actos de corrupción cometidos por hombres de su entera confianza. Hombres que hoy lo lloran porque temen que con su muerte haya desaparecido, además, su garantía de impunidad. Cuando pase el temblor, habrá que decir, también, que la fantasía del Kirchner que murió como un mártir, afectado por el asesinato de Mariano Ferreyra o luchando como su superhéroe contra las corporaciones es, por lo menos, muy difícil de comprobar”. Ya vimos lo que significaron las supuestas causas de las que habla Majul, podríamos agregar uno de los casos tan mencionados por los medios concentrados, que gastaron una gran cantidad de tapas en el caso Skanska donde se demostró por medio de peritos que no se habían pagado sobreprecios, desinflando una nueva campaña de las corporaciones. Actualmente muchas  tapas de las mañanas de Clarín son desmentidas antes del mediodía.   

Tiempo después las agresiones se direccionaron  hacia Máximo Kirchner, el 2/2/2012 en La Nación afirmaba: “¿Es un chico sin experiencia que se levanta nunca antes de las 10 de la mañana, juega todo el día a la PlayStation, quiso ser periodista deportivo y no pudo, y administra sin mayores esfuerzos la fortuna familiar? ¿Es un tapado que conduce con firmeza y bajo perfil la organización política que más poder acumuló en el gobierno desde la muerte de Néstor Kirchner? ¿Es alguien que mamó durante años las intrigas del poder y por eso cumple con naturalidad su rol de comisario político? ¿Fue él quien mandó a poner en capilla a Boudou después de recibir las desgrabaciones de las conversaciones telefónicas del vicepresidente, material que le habría proporcionado su amigo y número uno de la Secretaría de Inteligencia, Héctor Icazuriaga? ¿Es verdad que "corre por izquierda" a su propia madre, y el día en que Cristina Fernández dio su discurso ante la Unión Industrial Argentina Máximo la criticó con dureza porque lo consideró "funcional a la derecha"?”

Nuevamente deberíamos retornar a las “fuentes” de Majul, método que parece haber aprendido cuando trabajó Fontevecchia ya que en sus medios se maneja con exceso el convertir un chisme en una fuente segura. Una de las quejas de los medios corporativos es que los funcionarios kirchneristas no son accesibles, por lo cual es lógico deducir que cuando hablan de la “supuesta intimidad del poder” en realidad sólo están inventando o se estén manejando por chistes de tercera o cuarta mano, algo así como el primo del portero de un funcionario, o cualquier otra vinculación lejana. En realidad podríamos decir que Rial o Canosa manejan con mayor seriedad sus fuentes que este vocero de las corporaciones.

 

La muerte de Néstor Kirchner

La conmovedora movilización del pueblo argentino, particularmente de esa inmensa cantidad de  jóvenes que expresaron su respetuoso homenaje al ex presidente significó una sonora cachetada para quién había sido uno de sus principales detractores, no obstante debió hacer malabares para tratar de mostrar que él no se había equivocado en su campaña contra el ex presidente.

En su primer artículo el 1° de noviembre intentaba mostrar que la muerte había mejorado la imagen de Kirchner, de esa manera intentaba salvar su ropa, el cariño de la gente por Kirchner fue la continuación de un sentimiento que había comenzado  con la transformación de una sociedad que hasta el 2003 se encontraba en manos de una oligarquía de la que Majul trabaja en la actualidad. Las honras fúnebres brindadas al líder popular por parte de todos los mandatarios de América Latina y un pueblo conmovido era producto de las acciones de Kirchner durante su vida y no por un supuesto sentimiento post mortem como insinúa Majul.

“En menos de una semana, Néstor Kirchner se ha transformado en un mito político, y le ha ofrendado a su viuda, Cristina Fernández, la posibilidad de volver a ser candidata y también de ganar las elecciones presidenciales del año que viene. Es imposible afirmar hoy si podrá lograrlo, pero nadie puede negar que contará, por lo menos hasta fin de año, con la materia prima indispensable para llegar: la apología general de la figura de su compañero y la imposibilidad de la oposición de ejercer el antikirchnerismo directo y constante que hacía crecer a sus representantes en las encuestas.”

En esa misma nota continuaba atacando a la  presidenta “Suponer que a partir del lunes la jefa de Estado se transformará en otra persona y convocará a la oposición, firmará una tregua con Clarín y empezará a dar conferencias de prensa y entrevistas no condicionadas a los periodistas que antes agredía es una bonita expresión de deseos, pero no es algo que forme parte de su naturaleza”.                 

Pero el 4 de noviembre desde la Nación era aún más artero en un artículo que titulaba  “La herencia ‘maldita’ de Kirchner” donde le vuelve a faltar el respeto al expresidente fallecido: “Eduardo Duhalde, uno de los adversarios que más detestaba Néstor Kirchner, solía repetir la anécdota del productor agropecuario que un día lo encaró para decirle: "Usted puso al loco. Ahora tiene que sacarlo". Días antes de su muerte -aunque ahora parecen años- el propio Duhalde había considerado a Kirchner un adicto al dinero y también al poder. Pero ahora que Néstor ya no está, no sólo el peronismo sino buena parte de la sociedad se preguntan si después de la muerte de ese presunto "loco" se acabará "la locura", de la noche a la mañana. O si, por el contrario, la semilla del odio y del resentimiento no crecerá con más fuerza que nunca. Y también se preguntan si el legado incluirá, entre otras cosas, su particular modo de ejercer el poder.” Quién esto dice es quién llamaba “loco” al ex presidente dando una muestra de su “respeto”  por las instituciones democráticas y las personas que resultaron elegidas por el voto popular.

De la presidenta decía en el mismo artículo: “Ojalá que el dolor personal haya servido para aplacar el rencor y el resentimiento. Ojalá que la muerte de Kirchner haya contribuido a bajar el nivel de locura y de odio. Todavía no hay datos que lo sugieran. Sólo las últimas imágenes de un duelo que acaba de terminar.”

A lo que Majul llama “locura” no es otra cosa que la actitud de un gobierno democrático que por vez primera desde 1983 se les para a las corporaciones que llevaron al país al desastre que desembocó en el 2001, no pocos argentinos han agradecido que Kirchner y su esposa hayan tenido  esa “locura” que rompió la inercia de gobiernos sumisos al poder económico.

También incursionó en un argumento emparentado con el de Carrió que sorprendió a todos afirmando que el sepelio había sido organizado por “Fuerza Bruta” y donde ambos evidencian su desprecio por los sectores populares que se movilizaron en esos días: “Desde que tomó estado público, la desaparición física de Kirchner no dejó de beneficiar a la Presidenta. La manera cinematográfica en que fueron presentados los funerales y el último adiós contribuyeron a generar la equívoca impresión de que Kirchner podía tener el mismo peso en la historia que Eva Duarte, Juan Domingo Perón y Raúl Alfonsín. La importante movilización juvenil cuyo protagonismo fue amplificado por el inteligente uso de los medios audiovisuales permitió a funcionarios como Gabriel Mariotto comparar las exequias de Kirchner con el emblemático 17 de octubre de 1945.” 

Aún cuando pueda afectar la venta de libros de Majul, sin lugar a dudas Kirchner ocupará un lugar destacado en la historia de la Argentina, mientras los libros de Majul al poco de ser editados tienen por destino la mesa de las ofertas. Efectivamente si en algo se parecen el 17 de octubre de 1945 y el 27 de octubre de 2010 es que en ambas oportunidades la oligarquía y sus medios de comunicación se vieron sorprendidos por la  impactante aparición de un pueblo al que ignoraba, en ambos casos la movilización tuvo por objetivo rescatar a dos líderes, a Perón encarcelado en la Isla Martín García y a Kirchner calumniado y demonizado por la prensa hegemónica.  

La presidenta pasaba a ser la principal destinataria de las exaltadas palabras del escriba de La Nación que el 17 de noviembre de 2010 decía: “Néstor Kirchner ya no está, pero Cristina Fernández de Kirchner es más de lo mismo: prepotencia disfrazada de convicción, medias verdades presentadas como logros históricos y el uso de la caja para conservar y acrecentar el poder de cara a las presidenciales del año que viene.”

El 30 de noviembre de 2010 escribía para el diario de derecha español ‘El mundo’: “Las exequias de Kirchner estuvieron repletas de escenas cinematográficas. Lo velaron a cajón cerrado porque su familia no quiso que su última imagen pública fuera la de un hombre con una herida cortante y profunda que le bajaba desde la frente hacia el ojo izquierdo, como producto de la caída que sufrió inmediatamente antes de morir. El dato de la caída me lo confirmó un médico cercano a la familia. Sin embargo, el hecho de que a Kirchner no se lo pudiera ver muerto disparó entre muchos argentinos la loca fantasía de que en realidad está vivo, y que en cualquier momento regresará para poner las cosas en su lugar. Las cámaras que mostraron la despedida final hicieron un trabajo excepcional. La mano de Cristina tocando el extremo del féretro en primer plano, la toma cerrada de las miles de personas que pasaron frente a ellos y la presencia masiva de jóvenes que asistieron al velatorio de manera espontánea confundieron a muchos analistas e hicieron pensar que se trataba de algo único.”


De esta manera continuaba con la idea original de Carrió despreciando el sentimiento de millones de argentinos que se sentían afectados por la muerte de un líder que interpretó el sentir de los sectores populares, pero Majul debía seguir vendiendo libros, estaba en España presentando su libro contra el ex presidente recientemente fallecido, había que seguir facturando.

Casi un año después,  el 6 de octubre de 2011 seguía sosteniendo “la teoría del show” de manera brutal decía: “La Presidenta arrancó con ventaja desde el día en que las cámaras del canal oficial mostraron por televisión el último adiós al ex presidente Néstor Kirchner. Y dio un golpe formidable tres días después, cuando apareció en público tras la muerte de su compañero de toda la vida.”

Luego tal vez al darse cuenta de lo bestial del argumento decidió endulzar un tanto el texto anterior pero ya era tarde lo dicho dejaba al desnudo su intención: “Entiéndase bien: los hechos acontecieron, no fueron inventados. No es que los funerales de Kirchner no hayan sido conmovedores y no haya habido una concurrencia masiva de seguidores. No es que la Presidenta haya estado simulando su tristeza por la pérdida de su pareja. Lo que fue obvio, y exitoso, es que los encargados de comunicar potenciaron ambas circunstancias. Multiplicaron y resaltaron los gestos y las imágenes que "suman" voluntades y votos.””.  

Y repetía el 1° de diciembre de 2011 desde La Nación el argumento robado a Carrió: “Sin embargo, nada fue tan determinante para disparar la intención de voto de Cristina Fernández como la puesta en escena que se montó durante los funerales de Kirchner, el breve discurso que dio a través de la cadena nacional tres días después de la pérdida y los centenares de apariciones públicas subsiguientes en las que Ella mezcló, en dosis perfectas, el recuerdo de su compañero con la presentación exagerada de los datos positivos de la economía.” “¿Será verdad que muchos de los jóvenes que fueron a despedir al ex presidente pasaron dos veces por el mismo lugar y que eso generó la sensación de que la despedida pareció mucho más impresionante de lo que en realidad fue?”

Una y otra vez insistía con un artilugio que en verdad sólo intentaba salvar la ropa después de haber apelado a cualquier recurso para desprestigiar a quién fue el más destacado dirigente político de  los últimos 50 años.

 

El fin del kirchnerismo

Hay dos asuntos reiterativos en el método majuliano uno es la costumbre de referirse a encuestas para sostener sus afirmaciones, pero lo altamente sospechoso, es que nunca cita a la consultora que realizó la encuesta, lo que permitiría deducir que dichos casos no son más que un invento para que sus opiniones tengan algún sustento.

Otra cuestión recurrente es la de anunciar, el fin del kirchnerismo, hay un artículo de septiembre de 2010 en donde informa que según una encuesta la imagen de Néstor Kirchner había caído en cinco puntos, ¿por la inseguridad, por las jubilaciones, por los salarios? No, nada de eso la imagen del ex presidente caía según la disparatada opinión de Majul ¡Por Fibertel y Papel Prensa!

Sólo alguien que se encuentra muy alejado de la realidad o que está empeñado en defender los intereses de estas dos empresas del grupo Clarín, puede aventurarse a afirmar que la imagen de un político puede caer por las denuncias contra empresas que forman parte de un monopolio que abarca casi todos los rubros de la economía y que no se han destacado por la atención de sus clientes.

El 20 de septiembre de 2010 daba rienda suelta a una expresión de deseo: “Sin embargo, todos los pronósticos electorales lo siguen mostrando derrotado en segunda vuelta contra cualquier candidato capaz de hacerle fuerza en la primera.” Y continuaba señalando sobre Néstor Kirchner:“¿Por qué el fantasma de Menem lo persigue? Porque, aunque falta un año para las elecciones generales, debe de estar previendo lo que "el círculo rojo" de los encuestadores y formadores de opinión ya da por descontado: que Kirchner ganaría en la primera vuelta pero que perdería en el ballottage frente a cualquiera, igual que Menem "perdió" por abandono contra él, porque más del 60 por ciento de los argentinos no estaba dispuesto a soportar cuatro años más de menemismo.”

El 4 de octubre de 2010 escribía en El Cronista un artículo titulado “Todo lo que toca Kirchner se transforma en presidenciable”, se refería que todos aquellos que eran “atacados” por el ex presidente subían en las encuestas, que como vimos nunca tienen nombre sino que parecen una argucia para dar rienda suelta a sus deseos: “Lo que habla no tanto de las virtudes de sus víctimas sino del alto nivel de rechazo y hartazgo que genera el ex presidente. En especial después de junio del año pasado, cuando el peronismo en particular y los argentinos en general tomaron nota de que Kirchner ya no era invulnerable.” Unos días después Majul y sus patrones de la oligarquía se llevarían una sorpresa de la que aún no se han recuperado.     

El 22 de noviembre de 2010, luego del fallecimiento de Kirchner decía: “La alta inflación, la inseguridad y el desgaste en el ejercicio del poder es algo que hará bajar, día tras día, la espuma que los prestidigitadores oficiales siguen agitando desde que Kirchner murió, de manera repentina, y dio vuelta al mapa político de la Argentina. Los líderes de la oposición que mejor lo comprendan tendrán una nueva oportunidad en la segunda vuelta de las próximas elecciones presidenciales.”

Y cuando la presidenta debió vetar el proyecto oportunista de la oposición del 82 % de las jubilaciones, el vocero de mitrismo decía: “El veto de la Presidenta a la actualización del 82 por ciento móvil para las jubilaciones mínimas es solo el último de los datos que revela que el proyecto del ex presidente está empezando a mostrar serios síntomas de confusión política y resquebrajamiento de la disciplina entre sus seguidores.”

El 27 de diciembre de 2010, seguía insistiendo en que cualquier inconveniente debilitaba las posibilidades del kirchnerismo remitiéndose a encuestas donde nunca citaba a los responsables, ocurrida la ocupación del Parque Indoamericano producto de la irresponsabilidad de punteros del PRO, el macrista Majul afirmaba: “Cuando a la presidenta Cristina Fernández viuda de Kirchner le muestren las primeras encuestas "independientes" después de los episodios violentos de Soldati recibirá dos malas noticias. Una: que si las elecciones fueran hoy, ya no ganaría en primera vuelta, como venía sucediendo desde la inesperada muerte de su marido. Y dos: que Mauricio Macri, a quien el cristinismo eligió como adversario preferido de las últimas batallas, se ha transformado en el político de la oposición que más posibilidades tiene de vencerla, por encima de Ricardo Alfonsín. No hace falta ser un encuestador infalible para suponer que, de aquí en más, las buenas noticias, para el Gobierno, no serán muy frecuentes. La jefa de Estado llegó a su pico de imagen positiva después de la desaparición física de Néstor Kirchner. Sin embargo, en el medio del desinfle del efecto luto ya soportó dos crisis de las que no salió muy bien parada.”.

Como todos sabemos Macri no se presentó a las elecciones presidenciales porque no tenía ninguna posibilidad de tener una actuación más o menos decorosa, en tanto la presidente ganó por una diferencia abrumadora, así que nuevamente puede percibirse la pobre actuación de Majul en el momento de informar a los lectores de La Nación y El Cronista, por no mencionar su lamentable poder de predicción.
El 21 de julio de 2011 se preguntaba desilusionado luego de bregar para desgastar al gobierno: “¿Por qué los escándalos de Schoklender y su vínculo con Hebe de Bonafini, las declaraciones "piantavotos" de Fito Páez y los resultados negativos de los cotejos de ADN de Marcela y Felipe, los hijos de Ernestina Herrera de Noble, no parecen afectar demasiado la imagen y la intención de votos de la Presidenta? ¿Por qué estos y otros asuntos, sin embargo, impactan de manera negativa en la candidatura de Daniel Filmus, si uno y otra forman parte del mismo proyecto? ¿Por qué la pelea con el campo terminaría restando votos al postulante Agustín Rossi pero no pondría en peligro, por ahora, el eventual triunfo en octubre de la jefa del Estado? ¿ Cristina Fernández está blindada? ¿Qué es lo que la protege del peor momento del gobierno desde la muerte de Néstor Kirchner?”.

Estamos ante un supuesto analista político que se declara impotente para explicar lo que ocurre en el país, y que además  los medios en los que trabaja no le permiten decir la verdad: que los argentinos elegimos a un gobierno que defiende los intereses de los más necesitados y de la gran mayoría de la población y que además no mostró ningún temor en el momento de enfrentar a ciertas grupos intocables a los que nunca antes alguien se había animado a frenar en sus inconfesables intenciones.  

El 1° de agosto de 2011 escribía algo sorprendente: “Parece contradictorio, pero no lo es. Cristina Fernández de Kirchner todavía está ganando en las próximas elecciones generales de octubre, pero a la vez ya parece formar parte del pasado.”

Intentaba aclarar este disparate diciendo: “Para empezar, aún cuando gane en primera vuelta, se despertará, al día siguiente, con unos cuántos adversarios que la enfrentarán sin contemplaciones, porque ya no podrá ser otra vez candidata presidencial. Se anotan de antemano e incluso sin conocer el resultado de las elecciones en sus propios distritos, dirigentes como Daniel Scioli y José Manuel de la Sota, y otros que ya “revalidaron sus títulos” como el jefe de gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Para seguir, también le van a dar la espalda decenas de intendentes del conurbano y kirchneristas enojados con la concepción política de que se puede y se debe gobernar con un grupo reducido de confidentes y el sello de La Cámpora, como si el hecho de ser jóvenes fuera garantía de compromiso y eficiencia en la gestión.”

Como sus predicciones referentes a la derrota del kirchnerismo en el 2011 parecían no cumplirse ahora la trasladaba al 2015, de paso comenzaba ese proceso iniciado por las corporaciones en cuando a demonizar a los jóvenes que se acercaron a la política por el entusiasmo despertado por una proyecto nacional.

Pero unos pocos días antes de las elecciones abiertas, el 4 de agosto,  se animaba a afirmar: “Hay un cambio de clima que las encuestas todavía no alcanzan a medir con precisión. Una tendencia en sentido contrario a la que le permitió a Cristina Fernández, de octubre a noviembre de 2010, pasar del 12 al 32 por ciento de intención de voto a presidenta, días después de la muerte de El. Se trata de un nuevo ambiente que está haciendo, en principio, que mucha gente se anime a expresar, en público, lo que piensa desde hace tiempo: que a Ella no la votaría nunca. Y que optaría por cualquiera antes de soportar cuatro años más de prepotencia, soberbia y altanería gubernamental.”. A esta altura Majul debería haberse dado cuenta que una cuestión son sus deseos y la de sus patrones y otra muy diferente el estado de ánimo de los sectores populares a los que nunca podrá entender.

Pero 8 de agosto de 2011 insistía: “La intención de voto de la Presidenta bajó unos puntos desde que estalló el escándalo Schoklender hasta ahora. Antes parecía llegar a superar con comodidad el 40 por ciento de los votos. Ahora hay escenarios en los que apenas los alcanza.”. “El profundo antikirchnerismo arraigado en cerca de la mitad de la población: la contundencia del triunfo de Macri en la ciudad y la sorpresa de Miguel del Sel, con un caudal del 35 por ciento de los votos contra la paupérrima cosecha de Agustín Rossi en Santa Fe, muestran que hay un voto anti K “más agresivo y extendido” de lo que venían presagiando las estadísticas previas.” Mal informado y despistado erraba en cada una de sus predicciones, a las que acompañaba como es su costumbre sin señalar de donde sacaba esos datos.

El 14 de agosto de 2011 Cristina Fernandez de Kirchner obtenía el 50 % de los votos y el 23 de octubre del 54 %, con una diferencia de  37% con el segundo. Y los deseos y las predicciones de Majul quedaban hechas añicos.  Evidentemente a Majul no le interesa la verdad y sólo quiere endulzar los oídos de los lectores de  La Nación y El Cronista que esperan, cual si fuera la llegada del mesías, que terminen los días en que los sectores populares sean tenidos en cuenta en las decisiones del gobierno nacional.

Pero como si hubiera asumido una misión bíblica de anunciar el fin del kirchnerismo de igual manera que  su habitual reporteada Elisa Carrió anuncia Apocalipsis diversos,  1° de diciembre de 2011, Majul que no escarmentaba con sus desatinos anteriores volvía a alertar nuevos problemas para el partido gobernante: “En marzo o abril próximos, cuando el quite de los subsidios alcance a entre el 70 y el 80% del total de la población y los aumentos en las expensas, la medicina prepaga y el transporte público impacten con fuerza en los argentinos que hoy ganan hasta 15.000 pesos, muchos de los gestos y las palabras de la jefa del Estado quizás empiecen a ser valorados de manera diferente.".

El 23 de febrero de 2012 en La Nación titula su artículo “¿Empiezan a “entrar las balas?” donde anunciaba: “A sólo 17 días de la denuncia pública de la ex mujer de quien sería uno de los testaferros del vicepresidente Amado Boudou para hacer negocios con el propio Estado, las alarmas dentro y fuera del Gobierno comienzan a sonar. Se sabe: el pequeño círculo íntimo de la Presidenta ahora se pregunta "hasta dónde podría salpicarnos el escándalo". La administración ya encargó encuestas a medidoras "amigas" para que analicen el impacto que podría tener el caso. Y no sólo en la imagen del vicepresidente, sino también en la de la Presidenta, quien ordenó mantener silencio absoluto, con la convicción de que el tiempo terminaría diluyendo lo que fue presentado, en principio, como "otra de las mentiras del Grupo Clarín".”

Molesto con el consumo y el bienestar general que viven la mayoría de los argentinos escribía: “Hay que decirlo aunque moleste: este tipo de causas son tomadas con cierta frivolidad por una buena parte de la sociedad, impregnada de un "clima de época" dominado por los feriados de Carnaval, el Fútbol para Todos y cierta capacidad de consumo que hoy envidiarían en Grecia o España. Sin embargo, asuntos como éste podrían transformarse, de un día para el otro, en las razones del malhumor colectivo, como sucedió con la figura de Carlos Menem después del "efecto tequila". Y no sólo eso: también colocarían en crisis el núcleo del relato que todos los días repiten, a través del enorme aparato de difusión oficial y paraoficial, periodistas militantes, filósofos e intelectuales kirchneristas.”

Y para finalizar esta descripción de anuncios sobre el final del kirchnerismo, mostraremos lo que escribió el 22 de marzo de 2012 en La Nación: “Esta cadena ininterrumpida de "errores políticos" está afectando seriamente no solo al vicepresidente, sino también a Cristina Fernández, porque Ella fue la que lo eligió como compañero de fórmula, sin consultarlo con nadie. Desde hace casi un mes, cuando el Gobierno empezó a perder su armadura de indestructible, sus estrategas procuraron instalar varios temas de agenda para distraer la atención sobre los asuntos cuya discusión afecta la imagen de la gestión. Malvinas, la amenaza de nacionalización de YPF, la pelea "cuerpo a cuerpo" entre la Presidenta y Mauricio Macri y la acusación de antisemita y nazis a periodistas de LA NACION y Clarín fueron sólo algunos de los intentos más "rutilantes". Sin embargo, la realidad se empeña en volver a poner las cosas en su lugar, porque el clima político empezó a cambiar y todavía no hay discurso desde el poder capaz de modificarlo.”

Hemos mostrado en esta sección es que Majul, sin importarle la realidad, periódicamente anuncia que el proyecto iniciado en el 2003 está próximo a llegar a su término, esto es posible sólo si hay gente dispuesta a pagar para escuchar cosas que le resulten agradables, algo así como “mentime que me gusta”,  pero de ninguna manera puede asociarse a esa actividad con el periodismo. 

 

El triunfo de Cristina

Por lo que vimos en la sección anterior el impactante triunfo electoral de Cristina fue otro duro golpe para Majul y su prédica rabiosamente contraria al kirchnerismo, el 15 de agosto de 2011 debió reconocer el “enorme porcentaje de votos que obtuvo, después de ocho años de gobierno”. Por cierto que no se preocupó por explicar cómo era posible este resultado si para él todo lo que ocurría en el país era un desastre.

En su decepción hasta llegó a repartir palos para su socia: “Y Elisa Carrió, una gran perdedora de esta competencia, deberá, por fin, plantarse una fuerte autocrítica sobre su forma de hacer política y de construir poder.” Llama la atención que le pida una autocrítica a Carrió y no la haga él mismo, cuando la integrante de la Coalición Cívica era una permanente entrevistada de Majul y nunca éste se atrevía a repreguntar ante las barbaridades que la diputada regalaba a diestra y siniestra.

Pero Majul se ha acostumbrado a vivir en el error por eso anunciaba: “Y habrá que decir, también, que este triunfo prueba, de manera incontrastable, que la teoría kirchnerista de que los "medios hegemónicos" influyen en el ánimo de los votantes es falsa de toda falsedad. Los argentinos seguirán comprando el diario, escuchando la radio y mirando el canal que más les gusta, más allá de las descalificaciones del gobernante de turno. Y aunque gane las elecciones como las acaba de ganar Cristina Fernández.” En realidad lo que demostraba el acto electoral es el desprestigio de los medios hegemónicos y sus voceros, siendo Majul es uno de los menos prestigioso.

Pero al jueves siguiente de las elecciones trataba de mostrarse recuperado del golpe y estaba otra vez denostando contra la presidenta y su marido fallecido: “Lo que viene es más de lo mismo. O peor todavía. Es el candidato a vicepresidente Amado Boudou con su interpretación de que entre los grandes derrotados hay que colocar a los medios. Es Gabriel Mariotto, otro de los ganadores de esta elección, presionando al juez de manera pública para que valide el artículo 161 de la ley de medios y obligue a multimedios como Clarín a desprenderse de alguna de sus licencias. Es más dinero para los amigos y ataques más virulentos para los enemigos. Y no habrá llamado real a la unidad y la concordia, sino más decisiones discrecionales, porque todavía cuentan con una enorme caja y una más indiscutible cuota de poder. No es una afirmación caprichosa. Es parte de la doctrina de Néstor Kirchner.”  Aclaremos que la Ley de Medios fue votada mayoritariamente por el Congreso y que por lo tanto todos deberían cumplirla,  aún un monopolio como Clarín, grupo económico que hace gala del incumplimiento de las leyes cuando no les conviene, Majul hace apología de esta burla a la legislación que realizan los grupos concentrados.

Y siguiendo el método de su maestra la doctora Carrió alertaba: “Pero hay un peligro mayor todavía. El peligro de que, con semejante victoria y casi ningún contrapeso, disparates como la manipulación de las estadísticas oficiales, los hechos de corrupción ostensibles y la sistemática persecución a sindicalistas, empresarios, medios y periodistas que no piensan como el Gobierno pueden continuar y crecer todavía más, porque no van a recibir castigo de ningún tipo.”

Que Majul hable de persecuciones es propio de alguien alejado de la realidad  y molesto porque un partido popular gane las elecciones por un amplísimo margen. En última instancia decir que hay persecuciones, ninguna de las cuales son visibles ni pueden demostrarse, muestra su desprecio por quienes votaron por el partido mayoritario, a la vez queda en evidencia su escasa estima por la democracia.  Otra cuestión que es notoria por más que los medios hegemónicos se esmeren en mostrar lo contrario lanzando campañas infundadas, es que durante la gestión iniciada en el 2003 ha quedado desterrada la corrupción sistemática, lo cual no significa que existan casos aislados que por supuesto deben ser investigados, pero una cosa son estos casos y algo muy distinto las campañas de prensa de esos medios contra aquellos políticos que no les responden.    

En la semana anterior a las elecciones nacionales del 23 de octubre de 2011 Majul escribió dos días seguidos para La Nación en lo que parecía  un intento desesperado del diario oligárquico  para tratar de limar la diferencia que la presidenta le sacaba al resto de los candidatos: “Ni la agresión de Guillermo Moreno a un militante de Pro, ni la media verdad de la científica Cecilia Mendive, a quien hicieron aparecer como una "repatriada" cuando era una becada del Conicet que iba y volvía de la Argentina. Ni el uso y abuso del prestigio de las organizaciones de Derechos Humanos para conseguir votos, ni adueñarse de la plata del Estado, ni el desmantelamiento de los organismos de control para evitar y castigar los hechos de corrupción del Poder Ejecutivo. Parece que todo da igual. Ser corajuda y coherente y sincera, como Magdalena Ruiz Guiñazú, que presentarse como una víctima de la dictadura sin serlo, cambiar de opinión de la noche a la mañana o recorrer las intendencias del conurbano bonaerense haciendo proselitismo a favor del gobierno, como Víctor Hugo Morales.”.

Desesperado y empujado por el diario mitrista recurría a la calumnia más descarada, además de mostrar su despreocupación por la repatriación de científicos y ciudadanos en general que regresan esperanzados a su país, y que debería ser motivo de orgullo para todos los argentinos, pero evidentemente no lo es para quienes sirven a las corporaciones.

En el mismo libelo decía: “Si uno revisa la historia política de Él y Ella y da por sentado que no habrá una crisis como la de 2001 durante los próximos dos años, se puede plantear la siguiente hipótesis: lo que viene no será más de lo mismo; será más de lo peor de lo mismo. Hegemonía. Más soberbia. Más prepotencia. Más intolerancia. Más acumulación de poder con mucha caja para convencer a los dubitativos.”. Sin duda estamos ante un tipo angustiado que ve que el castillo de naipes que construyó con insultos y calumnias se desmoronaba ante sus ojos, luego de las elecciones del 23 de octubre el golpe electoral parece  haber sido tan duro que Majul pasó tres semanas sin escribir.

Pero el 17 de noviembre vuelve a la carga, tal vez esperanzado que sus lectores olvidaran sus desquiciados pronósticos. Parece que en su licencia por derrota se  alejó de la realidad leyendo el libro del escritor Japonés Haruki Murakami, 1Q84, donde se referencian mundos paralelos,  por eso decía : “En el mundo paralelo del gobierno nacional, el aumento del costo de vida es apenas la tercera parte del que soportan los habitantes de las provincias reales de Santa Fe, San Luis y Mendoza.La cotización del dólar no oficial no es la que resulta de la oferta y la demanda, como sucede en casi todo el mundo, sino la que les impone Moreno a los dueños de las casas de cambio bajo la amenaza de revelar chanchullos en la operatoria de los últimos días. En el mundo paralelo de acá hay un Instituto de Estadística y Censos, donde la cantidad de pobres e indigentes es un 30% inferior a la que miden organizaciones no gubernamentales, como el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina o la central de trabajadores que responde al oficialismo.”

¿Se habrá dado cuenta que los sectores de menores recursos votaron por Cristina? ¿Sabrá Majul que los pobres no leen La Nación? ¿Algún día tomará conciencia que si los pobres votan por el Frente de la Victoria es porque entienden que es el único movimiento político que en la actualidad defiende sus intereses?.    

 

Desinformación y distorsión

Hay momentos en que Majul parece desinformado, en cambio en otras oportunidades muestra una su clara intencionalidad de distorsionar la información, veamos un  caso en que hace una interpretación absolutamente equivocada que nada tiene que ver con las palabras del emisor del mensaje.

A la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, cuando se encontraba en Sudafrica le hizo una pregunta capciosa en el sentido si no tenía miedo que el gobierno la utilizara, según Majul ella respondió: “Soy consciente. Pero estar aquí no significa que ignore algunas de los errores que comete este gobierno. De cualquier manera, debo decir que ninguna otra administración hizo tanto por los derechos humanos como la que empezó Kirchner en 2003”.

La  mal intencionada conclusión de Majul fue: “La respuesta de Carlotto es reveladora. Confirma que, así como Kirchner no tiene ningún prurito en apropiarse de la bandera de los derechos humanitarios para blanquear las malas prácticas de su administración, tampoco duda en llevar adelante decisiones políticas favorables a las causas que aquellas figuras prestigiosas representan.”

Estamos ante una clara distorsión de la declaración de Estela para que dijera lo que a Majul le interesaba decir, nunca la presidenta de las Abuelas, ni tampoco las Madres de Plaza de Mayo, dudaron de las intenciones de Néstor Kirchner al levantar la bandera de los Derechos Humanos que significó el fin de la impunidad para los asesinos de la dictadura. Sólo Majul desconoce el apoyo que Madres y Abuelas brindaron a las gestiones de Néstor y Cristina.

El 30 de agosto de 2010 en  el Cronista dijo: “Está probado que el ex presidente ignoró durante años a cualquier organización de derechos humanos que necesitara su apoyo.” Miente Majul, no hay nada probado en ese sentido, al contrario, hay filmaciones en épocas de la dictadura donde Kirchner denunciaba sus crímenes. ¿Desinformación o distorsión? Ambas cosas posiblemente.

Parte de los esfuerzos de Majul consistieron en tratar de mostrar vanamente que los Kirchner no eran lo que ellos decían que eran, el 13 de octubre desde La Nación afirmaba que “Los Kirchner no son progresistas”, según el empleado de los Mitre esto se podía demostrar, diciendo que no había datos fehacientes que indicaran la existencia mayor igualdad y justicia , pero luego de desconocer los datos del INDEC anunciaba que “Lo que nadie discute es que la cantidad de pobres bajó desde 2003 hasta 2006.”

Continuaba Majul: “La asignación universidad por hijo (AUH) fue una decisión progresista de última hora”, no sabemos si el reloj de Majul comenzó a funcionar cuando ingresó a trabajar al diario de la oligarquía o desde que trabajaba para De Narvaez, lo cierto que sólo un necio puedo desconocer el avance espectacular que significó la AUH. Pero mezclando todo dice que: “Progresista en serio, y no de la boca para afuera, sería, también, subir la presión impositiva a las grandes mineras y los dueños del juego, mucho más allá del ridículo canon que pagan en comparación con las enormes ganancias que obtienen.” 

Esta desordenada, desesperada y distorsionada enunciación de hechos que supuestamente mostrarían que los Kirchner no eran lo progresista que ellos decían, choca contra una realidad contundente de la que Majul no se percata.  No hay cosa más ridícula e inútil que tratar de demostrar desde un diario reaccionario que los gobernantes no son progresistas, ya que  sus lectores tienden a despreciar a los progresistas, precisamente una de las maneras más contundentes de demostrar el progresismo kirchnerista es viendo el odio que despierta en los sectores más reaccionarios de la sociedad que tienen a La Nación por vocero.   

Por su falta de argumentos trata de incorporar cuestiones personales de los Kirchner: “Pero no es progresista haber comprado dos millones de dólares a principios de octubre de 2009, cuando el mercado cambiario era inestable y el ex presidente tenía la información de que era inminente la estatización de las administradoras de fondos de pensión (AFJP). Progresista es un gobierno que combate el delito: la inseguridad afecta a todas las capas sociales, pero perjudica más a quienes no tienen los elementos mínimos para protegerse.”

Ya Víctor Hugo le dio una respuesta contundente a este pobre recurso majuliano, pero la carencia de  argumentos  y la pobreza de su razonamiento muestran que se está metiendo en una discusión que le queda muy grande. Hay algo más contundente aún,  Majul nunca se preocupó  por los 9 millones de dólares que Macri tiene en el exterior, ni tampoco por los 900 millones de pesos a los que asciende el patrimonio de De Narvaez.

Otro mecanismo distorsivo del método majuliano es tratar de convertir cualquier noticia en un elemento para golpear al gobierno nacional, en esa ambición llega a convertir a una delincuente como Sergio Schoklender en un boy scout, el 12/9/2011 escribía ““Nunca me apretaron tanto en tan poco tiempo”, me dijo el propio Schoklender ayer al mediodía, mientras me confirmaba que asistiría a la invitación que le cursaron, para el próximo jueves, los presidentes de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Viviendas de la Cámara de Diputados, y cuando también me aseguraba que aceptaría la invitación a La Cornisa TV de anoche. No cabe ninguna duda que al ex apoderado de la Fundación Sueños Compartidos no lo mueve el altruismo. Lo hace para apurar el expediente y evitar ser condenado por el juez Norberto Oyarbide después de las elecciones del 23 de octubre. De cualquier manera, y más allá de su conveniencia personal, sus acusaciones son dignas de ser investigadas.” Precisamente Majul y otros empleados de las corporaciones convirtieron de la noche a la mañana a Schoklender en una estrella mediática, ni bien éste empezó con su estrategia de zafar de sus responsabilidades ensuciando a Hebe de Bonafini y al gobierno nacional. 

Más adelante confiesa sus expectativas: “Semejante batahola no afectará  la intención de voto de la Presidenta, a quien las últimas encuestas la ubican con más del 50 por ciento de los votos y con una proyección que podría llegar al 55 por ciento. Sin embargo, servirá para acumular tensiones y facturas que podría empezar a pagar cuando el boom del consumo empiece a bajar, el crecimiento comience a desacelerarse y el aumento del costo de vida la obligue a tomar medidas más antipáticas que las que viene decidiendo. La mayoría de la sociedad puede tolerar casi todo, siempre que la economía funcione más o menos bien.” Entonces reivindicar a Schoklender sería algo así como una inversión para el futuro.

Veamos otra de sus maniobras, una noticia sin ninguna entidad de repente intenta convertirla en algo trascendente, el 29 de septiembre de 2011 cree haber encontrado una noticia que consideraba inoportuna para el gobierno: “Se trata de un pedido formal por parte de Manuel Garrido a Julio Vitobello, el responsable de la Oficina Anticorrupción (OA), para que le exija a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, aclaraciones sobre lo que considera "inconsistencias" y "puntos oscuros" en la presentación de su última declaración jurada de bienes.”

¿Pero quién es Garrido? “Garrido, candidato independiente a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires por las listas de Unión para el Desarrollo Social (Udeso), fue la máxima autoridad de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) y uno de los que investigaron con mayor responsabilidad y precisión las declaraciones juradas de impuestos de Él y Ella entre los años 2007 y 2008, cuando se produjo el explosivo incremento del 158% del patrimonio de los Kirchner en apenas un año. Su trabajo, entre otros, dio lugar a una causa por enriquecimiento ilícito que fue cerrada en tiempo récord por el controvertido juez Norberto Oyarbide.”

UDESO es el partido de De Narvaez, por cuya fortuna nunca se preocuparon ni Garrido, ni Majul, eso sí pareciera que la única que presenta las declaraciones juradas como corresponde e incluso resultó investigada fue la presidenta de la Nación.

Digamos algo sobre el juez Oyarbide al que Majul trata de desprestigiar porque no falló como era de su agrado y el de las corporaciones, también este juez es atacado porque fue el que investigó a Macri por las escuchas ilegales pero su investigación fue ratificada por la Cámara Federal y la Cámara de Casación.

Como venimos viendo este sistema distorsivo de Majul también incluye el lenguaje, lo cual se vio claro cuando el gobierno comenzó quitar los susidios a los servicios, el 24/11/2011 para La Nación decía que los sectores de mayor poder económico  no deberían haber tenido subsidios, pero cuando el gobierno comienza a retirarlos los critica y los llama ajustes, palabra inadecuada en este caso porque tradicionalmente se aplicó contra los sectores de menores recursos :” La administración hizo un par de anuncios impactantes para hacerle creer a la mayoría de la sociedad que el quite de subsidios tenía una impronta justiciera, nacional y popular. La de arrebatarles a los casinos, las mineras y los vecinos "conchetos" de Puerto Madero, Barrio Parque y los barrios privados y los countries un regalito del Estado que jamás deberían haber recibido. Sin embargo, a dos semanas del primer anuncio, todavía los usuarios no saben con claridad si les va a tocar o no, cuál es el criterio que van a utilizar para incluirlo dentro de los beneficios y cómo va a impactar en su economía cotidiana.” “Lo que está proponiendo Cristina Fernández de Kirchner ahora es lo mismo que Ella y El le criticaron a "la a derecha" durante los últimos ocho años. Se llama ajuste, era necesario y va a tener consecuencias.” 

Concluyamos con un caso más o menos reciente, en 17 de mayo de 2012 para La Nación : “Y hasta se puede colar, entre los pliegues controlantes de la propaganda oficial, la pintoresca "Arca de Moreno", que ya ancló en Angola, un país gobernado por una autocracia corrupta, rebosante de petróleo y de diamantes, cuyo intercambio comercial, más allá de la ironía, es casi cero.”

Majul vuelve a mostrarse desinformado y colonizado al despreciar el comercio con Africa que en la actualidad juega un papel de importancia para América Latina y que además es un mecanismo soberano que trata de sortear el bloqueo comercial de Europa y América del Norte  a los productos latinoamericanos y africanos. Pero hay otra falacia, todos los países del mundo tienen ansiedad por comerciar con China, alguien puede pensar por un momento que dejaría de hacerlo porque su sistema dista de ser democrático. Por momentos parecería que Majul repite lo que otros dicen sin pensar demasiado las barbaridades que salen de su mano y de su boca.

 

Disparates de antología

En este compendio de disparates que Majul exhala cotidianamente sobre los lectores de La Nación y El Cronista hay algunos que merecerían formar parte de cualquier antología de dislates  periodísticos, no queremos decir de ninguna manera que estos sean sus únicos disparates, sólo que aquí hemos agrupados algunos que superan la norma del mismo Majul.

Contrariando su costumbre de citar encuestas sin dar su procedencia, hubo un caso en que rompió la rutina citando al español Roberto Zapata que suele realizar encuestas para Duran Barba el asesor de imagen de Macri y actualmente procesado por la campaña sucia contra el senador Filmus.

En esta encuesta se asocia a personajes de la política con animales dando los siguientes resultados: “Tanto Cobos como Alfonsín son vistos como palomas: buenas, pacíficas e incapaces de hacer daño a nadie. Mientras que Kirchner, Duhalde y Macri son percibidos como leones: agresivos con sus enemigos y protectores con sus cachorros.” “Macri ya había sido percibido como león en 2005, cuando perdió las elecciones contra Aníbal Ibarra. Zapata y Durán explicaron entonces que Ibarra había ganado porque los porteños lo asociaban a un perro”.

De estas disquisiciones se sacaría la siguiente conclusión: “Los consultores del jefe de Gobierno piensan que, de los tres leones, Kirchner es hoy intuido como el más agresivo y el menos protector, y que Duhalde le sigue muy de cerca. Por eso confían en que Macri, aún con un alto nivel de argentinos que no lo votarían jamás, tendría una chance cierta de ganarle al ex presidente en segunda vuelta. Incluso por encima de "las palomas", aunque hoy aparece, en intención de voto, por debajo de Cobos.”

Hemos leído varias veces el texto para verificar si escribía esto en serio o nos estaba gastando una broma, al parecer Majul tomaba muy en serio este trabajo como en general hace con todo lo que proviene del macrismo. Sin lugar a dudas vuelve a confundir sus deseos con la realidad en su  afán de agrandar la decaída imagen de Macri. Creemos sin embargo que la comparación de Macri con un león es bastante adecuada ya que hay leones que son bastante vagos y dejan todo el trabajo pesado a las leonas.

Ya que estamos repasando los disparates de Majul veamos esto que ocurrió el 11 de octubre de 2010 donde escribió en un diario una cosa y en  otro lo contrario. Veamos en La Nación decía: “Néstor Kirchner no será candidato a presidente, sino a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Lo hará doblegado por las encuestas, que indican que no tiene chances de ganar en segunda vuelta.” Mientras que en el Cronista decía: “Néstor Kirchner confunde para reinar. Por eso anunció que volvería a fijar su domicilio en Río Gallegos, después de haber sido elegido diputado nacional por la provincia de Buenos Aires en las elecciones de 2009.” “Los que están todos los días con él sostienen que lo hizo para desmentir, en público (y para tranquilidad de Daniel Scioli) la posibilidad de un plan B que lo erigiera al propio Kirchner como candidato a gobernador de la provincia, como un intento de refugio ante la eventual derrota "del proyecto" en las elecciones presidenciales. Lo interpretan también como una ratificación de su voluntad para ser el candidato a presidente por el Frente para la Victoria.”

Quienes hayan leído a Majul en La Nación quedaron convencidos que Kirchner sería candidato a gobernador, mientras que los que leyeron en el Cronista tuvieron en claro que sería candidato a presidente. ¿Tendrá Majul dos personalidades, una para La Nación y otra para El Cronista? No importa mucho esto ya que en ambos es furiosamente contrario a los intereses populares.

Veamos lo que ocurrió 14 de mayo de 2012 cuando decía: “Moyano, quizá el dirigente sindical más inteligente de los últimos años, le acaba de pegar a Cristina Fernández donde más de duele: en el llamativo y desmesurado crecimiento de su fortuna personal a la que el juez Noberto Oyarbide decidió no investigar en serio.” Ya dijimos que Oyarbide investigó las cuentas de la presidenta pero a Majul no le gustó el resultado, de todas maneras lo que queremos mostrar aquí es el cambio repentino de la opinión de Majul sobre Moyano. 

El 20 de octubre de 2010 escribía sobre Kirchner de quién decía que estaba perdiendo  su olfato político debido a una serie de errores, uno de los cuales era: “¿Por qué aceptó la invitación de Hugo Moyano al multitudinario acto en River si cualquiera sabe de memoria que el líder de la CGT es uno de los dirigentes argentinos con mayor imagen negativa?”

El 25 de octubre de 2010 refiriéndose a Kirchner y Cristina sobre el crimen de Mariano Ferreyra: “Ambos convalidaron los métodos de apriete, extorsión y exhibición de fuerza de Hugo Moyano y sus aliados.” En la misma nota recordaba otros actos de violencia: “Desde los incidentes del Hospital Francés hasta el disparo del chofer de Moyano en San Vicente quien no terminó con la vida de nadie porque le falló la puntería.”

Pocas veces se ha visto una transformación tan drástica como la de Moyano, ese cambio está siendo acompañado por los medios concentrados que empiezan a ver en él al “dirigente sindical más inteligente de los últimos años”. El dirigente camionero debería tomar debida nota de quienes son sus nuevos amigos.  

 

Desprecio por los sectores populares

Las argumentaciones de Majul son débiles ideológicamente y escasas de originalidad, en general son copiadas de otros periodistas de los medios dominantes o de algún político de la oposición, causan risa si no fuera por el profundo menosprecio por la opinión de los demás.

Majul no se limitó a insultar a Kirchner y su esposa, fue más allá al mostrar su desprecio hacia todos aquellos que apoyan el proyecto del gobierno, en general La Nación en tanto representante de la oligarquía siempre se ha caracterizado por mirar a los sectores populares como seres  inferiores incapaces de pensar por sí mismos.

Las clases acomodadas y los sectores de clase media que se sienten identificados con los valores de aquella, han tratado de monopolizar la racionalidad y de mostrar que los sectores populares no piensan, en general este mecanismo oculta que la preocupación real de la oligarquía es la pérdida de privilegios y sus argumentos han servido históricamente para justificar golpes de Estado. El paro de la oligarquía terrateniente en el 2008 fue un claro intento desestabilizador que buscaba reemplazar a la presidenta por un político dócil a los reclamos de los grupos económicos concentrados.

Dice el 1/9/2010 en La Nación: “Dentro del kirchnerismo, igual que en las sectas, la palabra del líder se asume como dogma de fe, y no se permite discrepar a los adeptos. Cualquiera que lo haga, será expulsado de la organización y perseguido sin piedad.”

Habría que recordarle a Majul que durante el conflicto del campo muchos fueron los que  abandonaron el barco kirchnerista por propia voluntad porque creyeron ver que el sol calentaba para el lado de los poderosos intereses sojeros, ¿a alguien se le ocurre pensar que tal situación podría ocurrir en una secta?.

Continuaba: “Las sectas destructivas, además, tienen una visión maniqueísta del mundo. Dividen a la civilización entre buenos y malos, réprobos y elegidos. Es decir: o estás con el gobierno o sos un empleado de Héctor Magnetto o el Grupo Clarín. O descalificás cada cinco minutos a Mauricio Macri, Eduardo Duhalde, Francisco De Narváez o Elisa Carrió o sos funcional a la derecha. O considerás a Cristina Fernández la reencarnación de Eva Duarte de Perón o sos funcional a quienes practican la discriminación de género.”

En el caso de Majul es empleado de De Narvaez y de los Mitre que son socios comerciales de Macri y Magnetto, así que no hay nada de maniqueo en esto, es simple objetividad. Lo que  parece querer esconder es que estamos en una democracia en que a los gobernantes son elegidos por el pueblo en tanto que a las corporaciones para las que trabaja Majul nadie las elige, por eso resulta gracioso y ridículo que llame secta a un movimiento multitudinario.
 
Según la lógica elitista de los medios hegemónicos, el 54 % de los argentinos que votamos por Cristina estaríamos sometidos a un lavado de cerebro que nos impide pensar libremente: “"Lavado de cerebro" es otro concepto que se asimila a las sectas religiosas y que, en determinados casos, podría aplicarse a artistas que jamás manejaron el lenguaje político y ahora hablan de "grupos hegemónicos" y "poderes en las sombras" al mencionar a personas con quienes, hasta el año pasado, compartieron trabajo y vida personal, como si nunca hubieran pertenecido a sus afectos.”

“¿Lo hacen por convicción o por interés? Es otra de las preguntas que todavía no tiene una respuesta única. A veces la convicción lo domina todo. Otras, el interés desplaza a los sentimientos morales. Y, en algunos casos, para usar el lenguaje de algunos kirchneristas, la legítima defensa de los ideales resulta funcional a los negocios personales.” Si esta pregunta no tiene una respuesta única si la tiene la pregunta ¿Por qué lo hace Majul?  
                          

Lo peor en el caso de Majul es que sabe perfectamente para quién trabaja, así lo confiesa: “La conducta de la mayoría de los grandes medios, incluidos, por supuesto, Clarín y La Nación durante la dictadura, fue acomodaticia y funcional a sus vínculos con el Gobierno, salvo notables excepciones, como Robert Cox, director del Buenos Aires Herald, y los más de cien periodistas desaparecidos que no tuvieron oportunidad de discutirlo. Pero una cosa es analizar aquella conducta colectiva reprochable, y otra cosa es acusar a dueños de medios como Héctor Magnetto de haber participado activamente de la tortura y la represión.”

Por cierto que decir que la actitud de estos diarios fue acomodaticia es sin duda encubrir su actuación, que fue llamada con razón prensa canalla, además de ocultar que hicieron suculentos negocios con los dictadores al punto que le cedieron Papel Prensa lo que les permitió adquirir una posición dominante que antes no tenían. Sin estos medios sosteniéndola la dictadura no hubiese asolado el país por 7 siniestros años.

El 30 de agosto de 2010 señalaba: “También es cierto que todavía hay mucha gente que, de buena fe, sigue viendo a Kirchner como una especie de revolucionario capaz de "doblarle el brazo a las corporaciones". Ese núcleo duro de apoyo no le alcanza para ganar las elecciones del año que viene. Sin embargo, desde la lógica política y psicológica de "El Loco", representa el combustible para poner en marcha cada nueva operación política, como la de Papel Prensa.”

En tanto el 1° de agosto de 2011 desde el Cronista afirmaba: “Si se presta atención a las pocas encuestas serias que existen, la presidenta todavía gana, entre otras cosas, porque más del 50 por ciento del padrón que no la votaría nunca está disperso. Porque a su “vieja propuesta” aún no se le opone una “nueva alternativa” capaz de disputarle el liderazgo. Su propuesta es “vieja” porque la forma de hacer política y ejercer el poder tanto del ex presidente Néstor Kirchner, a quien solo menciona con el pronombre Él, como de Ella, ya cansaron a una importante cantidad de argentinos. Es prepotente, autoritaria, no tolera el diálogo, ni las críticas ni las diferencias. A dos semanas de las elecciones primarias y obligatorias del 14 de agosto, el oficialismo podrá reivindicar su probable triunfo, gracias al crecimiento ininterrumpido de la economía. Debido a que cerca del 40 por ciento de los votantes podrían elegir lo “malo conocido” que lo “bueno por conocer”.”

Este último escrito lo produjo apenas unos días antes de llevarse una terrible sorpresa con el triunfo contundente de Cristina, sin embargo, el artilugio propagandístico de llamar prepotente y autoritaria a la presidenta que alcanzó un apoyo abrumador no sólo es una mentira evidente, sino que además es una demostración palpable del desprecio hacia los sectores populares que apoyan el proyecto y que en palabras de los representantes de la oligarquía no serían lo suficientemente inteligentes para ver este autoritarismo o bien tienen determinados intereses económicos que los lleva a ignorar adrede “los peligros” que Majul denuncia.

El 11 de octubre de 2011 decía en El Cronista “Carrió no tiene votos, pero tiene razón” donde decía: “Elisa Carrió ya casi no tiene votos y su futuro político está en serias dudas. Es una de las grandes derrotadas de las elecciones primarias del pasado 14 de agosto y es probable que le vaya todavía peor en las presidenciales del próximo 23 de octubre. Sin embargo, su experiencia como parlamentaria y convencional constituyente y el conocimiento profundo de sus colegas en el Congreso la convierten en una analista política excepcional, aunque para construir mayorías su fracaso haya sido rotundo.”Elogiar a la candidata que salió última en las elecciones mientras ataca a las que más votos obtuvieron sin duda es una actitud furiosamente antidemocrática y que muestra de manera palmaria que Majul también fue un derrotado en las elecciones del 2011.

El 13 de octubre para La Nación volvía a referirse a su admirada: “La única que le está poniendo un poco de pimienta al asunto es la gran derrotada, Elisa Carrió. Ella no tiene votos, hizo implosionar a la fuerza política que lidera y su futuro como dirigente es incierto.” “Sin embargo, explicó con sencillez algo que cualquier analista atento puede confirmar si observa el escenario con detenimiento: si la Presidenta resultara plebiscitada con un voto cercano al 55 por ciento, tendrá muchas posibilidades de instalar la discusión sobre su reelección. E incluso conseguirla. Y lo podría lograr gracias, entre otras cosas, a la práctica del deporte más popular después del fútbol: el panquequismo nacional.”

Votar por la presidente es cosa de panqueques, lo dice este vocero que luego acusa al gobierno y sus seguidores de maniqueos, pero sorprendentemente nunca se le ocurrió utilizar ese término para políticos que desertaron de la causa kirchnerista como Cobos, Solá, Alberto Fernandez, etc. En la doble moral oligárquica pasar de la oposición al oficialismo es “borocotizarse” hacerlo en sentido contrario los convierte en próceres.

Y en plan de despreciar seguía a pocos días de las Internas Abiertas: “¿Adónde nos terminará llevando, como país, esta suerte de pensamiento único, masificado y acrítico? Si continúan repartiendo millones y millones de pesos desde el Estado a los empresarios, sindicatos amigos, organizaciones no gubernamentales, medios y productoras de radio, televisión y cine que simpatizan con la causa y al mismo tiempo se discrimina y persigue a las pocas organizaciones e individuos que todavía mantienen intacto su espíritu crítico, ¿la Argentina seguirá siendo una República o se transformará en Kirchnerlandia o en Cristinalandia, con todo lo (malo y peligroso) que esto puede significar?”

Si cuando dice que hay pocos individuos que mantienen el espíritu crítico intacto se refiere a él mismo, evidentemente comete un error monumental pues aún no lo hemos escuchado ni una sola vez criticar a Macri ni a De Narvaez, obviamente cuando Majul habla de crítica se refiere a sus improperios contra el kirchnerismo, que como ya dijimos es su negocio.

El lenguaje tiene importancia en el momento de determinar los intereses que cada uno defiende, llamar “reparto” a la publicidad oficial y mendigar que el Estado se la otorgue a su programa es sin duda propio de un caradura que no repara en nada en el momento de hacer negocios y denominar pensamiento “masificado y acrítico” al proyecto que se propuso que la democracia llegara a todos los rincones del país y no sólo a los lectores de La Nación, configuran el diccionario de los privilegiados que se oponen al cambio que avanza en América Latina.

El 17 de octubre de 2011 escribía: “En noviembre del mismo año, inmediatamente después de la desaparición física de su compañero, la intención de voto a presidente de Ella se disparó hasta el 32 por ciento. A partir de ese momento no bajó más. Al contrario. El voto "emoción" se sumó a la parálisis y fragmentación de la oposición y entonces Cristina se transformó en una viuda blindada, indestructible e inalcanzable.” “Su muerte, políticamente perfecta, como la definió el encuestador Julio Aurelio en uno de sus escritos, provocó varios efectos a la vez. Se llevó casi todo "lo peor del modelo": los escándalos de corrupción, la lucha cuerpo a cuerpo contra el Grupo Clarín, la imagen de un hombre autoritarioy ambicioso que usaba a su mujer para acumular más poder, y las sospechas sobre su enriquecimiento ilícito que nunca se terminaron de despejar.”

Un año después de su muerte, Majul seguía insultando y calumniando a Kirchner, además de mostrar su concepción sobre la mujer argentina al suponer que Cristina podía ser usada y no que realizaba lo que sus convicciones le dictaban,  sólo los soberbios voceros de las clases dominantes pueden actuar con este desparpajo que los lleva a insultar alegremente para luego decir que son agredidos porque alguien responde a sus desquiciadas palabras.

El 9/2/2012 desde La Nación siguiendo con el argumento que implicaba considerar a la mayoría de los argentinos como estúpidos decía:”La más evidente es que Cristina Fernández pretende "malvinizar" la agenda de este año, para que la sociedad y los medios no discutan sobre el ajuste, los aumentos de tarifas de los servicios públicos y los incrementos del boleto del colectivo y el tren en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.” “Casi todos los dirigentes opositores presentes concurrieron a la cita sin saber a qué iban y se llevaron, como toda recompensa, un "muchas gracias" fuera de micrófono de la Presidenta antes de abandonar el lugar. En términos de imagen, como mínimo, fueron ninguneados. Como máximo, "trabajaron" de aplaudidores.”

Majul acusa constantemente al gobierno de negarse a escuchar otras voces, sin embargo cuando existen acuerdos entre oficialismo y oposición como en el caso del reclamo soberano por Malvinas, denosta a la oposición y les reclama que no sean aplaudidores, en verdad a esta altura no puede sorprender que en su ciega lucha contra el proyecto nacional Clarín y La Nación hayan asumido la visión inglesa ante el reclamo argentino por Malvinas. También esto muestra un cambio de la oposición que antes de las elecciones del 2011 permitía que los medios concentrados le fijen su agenda, ahora comenzaron a actuar con mayor independencia considerando el interés nacional en vez de los intereses comerciales de esos dos grupos económicos, en esta consideración no ingresa que PRO que es el partido de los grupos de poder.

 

Entre Macri y De Narvaez

En la actualidad  Majul trabaja para De Narváez en Radio La Red y en el Canal América, medios que son propiedad del grupo Vila-Manzano en asociación con el magnate y diputado Francisco De Narváez, además escribe en el diario El Cronista que también pertenece al político pelirrojo que llegó a ser dueño de esos medios incumpliendo la anterior ley de medios que prohibía tales entrecruzamientos entre política y medios. También Majul ha establecido una clara asociación con Mauricio Macri, que además es uno de los principales anunciantes del diario La Nación donde escribe Majul, quien responde incondicionalmente a esos dos políticos.

“Tres poderes” era un programa periodístico en America TV conducido por Reynaldo Sietecase, Maxililiano Montenegro y Luis Majul, luego Gerardo Rozín reemplazó a Majul. Los tres periodistas realizaron un reportaje sin concesiones el 9 de junio de 2009 a uno de los dueños del canal, el candidato a diputado Francisco De Narváez. Los periodistas preguntaron de todo incluyendo sobre la fortuna de 900  millones en posesión del candidato. Cuando Reynaldo Sietecase se encontraba realizando una exposición sobre lo ocurrido en el programa fue abruptamente cortado y se pasó al siguiente programa que no casualmente era “La cornisa” dirigida por Luis Majul, de esa manera mostraba el papel que sus patrones le habían asignado.

A raíz del reportaje a De Narvaez en noviembre del 2009 un mes antes de finalizar el contrato, el programa fue levantado, al igual que otro programa conducido por Sietecase que se llamaba Lado Salvaje, y la participación en la radio LT8 de Rosario que pertenece al mismo grupo, Luis Majul no dijo una sola palabra solidarizándose con sus ex compañeros.

En Youtube es posible encontrar el reportaje realizado a De Narvaez en Tres Poderes y varios realizados por el complaciente Majul y ahí puede verse con claridad la diferencia entre quienes son periodistas y Majul.

El 19 de julio de 2010 desde el Cronista ante la confirmación del procesamiento de Macri por las escuchas ilegales decía que “el único que le puede ganar con claridad en 2011, como aliado del Peronismo Federal, es Mauricio Macri”. Hoy queda claro lo disparatado de dicha afirmación, Macri no pudo presentarse a la presidencia como era su intención  por la escasa adhesión que despertaba  y debió conformarse con el premio consuelo de la reelección en la ciudad de Buenos Aires.

Macri está procesado pero si nos remitimos a los argumentos de nuestro escriba no habría hecho absolutamente nada, no habría espiado a nadie y sólo la arbitraria voluntad de Kirchner  determinó su procesamiento, así lo describía: “Por eso empezó a esmerilarlo con energía y dedicación hace más de un año. Ahora festeja puertas adentro la confirmación de su procesamiento como partícipe necesario de una asociación ilícita destinada a escuchar de manera ilegal a su cuñado Néstor Leonardo y el ex esposo de una víctima del atentado contra la AMIA, Sergio Burstein”.

No obstante intentaba imponer un espíritu triunfalista al decir “Macri, para el ex presidente, sigue siendo el adversario más temido”. Kirchner murió y Macri está próximo a ser llevado a juicio oral desmintiendo que fuera Kirchner el que impulsara su juzgamiento, debemos aclarar que la Cámara Federal y la Cámara de Casación, es decir dos instancias superiores, aprobaron lo actuado por el Juez, derribando contundentemente los argumentos majulianos.

El 21 de julio de 2010 desde La Nación insistía en la defensa de Macri en un articulo que tituló: “Macri cree que puede ser el próximo presidente” donde expresaba: “Su asesor, Jaime Durán Barba, sostiene que, gracias a esta causa, una buena parte del 70 por ciento de los argentinos que no quieren a Kirchner van a convertir a Mauricio en el gran referente anti k, por encima de Julio Cobos, Ricardo Alfonsín, Duhalde, Solá, Das Neves, Solanas y otros presidenciables.”.  El triunfo de Cristina con el 54% y la deserción de Macri convierten las afirmaciones de Majul en otra de sus cómicas conclusiones, en tanto el asesor Durán Barba también está siendo juzgado, acusado de realizar una campaña sucia contra los adversarios del PRO.

El 24  de noviembre de 2011 escribía: “La movida de tirarle por la cabeza a Mauricio Macri el subte responde a la misma lógica vertiginosa y atropelladora. La Presidenta le dio al jefe de gobierno de la ciudad un ultimátum. Se lo quiere entregar antes de fin de año, sea como sea y caiga quien caiga. El operativo, además de tener como objetivo sacarse de encima el millonario subsidio, apunta a cristalizar la imagen de una presidenta activa y decidida contra un jefe de gobierno dubitativo y quejoso. Macri, mientras tanto, deshoja otra vez la margarita. No quiere ser percibido como el líder político que llevó el viaje en subte de 1,10 a casi 4 pesos, de la noche a la mañana.”. Macri “apenas” incrementó el viaje en subte a $2,50 luego de firmar un convenio con la Nación para luego negarse, cual niño caprichoso, a recibir el subte. ¿Habrá pensado que es mucho trabajo hacerse cargo del subte?.

En tanto el 5 de marzo de 2012 nos ilustra sobre la estrategia de Macri “El jefe de gobierno de la Ciudad estuvo evitando el ataque o la crítica directa a Cristina Fernández para no perder la simpatía de quienes lo votaron a él al mismo tiempo que votaron a Ella. Pero ahora sus amigos le recomendaron que la empiece a enfrentar, porque hay un principio de “quiebre” por donde se le “puede entrar”.Además, Macri intuye que, más allá de “los votos” que puede llegar a perder cada vez que la Presidenta lo ataca de manera directa, hay importantes sectores de la sociedad que lo empezarían a elegir como el principal candidato presidencial de la oposición, aunque para 2015 falta una eternidad. Responder a las descalificaciones personales que Cristina Fernández le propinó en el Parlamento mientras las cámaras de Canal 7 “ponchaban” a Gabriela Michetti fue una decisión correcta. El no hacerlo, hubiera dejado a la jefa de Estado con “la última palabra” (palabras como “adolescente”, “caprichoso” o “frívolo”).”      

Majul fungiendo de asesor de Mauricio Macri le recomendaba continuar eludiendo sus responsabilidades, aún cuando debía reconocer algún desliz: “Sería torpe recibirla sin conocer sus deudas impositivas y de servicios, sus fallas estructurales y también el resultado de la hipoteca. También es obvio que la Nación se “la tiró por la cabeza” con el doble propósito de ahorrarse varios millones de pesos y de contemplar como la Ciudad subía la tarifa, en contraste con la “sintonía fina” que, dice el gobierno que pretende aplicar. Pero también es un error enorme, de parte del gobierno porteño, haber aumentado el pasaje sin hacerse cargo del subte de manera efectiva. Nadie le aumenta el alquiler a un inquilino si no está considerado el dueño de la propiedad.”

El 12 de marzo de 2012 desde El Cronista titulaba: “El plan de Cristina para “voltear” a Macri” donde anunciaba la caída en las encuestas de Cristina y el ascenso de Macri, pero como es su costumbre no da el nombre de ninguna consultora: “Ahora el jefe de gobierno de la Ciudad desconfía de todo. Y está convencido de que las 11 horas de corte en la autopista Illia protagonizada por unos pocos vecinos de la Villa 31 estuvieron impulsadas y digitadas por funcionarios de Cristina Fernández, para hacerlo responsable por el caos de la Ciudad. ‘Las encuestas que tenemos demuestran que mayoría de los porteños ya sabe que el gobierno nacional toma iniciativas para embromar a Mauricio. Ahora solo falta que se entere, de a poco, el resto del país’, calculó uno de los ministros a los que Macri más escucha. Lo que todavía no pudo explicar es cómo piensa neutralizar la percepción injusta pero generalizada de que el jefe de Gobierno de la Ciudad no se quiere hacer cargo de casi nada.”

Que alguien intente hacer trabajar a Macri es posible que sea considerado, tanto por él como por su asesor, como una agresión. En tanto sólo a Majul se le puede ocurrir la dislocada idea que Macri puede subir en las encuestas eludiendo responsabilidades.

El 15 de marzo de 2012 desde La Nación lanzaba: “Sabemos que la pretensión de tirarle por la cabeza el subte y los colectivos a Mauricio Macri responde a esa lógica. Y también a la de "desfinanciar" el presupuesto de la Ciudad y transformar al jefe de Gobierno en un rehén político y colocarlo en una situación parecida a la del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.” “ Macri y Scioli son los dirigentes nacionales que más crecieron desde el 22 de febrero pasado. Y Ella está empezando a bajar, aunque nada indica que esa caída sea constante e irreversible. Será, como siempre, la marcha de la economía la que termine afectando, de verdad, el humor de los argentinos. Es probable que la Presidenta sea consciente de lo que se viene. Y que esté empezando a acomodar el relato para adjudicar responsabilidades bien lejos de la Casa de Gobierno y la quinta de Olivos.”. Por momentos parecería que está preparando el salto del macrismo al sciolismo si como todos presumen el aparato del PRO se está quedando sin combustible.

El 7 de mayo de 2012 refiriéndose a Scioli decía: “Y si “salta” antes de tiempo es probable que los incondicionales de la Presidenta aceleren el funcionamiento de la máquina picadora de carne y lo coloquen en la misma situación incómoda que hoy vive Mauricio Macri, a quienes pretenden desfinanciar para anularlo como alternativa en 2015".

“El jefe de gobierno de la Ciudad se lamenta porque se siente impotente frente al aparato de comunicación oficial y paraoficial y “desacoplado” ante el “aparente bienestar económico” de una buena parte de la sociedad argentina y la seguridad de que este modelo llevará al país a un nuevo desastre. Una parte de su equipo lo entusiasma para que recorra el país y se muestre, desde ahora mismo, como la única alternativa. Otra le pide que no se apure, y que tenga mucho cuidado con transformarse en algo parecido a lo que representa Elisa Carrió, porque creen que sería la manera más rápida de perder el capital político que todavía mantiene intacto.  Hay algunos radicales y algunos peronistas no kirchneristas que analizan ahora mismo la posibilidad de sumarse al proyecto Scioli o al proyecto Macri, antes que la fuerza que representa al gobierno se termine de quedar con todo. En fin: toda la oposición, incluido Hugo Moyano, está confundida y a la espera que la inflación y las malas noticias terminen de construir lo que ellos no pueden hacer.”

Aquí Majul confiesa sus deseos que son los mismos de los medios hegemónicos y el de varios opositores, particularmente del PRO, sus expectativas están centradas en que al país le vaya mal, que lo sacuda alguna tragedia para que ellos puedan designar a los salvadores para aplicar las viejas recetas recesivas. El pueblo argentino debería tener bien en claro quienes trabajan fomentado las desgracias para las mayorías y los buenos negocios para las minorías.

Pero no sólo puede determinarse la vinculación entre Macri y Majul por lo que dice desde La Nación y el Cronista, también debe prestarse especial atención a lo que el escriba calla. Nunca criticó el descomunal aumento del viaje en Subte, ni mucho menos el aumento del ABl que llegó al 400 % para las viviendas y al 1000 % para bauleras, tampoco dijo nada sobre la pretensión de imponer al Fino Palacio que estaba investigado por el caso AMIA o la gestión del espía Ciro James, ni muchos menos sobre el calamitoso estado de hospitales y colegios en la Ciudad. Resulta más que  evidente la complicidad de Majul con la desastrosa gestión macrista.   

 

Defendiendo a los monopolios de prensa

Desde El Cronista el día 23 de agosto de 2010, Majul se ilusionaba y anunciaba un nuevo conflicto parecido al de 2008 porque el gobierno había denunciado las irregularidades de la empresa Fibertel y la manera ilegal en que La Nación y Clarín obtuvieron Papel Prensa durante la dictadura, según Majul habría movilizaciones populares para defender a Fibertel y a Papel Prensa. Cabe destacar que el grupo Clarín intentó organizar un acto en la Plaza de Mayo a la que concurrieron unas 50 personas.

“En lo que podría llegar a convertirse en su segundo error histórico debido a la obsesión por mantenerse en el poder, Néstor Kirchner volvió a equivocarse de enemigo, y confundió a los usuarios de Fibertel con el Grupo Clarín y a los lectores de Clarín y La Nación con los dueños de Papel Prensa.” “Igual que hace más de dos años, cuando el ex presidente presentó a los productores agropecuarios como latifundistas de la Patagonia, la batalla que Kirchner pretende librar contra lo que él muestra como el poder económico concentrado lo está poniendo, una vez más, enfrente de la clase media que no quiere romper ni alterar su vínculo con los medios de comunicación que forman parte de su vida cotidiana.”

De paso haciendo gala de una obsecuencia vergonzosa intentaba presentar a Magnetto como una especie de héroe popular: “Ahora, igual que antes, una buena parte de la opinión pública interpreta que Kirchner desea empujar a Héctor Magnetto a la cárcel, no por amor a la justicia sino porque se trata del obstáculo más importante para seguir gobernando la Argentina”. Los voceros de las corporaciones nuevamente mal informados esperaban esta medida, que el gobierno nunca adoptó porque le corresponde a la Justicia adoptar una decisión de ese tipo, sin embargo Majul necesitaba mostrar su “vocación de servicio”.

El 20 de septiembre de 2010 desde el Cronista decía: “Todo el mundo tiene claro que la última batalla de la cruenta guerra contra Clarín fue perdida por el kirchnerismo, ya que nadie, después de semejante embestida de la Presidenta, podría asegurar que los accionistas de Papel Prensa estuvieron cerca de haber cometido un delito de lesa humanidad.” Esta es una causa que aún sigue y donde hay muchas evidencias sobre la complicidad de los grupos que se beneficiaron con esa operación de la dictadura, que Majul salga a afirmar que la causa concluyó es una nueva irresponsabilidad de quién no muestra demasiada preocupación por informar sino por asumir las defensa de sus patrones y anunciantes.

Precisamente por eso es que Majul señala: “¿Para qué avanzar entonces esta semana con el pedido de detención de Héctor Magnetto y Bartolomé Mitre ante la justicia si los datos de la realidad no se compadecen con la tremenda movida?” Lo que habría que preguntarse es porque si no existían prueba alguna contra los dueños de estos dos grupos económicos por qué ellos y sus empleados estaban tan asustados, obviamente la detención nunca se produjo y es la Justicia la que lleva adelante la causa.

El 27 de septiembre de 2010 decía: “La acusación contra los accionistas de Papel Prensa de haber adquirido la empresa bajo una mesa de torturas no tiene casi ninguna posibilidad de ser considerada por la justicia. Al contrario. El testimonio de Julio Saguier en el que revela que Lidia Papaleo le confesó que el Gobierno le habría ofrecido primero 200 mil dólares y luego 2 millones de dólares a cambio de sostener la falsa acusación coloca a la administración kirchnerista en una situación totalmente incómoda” Falso,  Saguier es dueño de La Nación por lo que intenta hacer es desvirtuar los dichos de Lidia Papaleo que ya declaró en los juicios por el campo de concentración Puerto Vasco, en cambio cuando Magnetto debió concurrir por la denuncia contra Lidia Papaleo por calumnias, el dueño de Clarín no se presentó.

El 14 de julio de 2011 afirmaba: “En las próximas horas, si se confirma que Felipe y Marcela Noble Herrera no son hijos de desaparecidos, los voceros del Gobierno tendrán que preparar un buen discurso para que millones de argentinos no piensen que desde lo más alto del poder se estuvo usando el dolor de las víctimas de la dictadura y el prestigio que otorga la defensa de los derechos humanitarios sólo con fines políticos. No para buscar y encontrar la verdad, sino para perjudicar al Grupo Clarín“ y al día siguiente en el Cronista: “Hace tiempo que Felipe y Marcela Noble Herrera debieron prestarse, en forma voluntaria, para que se obtuvieran sus muestras de sangre y así confirmar su verdadera identidad. Sin embargo ahora es legítimo formular las siguientes preguntas. ¿Dónde estaban las pruebas de la apropiación? ¿Por qué eligieron impulsar y amplificar una mentira? ¿Pueden los funcionarios públicos usar sus atribuciones para montar semejante obra?”.

Alguna de las cosas que calla Majul es que ambas adopciones fueron notoriamente irregulares, que incluyó falsos testigos,  a esto se suma lo que sí señala el vocero de las corporaciones que es la firme negativa de la Sra. de Noble a permitir el análisis ante el pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo, lo único que se puede afirmar hasta el momento que es que no coincide con ninguna de las familias cuyos datos se encuentra en el Banco Genético. Al contrario de lo que señala Majul, la negativa de Clarín fue una actitud cruel para los familiares de desaparecidos y que no deja de lado las múltiples sospechas. 

El 1° de septiembre de 2011 se sumaba a la campaña de sus patrones para tratar de poner sombras sobre el gran triunfo de Cristina: “En fin: un acto de ostensible abuso político. Eso es lo que hizo el martes el ministro del Interior, Florencio Randazzo, con la bendición expresa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al divulgar las cifras definitivas del escrutinio de las elecciones primarias del pasado 14 de agosto y acusar a Clarín y La Nación de atentar contra la democracia sólo por informar irregularidades en el proceso electoral.”

Además intentaba iniciar el proceso de demonización de La Cámpora: “El otro problema grave, por cierto, es que la "carrera política" dentro del Frente para la Victoria y La Cámpora se alimenta sobre la base del ataque espurio contra Clarín, La Nacion y los medios y los periodistas que no son adictos. Es decir: los militantes ya no tienen que mostrar capacidad de trabajo ni formación política para conseguir un buen lugar en la lista de diputados o en una secretaría de Estado. Les basta con  insultar a un periodista que hace su trabajo o incluir en su discurso los maniqueos y falsos conceptos de "monopolio", "medios hegemónicos" o "corporación mediática"”.

Según Majul hablar de monopolios es un ataque, pero acusar infundadamente  de autoritario a un gobierno votado por la inmensa mayoría no lo es. Y ya que hablamos de ataques es la oportunidad de decir que Majul ha desplegado un abanico de insultos contra periodistas que apoyan el proyecto nacional y popular evidenciando una intemperancia que lo muestra de cuerpo entero.

El 19 de septiembre de 2011 decía sin sonrojarse: “El crecimiento de la maquinaria de poder absoluto k pone en duda la teoría de que el Grupo Clarín fue, e intenta seguir siendo, el grandote más malo del barrio. Porque ahora mismo la cantidad de dinero que le destina el gobierno, de manera caprichosa y casi delictiva, en publicidad oficial y otros negocios a la enorme corporación mediática oficial, es varias veces superior a la que reciben los medios críticos o no alineados“. Majul continúa mendigando aportes para sus programas, no le bastan con lo que aportan Macri y De Narvaez que de por sí son dos poderosos empresarios.     

En la defensa de los negocios de Clarín decía el 20 de octubre de 2011: “El matrimonio por conveniencia entre Grondona y la Presidenta es un caso paradigmático. Se abrazaron al dirigente de fútbol para perjudicar a Clarín y darle uso propagandístico al Fútbol para Todos. Pero tarde o temprano al Gobierno tendrá que rendir cuentas sobre los más de 1300 millones de pesos que ya se destinaron para esa iniciativa. Tendrá que explicar por qué, para financiarlo, usó dinero público destinado a la protección de bosques. Deberá informar de qué manera distribuye tanto dinero, que va del bolsillo de los contribuyentes a la caja de Grondona sin pasar por una auditoría o el más mínimo control. Hay que preguntárselo otra vez, aunque resulte aburrido o inoportuno. ¿Todos, en este gobierno, suponen que el dinero del Estado se puede usar de manera arbitraria, discrecional, como si fueran fondos propios y personalísimos?”. Clarín perdió un fabuloso negocio y Majul se quejaba, añoraba esos tiempos en que los canales mostraban las tribunas y sólo aquellos con posibilidades de pagar podían ver algún partido por televisión. Sin duda la oligarquía se irrita cada vez que pierde un privilegio.  

Desde El Cronista el 19 de diciembre de 2011 afirmaba: “El segundo ejemplo es la inminente aprobación de la ley que solo fue diseñada para atacar una sola empresa, Papel Prensa, y que tiene como finalidad evidente controlar la producción de papel de diario para castigar a Clarín y La Nación, y a través de ellos a todo el periodismo crítico. El artículo 32 de la Constitución dice con claridad que el Parlamento no puede dictar leyes que restrinjan la libertad de imprenta. ¿Cómo puede ser que cientos de diputados nacionales y senadores ignoren la Constitución Nacional, bajo la excusa de que Papel Prensa condiciona el mercado? Para regular el sistema, no es necesario aprobar una ley con nombre propio, sino garantizar el acceso al papel en las mejores condiciones para todos. Cualquiera que conozca la industria sabe que la existencia de esta ley solo permitirá que Guillermo Moreno reparta las cuotas igual que el gobierno hace con la publicidad oficial.” “Todo el mundo sabe que en algún momento Papel Prensa abusó de su posición dominante para debilitar a sus competidores. Pero esto no significa que cualquier administración, para corregir esos errores del pasado, deba ponerla al borde de la expropiación. Aceptarlo y promoverlo es ignorar que, mañana o pasado, irán por “otro enemigo”, con los mismos argumentos falaces que emplean ahora“

El mismo Majul debió reconocer que Papel Prensa abusó de su posición dominante, sin embargo considerar eso como algo del pasado permite esconder que Clarín logró su lugar actual desplazando a otros diarios como ocurrió con el diario Crónica que vendía mucho más que Clarín y que mediante el pacto con los dictadores logró desplazar vendiéndole el papel mucho más caro u obligándolo a importarlo. También oculta que todos los argentinos estuvimos subvencionando el papel para Clarín y La Nación porque el Estado tiene una participación en la empresa que le vendía a esos diarios el papel a precio de costo, era una empresa a la que no le interesaba ganar dinero sino aportar para que fueran los diarios los que hicieran el negocio. Y por supuesto que hace silencio sobre la forma en que consiguieron esta empresa mediante tortura a los anteriores dueños. Para Majul todo esto es apenas un “pecadito” que debe quedar en el pasado. 

Llegando a la Navidad de 2011, 22 de diciembre desde La Nación, Majul le endulzaba los oídos a sus patrones: “A punto de brindar por la Nochebuena, el año que se va y el año que llega, no hay demasiados argentinos dispuestos a escuchar, por ejemplo, la engorrosa idea de que la ley de regulación de Papel Prensa es, en el fondo, un instrumento del Gobierno para condicionar a los medios y periodistas críticos y profundizar el discurso único. O, para decirlo de otra manera: una ofensiva para atacar la libertad de expresión y limitar el pensamiento libre. Por eso mismo, la administración se apura y quiere transformarla en ley casi sin debate, entre las burbujas de los brindis y la arena de la playa de este verano anticipado.” “Cuando Él y Ella eligieron a Héctor Magnetto como el "líder de la oposición" les "bajaron el precio" de manera automática, y de una sola vez, a todos los periodistas y los políticos que quedaron "del otro lado".Así se ahorraron el trabajo de pulverizar a uno por uno y dejaron que el "imaginario colectivo" los uniera, mientras construían el relato de presentarse como el mejor gobierno de toda la historia de la Argentina.”

Sin duda armar esta ensalada y confundir todo forma parte del método majuliano, comparar a un empresario como Magnetto con periodistas, es aún más ridículo que comparar a un periodista con Majul. Es posible que sus patrones no le pidan tanto, pero sin duda no tiene límites y está dispuesto a cualquier cosa para mostrarse servicial, de ninguna manera nos alegramos que haya argentinos dispuestos a actuar de esta forma, pero superada la vergüenza ajena lo menos que podemos realizar es mostrar sus actitudes para que otros con su misma tendencia pongan en sus acciones un poco más de recato.

 

Sirviendo a las corporaciones

Majul ha adoptado la costumbre de asumir una defensa incondicional de las corporaciones, no sólo de aquellas cuyo negocio está vinculado con el periodismo, veamos esto: “Sin embargo, Néstor Kirchner convenció a la militancia de que esta política de desendeudamiento es revolucionaria, porque "nos libera" de la vigilancia del Fondo. Y ésta también es una verdad a medias: porque el Fondo sigue monitoreando a la Argentina, aunque sus directores ya no nos visiten tan seguido. Y porque la "ruptura mediática" con los organismos financieros es una de las causas de la falta de inversión directa que padece nuestro país”.

Sin lugar a dudas una de las grandes decisiones de Néstor Kirchner fue pagar la deuda con el FMI terminando con décadas de dependencia, este organismo internacional fue uno de los principales responsables de llevar al país a un desastre mayúsculo, fue una decisión soberana y relacionada con nuestra dignidad nacional negarla sólo es posible para quienes defienden intereses  que nada tienen que ver con el bienestar de los argentinos.

El 22 de septiembre decía desde La Nación: “La idea de que este Gobierno llegó para luchar contra los poderosos y los medios concentrados es insostenible.” Una nueva contradicción, luego de exaltarse cotidianamente porque según él desde el gobierno se “ataca” al pobre Magnetto  y a los dueños de La Nación ahora nos sorprende diciendo que de ninguna manera puede considerarse que esté enfrentando contra los medios concentrados.      

El 1° de diciembre de 2011 mostraba su furia contra medidas trascendentales que intentaban poner fin a décadas de saqueo de nuestros recursos naturales, tal el caso de la Ley de Tierras: “El llamado a sesiones extraordinarias para discutir la ley de tierras, una nueva ley penal tributaria y el proyecto anti Papel Prensa a la distribución y comercialización de papel de diario tendrán a la clase política muy entretenida mientras Ella sienta las bases de una nueva batalla: la de su propia sucesión. La creciente influencia de su hijo, Máximo Kirchner, en la designación de los ministros y las más importantes medidas de gobierno sugieren que su madre lo está preparando para los tiempos que vienen.” La superficialidad con encara sus análisis lo llevan a desconocer medidas fundamentales para zambullirse en chismes que nada ayudan a la comprensión de la realidad, comprensión de la que Majul parece estar muy alejado.  

El 22 de diciembre de 2011 desde el diario de la oligarquía decía: “Analicemos, por ejemplo, el nuevo estatuto del peón rural. Está lleno de buenas intenciones. La prohibición del trabajo infantil y el establecimiento de remuneraciones mínimas que no podrán ser inferiores al salario mínimo vital y móvil son sólo dos de ellas. Pero también viene con una pequeña "trampita": le quita a Venegas el control del Renatre -un fondo de 800 millones de pesos anuales- y lo pone en manos del Ministerio de Trabajo.” Que el Momo Venegas tenga el apoyo de la Sociedad Rural y de los escribas de La Nación es una prueba indudable de su desinterés por los trabajadores rurales. 

En el Cronista el 26 de diciembre de 2011 realizaba una confesión: “En la Argentina, "posición dominante" fue sinónimo de "Grupo Clarín" durante mucho tiempo. Lo usaron Julio Ramos, Héctor Ricardo García, Jorge Fontevecchia y Jorge Lanata, entre otros, para explicar cómo Clarín se valió de Papel Prensa con la intención de obtener papel de diario más barato y así asfixiar a la competencia. En su momento, el editor de Perfil explicó que el abuso de esa posición hizo que se discontinuara el diario que creó en el año 1998. También expresó que la posición dominante de Clarín se extendía al área departamento comercial, porque los gerentes del grupo amenazaban a los anunciantes con no publicar los avisos si también publicitaban en Perfil.” 

“Ahora, tanto Fontevecchia como Lanata explican que ya no es necesaria una ley contra Papel Prensa como la que acaba de aprobar el Parlamento oficialista porque cualquier diario puede comprar papel importado más barato de lo que lo vende la empresa de Clarín, La Nación y el Estado. Sin embargo Horacio Verbistky, un periodista que acompaña la mayoría de las decisiones de este gobierno, explicó que se trata de un fenómeno volátil, igual que el precio de la soja, y que por lo tanto hay que apoyar con entusiasmo la ley que pidió la Presidenta. Verbitsky descuenta que el Estado debe asumir con fuerza su papel regulador, y parece no tener en cuenta los antecedentes de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, quienes utilizaron y siguen utilizando su posición dominante y monopólica en la distribución de la publicidad oficial para ahogar a los medios y periodistas críticos y favorecer a los sumisos y alineados, como el matutino donde él es columnista. Este es, precisamente, el argumento central de Fontevecchia, Lanata, Clarín y La Nación. Para que se entienda bien: ni los periodistas ni los diarios dudan de que se trata de una jugada de Cristina Fernández para acallar las voces críticas.”

Leyendo hoy en día estas líneas adquieren más sentido luego que  Lanata pegó el salto para ingresar a formar parte de las huestes de Magnetto lo cual explica su virulento cambio, por su parte Fontevecchia mantiene con Clarín  una relación que una periodista definió como síndrome de Estocolmo, porque el dueño de Perfil ha denunciado acciones del grupo monopólico para quitarlo del mercado, sin embargo cada vez que Clarín necesita de una comparsa, en una actitud que podría definirse de masoquista  Fontevecchia concurre   a darle su apoyo para que continúe con sus práctica monopólicas. La insistencia de Majul en la defensa de Clarín parecería buscar continuar el sendero emprendido por Lanata. 

El 26 de marzo de 2012 decía “Es evidente que, en este caso, el recurso de echarle la culpa a Clarín y a los “esbirros” de Magnetto no está dando el resultado que se esperaba. ¿Saldrá la Presidenta a sostener a su vice en público, basada en la confianza de que su enorme imagen positiva serviría para dejarlo libre de culpa en cargo frente a la sociedad? ¿Se quedará callada, como hasta ahora, y esperará cruzada de brazos que el Boudougate siga desgastando al gobierno y a Ella misma? ¿O elegirá el mejor momento para soltarle la mano y afianzar su imagen de que Ella puede soportar cualquier cosa, menos la corrupción dentro de su gabinete? Todavía tiene algo de tiempo antes de tomar una decisión de fondo. Lo que no debería hacer es simular que no está pasando nada.”  “O presionar a los accionistas de YPF, de la noche a la mañana, para que no retiren sus dividendos después de que Néstor Kirchner acordara con los socios españoles y la familia Eskenazi que se usarían para pagar la parte de la empresa que compraron los argentinos con la bendición del ex presidente. O imponer restricciones estrambóticas para usar dólares durante los viajes las exterior.”

Cualquier colectivo lo deja bien incluso está dispuesto a defender a la impresentable empresa multinacional Repsol vaciadora de YPF, sin duda alguna la expropiación del 51 % de YPF fue una de las decisiones trascendentes y soberanas más importantes adoptadas por el país en los últimos 50 años, Majul pretende no darse cuenta, en realidad se da cuenta de su importancia y por eso se queja.

Una vez adoptada la medida Majul mostraba un enojo aún mayor,  el 23 de abril de 2012 desde  El Cronista disparaba: “La comparación de la expropiación de YPF con el intento de recuperación de Malvinas por parte de la dictadura militar no es caprichoso. Está claro que este es un gobierno democrático, surgido de elecciones libres y con un indiscutible apoyo popular. También es obvio que la idea de reconquistar lo que en verdad nos pertenece parece indiscutible. Pero las consecuencias de hacerlo de un modo inadecuado nos puede generar un perjuicio que tardaríamos años en pagar. La aventura de las islas la pagamos con vidas de inocentes. ¿Cuánto nos terminará costando esta estruendosa movida? No se trata de cuidar las espaldas de Repsol ni justificar la incorporación de Petersen que impulsó, convalidó y bendijo Néstor Kirchner. Se trata de pensar con la cabeza y no dejarnos llevar por el cristinismo emocional.”

El 26 de abril de 2012 en La Nación embestía contra la oposición : “La "epopeya de YPF" ya consiguió distraer la atención sobre el Boudougate , la tragedia de Once, la desaceleración económica y el desbarajuste que hizo Guillermo Moreno con las trabas a la importación de libros y otras decisiones extravagantes. Sólo se mantiene como trend topic de la agenda nacional el sainete del precio y la falta de yerba mate en las góndolas de los supermercados, un detalle de color comparado con la gesta petrolera que Cristina Fernández acaba de protagonizar. Pero eso no es todo. Porque la movida de YPF desnuda además el contraste real que hay entre el efectivo y brutal ejercicio del poder del Gobierno y los complejos, culpas y dudas de los dirigentes de la Unión Cívica Radical (UCR), el peronismo no kirchnerista y el Frente Amplio Progresista (FAP), quienes no se atreven a rechazar de plano la iniciativa porque temen que les cuelguen el cartelito de derechosos privatistas. Son tan ambiguos y dubitativos que muchas veces, en vez de ponerse al frente de los argentinos a quienes pretenden representar, se esconden detrás de los clichés ideológicos para no pasar vergüenza.”

Además de presentar una realidad virtual para lectores de La Nación el escriba desnuda sus ocultas intenciones, mientras ha dedicado páginas a denostar al oficialismo porque no dialoga con la oposición pero cuando hay acuerdo sobre  un suceso muy importante como la nacionalización de YPF, Majul se crispa y embiste contra ellos mostrando su escasa sinceridad y su intencionalidad y la de sus patrones que sólo buscan embestir contra el gobierno sin importar las razones. 

Sigue el enojado Majul:“¿Quiénes, con un mínimo de sentido común, se atreverían a criticar a Hermes Binner, Fernando "Pino" Solanas, Luis Juez, Ricardo Alfonsín, Ernesto Sanz y Gerardo Morales si dijeran, por ejemplo, "estamos de acuerdo con que el Estado tenga la mayoría de YPF, pero no estamos de acuerdo con esta expropiación y por eso votamos en contra"?Seguramente perderían igual la votación en el Senado y en Diputados, pero dejarían bien en claro que no les da lo mismo cualquier procedimiento oportunista para recuperar la petrolera de bandera nacional. En este sentido, Mauricio Macri fue un poco más inteligente que el resto de la oposición: intentó representar a una masa inestable de entre el 45 y el 50% de porteños que se opusieron a la decisión, y el eventual fracaso del Gobierno colocará a Pro como una alternativa válida para quienes decidan no votar a ningún candidato del oficialismo.” Les pide a la oposición que sean incoherentes que estén de acuerdo pero que voten en contra, con qué cara los radicales podrían votar en contra cuando históricamente estuvieron a favor de una petrolera estatal.

El 3 de mayo de 2012 en La Nación : “Hoy es la expropiación de YPF. Ayer fue la estatización de las administradoras de fondos de pensión (AFJP). Y mañana podría ser el quite de las concesiones de la minería a cielo abierto, la nacionalización de los casinos y máquinas tragamonedas o la recuperación de enormes extensiones de tierras que hoy poseen dueños extranjeros. No es una locura suponerlo. Nada debe ser descartado si se lo piensa desde la lógica pura y dura del vamos por todo, este método compulsivo y estridente de gobernar que consiste en apropiarse de negocios privados que aportan caja, pero, en especial, que devuelven intención de voto, imagen positiva y posibilidades de ser reelegida a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.” “Pero volvamos por un instante a la expropiación de YPF. Si se la estudia con frialdad y la mínima memoria histórica, no tardaremos en darnos cuenta de que estamos ante una estrategia muy parecida a la del menemismo de los años 90, pero de -aparente- signo ideológico contrario.” Precisamente si son de signo contrario las medidas adoptadas por el menemismo y el kircherismo es porque ambos se encuentran en las antípodas, muchas veces,  Majul escribe sin percatarse de sus evidentes contradicciones.  

Con mala intención intenta comparar lo incomparable, por ejemplo al buscar similitudes entre la dictadura y la democracia: “Así como la euforia por la precaria recuperación de las Malvinas hizo olvidar las atrocidades de la dictadura militar, el triunfalismo de la expropiación por YPF y el éxito del relato oficial encubren la prepotencia del actual gobierno democrático ante los confundidos dirigentes de la oposición y la prensa crítica. Los que manejan ahora el Gobierno son una mayoría circunstancial, pero actúan como si fueran eternos. O inmortales. En eso también se parecen al menemismo. Y hasta reaccionan igual. Todavía recuerdo cuál fue la primera descalificación que recibimos los periodistas que entonces denunciamos hechos de corrupción. Era la misma acusación que se blandía contra Carlos "Chacho" Alvarez, una de las caras visibles del Grupo de los Ocho. Como no podían desmentir los hechos, nos decían "gorilas". Después, el tiempo puso las cosas en su lugar.”

Comparar la guerra de Malvinas con la nacionalización de YPF no hace sino evidenciar lo poco que a Majul le interesan tanto Malvinas como YPF, en realidad aplicando el método de cacatúa repetidora lo que está expresando no es sino lo poco que a las clases privilegiadas le interesa todo lo que tenga que ver con la soberanía nacional y con la democracia ya que no sólo se trata de una “mayoría circunstancial” sino que la mayoría del pueblo ha decidido el rumbo que quiere seguir, de eso se trata la democracia, a la que todos incluido Majul deberían respetar.

El 10 de mayo de 2012 titulaba “Uso y abuso de Malvinas e YPF” donde decía: “Además del fuerte impacto que causó en el país y en el mundo el audaz spot del jugador del seleccionado nacional de hockey entrenando en "suelo argentino" para competir en los Juegos Olímpicos de Inglaterra, hay otra mirada sobre el asunto que no se debería pasar por alto. Se trata de una perspectiva más profunda y grave que la pasajera anécdota del video. Es la sospecha de que la herramienta publicitaria está siendo utilizada con la intención de "malvinizar" la agenda local y obtener un rédito político rápido que dure por lo menos hasta las legislativas del año que viene. Es, también, el temor de que "la marca" Malvinas esté siendo manipulada, igual que la de YPF, como un recurso emocional, capaz de poner a la mayoría de los argentinos de un solo lado. Del mismo lado del Gobierno, y enfrente del "pirata inglés", del "vaciador español" o de cualquier otro enemigo.”

Todo lo que el gobierno hace bien es manipulación a los enceguecidos ojos de Majul, si se defiende los derechos humanos es manipulación, si se reivindica Malvinas es manipulación y también lo es la defensa del petróleo, es evidente que anhela aquellos años en que todo se entregaba y nada se defendía, por cierto que alguien que piensa así debe concluir garabateando sus ideas en el diario La Nación.

“Porque el spot grabado en las islas demuestra, como sostiene Ella, que en la Argentina se hace muy buena publicidad. Igual que la irrupción de la embajadora Alicia Castro en la conferencia que ofrecía el canciller de Gran Bretaña  evidencia que los recursos de nuestra diplomacia no son los más tradicionales del mundo. Pero además refleja algo más preocupante: que esta administración gobierna sobre la base de golpes de efecto, de jugaditas para la tribuna que no producen ningún cambio real y sí demasiado ruido; pensando en la encuesta de mañana y no en el país que deberíamos dejarles a nuestros hijos.”

Cipayo es el término que se utilizaba en la India para definir a aquellos que en épocas coloniales servían  a los ingleses, por estas tierras Jauretche utilizó la palabra con idéntico sentido, en la década del 90 casi todos los políticos actuaron al servicio del extranjero especialmente de Organismo Internacionales por eso la palabra cayó en desuso, hoy el término comienza a tomar nueva vida con tantos escribas dispuestos a inclinarse ante los poderes imperiales pero con un gobierno popular que no claudica.  

 

Clases de periodismo

El 30 de noviembre de 2010 para el diario español El Mundo escribía:“Apenas El Dueño llegó a las librerías, ocurrió algo extraño y sorprendente: se empezaron a registrar compras masivas, realizadas por decenas de particulares que adquirían el texto y pagaban, en general, al contado. Lo que al principio provocó la alegría de la editorial era, en realidad, “una jugada maestra” del gobierno para “secar la plaza”, evitar el boca a boca y lograr así que “El Dueño” hiciera “el menor daño posible”. La inteligente lectura de los directivos de Editorial Planeta y la solidaria ayuda de los libreros impidieron la maniobra del oficialismo. Las dos primeras ediciones se agotaron en tiempo récord y el libro no se consiguió durante casi una semana, pero los vendedores les pidieron a sus clientes que tuvieran paciencia. Incluso algunos se ofrecieron para llevarlos a domicilio. Al final muchos lectores tomaron el asunto como algo personal y compraron más de uno, para que el boca a boca no se interrumpiera y las denuncias e investigaciones fueran conocidas por la mayor cantidad de gente posible.”

En este párrafo se pueden evidenciar dos cuestiones, por un lado el excelente negocio que significó el antikirhcnerismo majuliano y por el otro la actitud señalada por Víctor Hugo Morales y comprobada reiteradamente en cuanto a la intención de adicionar cierto falso heroísmo, pretender que el gobierno tema a un libro de Majul, además de mostrar su soberbia propia de mediocres , evidencia el intento del autor de magnificar lo que no es más que un compendio de versiones no comprobadas y chismes de consorcio.

Por otra parte el inmenso apoyo obtenido por el kirchnerismo en las elecciones del 2011 muestra que sus libros no le provocaron ningún daño, en general éstos son comprados por aquellos que previamente tiene una posición contraria a quienes son denostados por el escritor, pero es ridículo pensar que pueden convencer a alguien.       

“El Dueño es un intento por mantener en alto los principios, las convicciones y la voluntad que marcó a una generación entera de periodistas de investigación en Argentina. Puede ser leído como una biografía no autorizada, una investigación estructural sobre la corrupción durante la era K o un ensayo político para comprender qué le pasó a la Argentina en la última década. Y también como un anticipo de lo que le puede suceder al país si la presidenta Cristina Fernández no cambia a tiempo su manera prepotente de ejercer el poder.”

Ocultar desde donde se emite el mensaje forma parte de la trampa de las clases dominantes y sus voceros, Majul se ha puesto del lado de los poderosos por lo cual tratar de asociar eso con “los principios y las convicciones” es sólo un recurso para ocultar un redituable negocio y evitar decir a quienes sirve.  

El 6 de diciembre de 2010 mostraba a uno de sus compañeros de ruta: “José Luis Martín Prieto, el escritor y colega que me acompañó en la presentación y que fue el primer corresponsal de El País en la Argentina entre 1982 y 1989, supone que la culpa de todos los males la tiene el peronismo, aunque también reconoce que nunca lo ha terminado de entender a pesar de que sigue de manera muy atenta lo que pasa en nuestro país.” Se refiere a la presentación de su libro en España y  no parece ser sólo el periodista español quién no entiende al peronismo, Majul adolece del mismo inconveniente lo cual no le impide seguir opinando y disparando disparates.

El 1° de septiembre de 2011 intentaba brindar una nueva clase de periodismo: “El instrumento más efectivo para limitar el abuso de poder es hacer más periodismo. Empezar por el principio. Responder a las preguntas clásicas: ¿Qué? ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué? ¿Cómo? Investigar. Escribir. Denunciar. Publicar donde se pueda. En cualquier medio que no haya sido colonizado por el bolsillo de payaso de la pauta oficial. Resistir. Contestar a los insultos con información pura. Seguir haciendo lo que muchos empezamos a hacer durante los años 90 cuando el presidente Carlos Menem se creía el rey del mundo y gritaba a los cuatro vientos que les había ganado también a los medios y que ya no tenía adversarios de su estatura.”  

Majul podría comenzar a preguntarle a de Narvaéz y Macri por sus respectivas abultadas fortunas, mientras se niegue a hacerlo difícilmente pueda ser considerado un periodista.

Y persistía en su prédica “Y cada día les resultará más difícil colocarse en el lugar de víctimas y convencer a sus seguidores de la idea de que están defendiendo una causa justa, o de que corrupción hubo siempre en todos los gobiernos. O que los periodistas no militantes son gente mala y perversa, cuyo único propósito es impedir el bienestar general que les proporciona el gobierno nacional y popular.” Majul también es un militante lo que ocurre es que su compromiso está del lado de los poderosos y se despreocupa por la suerte de los más necesitados, lo que este empresario no debería hacer, porque es un deliberado engaño, es tratar de pasar por “independiente”.

El 19 de septiembre de 2011 escribía: “El día en que algún investigador se encargue de sistematizar, por ejemplo, el índice de discrecionalidad que contienen los planes sociales de trabajo, vivienda, para desocupados y también el subsidio destinado al llamado Plan de Asignación Universal por Hijo (AUH) el estupor que producirá, entre quienes todavía mantienen intacta la capacidad de pensar, y disentir será enorme. Lo mismo pasará cuando algún otro periodista preocupado se dedique a denunciar, caso por caso, el favoritismo del Estado hacia los empresarios dóciles y lo compare con la persecución de la Secretaría de Comercio, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Unidad de Información Financiera, el Banco Central y una decena más de entes reguladores contra quienes son señalados como “enemigos del modelo”.”

Este relato de lugares comunes que los medios hegemónicos tratan de imponer, contiene un elemento que puede considerarse como una confesión, cuando Majul requiere que alguien se dedique a investigar en realidad está confesando su incapacidad para hacerlo, además cabría preguntarle que si sus libros son autodefinidos como trabajos de investigación por qué no realizó el trabajo que ahora pide que otros realicen.  

El 26 de septiembre de 2011 en un artículo titulado “Verbistky tiene razón decía” señalaba: “Por más que lamento la perspectiva desde la que ahora hace periodismo, debo reconocer que Horacio "El Perro" Verbitsky tiene razón cuando sostiene que los periodistas no debemos ofendernos ni “hacernos los perseguidos” cuando cualquier ciudadano nos critica, nos insulta o nos denuncia con pruebas, aunque sea el mismo presidente de la Nación.  ‘La libertad se ejerce tolerando que otros hagan lo que a nosotros tanto nos gusta hacer’, adoctrinó Verbitsky al recibir el Premio a la Libertad de Expresión otorgado por la Editorial Perfil el lunes pasado.”

“Claro que no he sido el único sino apenas uno más de los periodistas que hace tiempo venimos siendo insultados, descalificados, agraviados y atacados en desventaja por funcionarios, políticos, filósofos, programas de televisión y de radio con pocos argumentos y muchos adjetivos. Incluso con más constancia y virulencia que en la época de Menem, el ex presidente que consiguió que nos levantaran, junto a otros colegas, un programa en el canal América después de haber mostrado la ya famosa pista de Anillaco. Tampoco debo ser el integrante de la única productora al que se le retira la publicidad oficial de un día para el otro, mientras otras reciben subsidios para contar historias que satisfacen el relato oficial.”.

Durante la gestión iniciada en el 2003 a Majul no le levantaron ningún programa y guardó silencio cuando una empresa privada se la levantó a otros periodistas, además como hemos visto con creces se permitió emitir todo tipo de falsas acusaciones e insultos hacia gobernantes elegidos por el voto popular, lo cual sería honesto de su parte reconocer la libertad que tiene en vez de posar de “héroe”.

Siguió diciendo: “Verbitsky tiene razón cuando reclama tolerancia para los insultos y agravios. Pero una cosa es tolerar los insultos y otra muy distinta es permitir y alentar la persecución y descalificación desde instituciones y organismos que dependen del Estado.” Luego a renglón seguido nos aclara que en realidad se trata de una cuestión económica que es la única que parece interesarle a este  escriba. 

Majul nunca deja de sorprendernos nos informa en este mismo artículo sobre la presentación de un recurso de amparo porque al parecer el gobierno nacional le ha quitado la publicidad oficial. A  pesar de los poderosos apoyos que recibe, incluidos aportes de la ciudad de Buenos Aires y posiblemente de la Provincia de Buenos Aires, y el sostén económico del grupo Vila-Manzano-De Narvaez y el grupo La Nación también pretende que el gobierno aporte a su programa, si hay algo que cuestionar es por qué el estado nacional ha malgastado sus fondos en años anteriores en productos tan mediocres como los que ofrece Majul.

El 26 de diciembre de 2011 en La Nación afirmaba: “La coartada fue casi perfecta: mostrar al Grupo Clarín como un gigante poderoso capaz de voltear gobiernos y presentar batalla en nombre de los más débiles. Puesta en esos términos, la "guerra" generó la adhesión no sólo de los kirchneristas más radicales, sino de buena parte de la sociedad. Pero el Gobierno, mientras tanto, puso al resto de los medios y a toda la oposición detrás de la gran coartada.” “Hoy, los periodistas profesionales deberíamos estar hablando y escribiendo sobre el nuevo departamento de nueve millones de pesos que, según el diario Libre, se compró en Puerto Madero la empresa Los Sauces, cuya mayoría es propiedad de la jefa del Estado. O preguntando si corresponde que la Presidenta contrate a una kinesióloga para Ella y su familia con el dinero del Estado nacional.”

El diario Libre fue un pasquín que significó un nuevo fracaso de  Fontevecchia y que dejó a periodistas sin trabajo, Majul debe haber sido el único que tomó en serio los escándalos que lanzaba cotidianamente este medio sensacionalista. Para este proyecto su dueño denunció que el Grupo Clarín salió con el diario amarillista MUY para perjudicarlo, sin embargo en la relación masoquista que mantiene con el monopolio sigue con su actitud obsecuente.

El 16 de febrero de 2012 desde La Nación: “Entre la propaganda política que propicia el Gobierno y la prensa de investigación y denuncia que se viene ejerciendo desde los años 90, pretende emerger una nueva generación de periodistas, hija de este clima de época, que dice no responder ni a una corriente ni a la otra. Se trata de profesionales de entre 25 y 40 años que aceptan, por lo bajo, que lo de 6,7,8 no es periodismo, pero a la vez critican lo que Horacio González definiría como denuncismo o los más politizados gustan denominar carrioísmo o lanatismo , por Elisa Carrió o Jorge Lanata.” “Es comprensible, y hasta justificable, que muchos periodistas de la nueva era k se sientan identificados por las políticas implementadas desde 2003. No es vergonzoso que lo declaren, que lo exhiban y que lo reflejen en su tarea cotidiana. Sin embargo, lo que seguirá diferenciando al periodismo de excelencia contra el periodismo chanta, o militante, o de propaganda, es el respeto por los datos.” “Mientras tanto, los veteranos que todavía podemos trabajar con pasión más allá de cualquier mayoría circunstancial tendremos que seguir haciendo lo que nos corresponde: buscar y publicar la información, aunque moleste.”

Aquí vemos a un Majul recargado agrediendo  a aquellos periodistas que no responden a los dictados de los grupos monopólicos, lo disparatado de todo esto es que Majul se presente como representante del “periodismo de excelencia”, creemos haber mostrado con bastantes pruebas las “chantadas” que deben soportar los lectores de La Nación y El Cronista, desinformando y distorsionando la información no parece ser un buen ejemplo para las nuevas generaciones, no creemos que ningún estudiante de periodismo tenga como espejo a este personaje.

El 8 de marzo de 2012 desde La Nación titula “Somos periodistas queremos preguntar” ahí se explayaba: “Los ejemplos están a la vista y cada vez parecen más burdos: nadie habla con un periodista, ni siquiera con uno "amigo", sin la autorización previa de la Presidenta o el acuerdo de su hijo, Máximo Kirchner; los programas de propaganda no tienen como misión exponer los argumentos y distintas posturas, sino destruir, insultar o descalificar a los colegas que no adhieran al "modelo"; existe un enorme aparato de comunicación estatal que baja "una línea", que es adoptada, de inmediato, por los medios que reciben cada vez más publicidad oficial a cambio de obediencia incondicional.” Esto es algo que ya explicamos antes, si según Majul nadie del gobierno habla con estos “periodistas”, cuando éstos sacan versiones sobre los miembros del gobierno es muy posible que estén inventando o se estén manejando con chismes de tercera o cuarta mano.

Finalizamos esta sección viendo lo que escribió el 29 de marzo de 2012 en La Nación: “Los que se ganan la vida atacando a periodistas sostienen que detrás de cada uno de nosotros hay intereses ocultos y un deseo apenas disimulado de que a este gobierno le vaya mal. Lamento desilusionarlos. Mis expectativas sobre esta administración son más módicas: que no utilice su poder para implementar medidas desopilantes; que no disponga de nuestros impuestos para financiar la continuidad de su proyecto político y para hacer negocios con sus amigos de turno; que asuma sus errores y no le eche la culpa de todo a Magnetto; que aclare, de una vez por todas, cuál es la responsabilidad del vicepresidente en la trama de la ex Ciccone, y que la Presidenta y sus ministros respondan preguntas en conferencias de prensa abiertas y no condicionadas. Es decir: el gobierno normal de una democracia efectiva y no el prepotente de una democracia de "baja intensidad". Casi una confesión que su principal objetivo es defender a Magnetto que por otra parte es uno de los que motoriza las acusaciones contra el vicepresidente.  

 

Incentivando el Odio

Los cacelorazos convocados por Clarín, Cecilia Pando, el PRO, grupos neonazis y skinheads, donde se agredió a periodistas del programa 6,7,8 y Duro de Domar, también hubo sucesos de violencia contra un móvil enviado por el programa La Cornisa que conduce Luis Majul.

Salvo los medios agredidos que pusieron en pantalla la intemperancia de los manifestantes, el canal de noticias TN se cuidó de no mostrar las opiniones de los caceroleros. Lo que caracterizaba esas opiniones es un profundo sentimiento antidemocrático y de desprecio por los sectores populares.

Una característica común de quienes hicieron sonar sus cacerolas fue un arraigado odio que los muestra dispuestos a actuar con una violencia irracional. Son los voceros de los medios concentrados quienes han alimentado ese odio y deberían asumir la responsabilidad del Dr. Frankestein, y hacerse cargo de los monstruos que han creado y que andan sueltos por las calles apaleando periodistas.

Contrariamente a lo que anunció Morales Solá en el Congreso, no han sido los periodistas opositores quienes han sufrido de violencia, por el contrario fueron ellos los que han alentado el odio y la violencia de estos sectores minoritarios. Veamos algunos casos, por si no bastara todo lo que dijimos hasta el momento.     

Cuando falleció Kirchner, Majul se hizo eco de estas palabras de Macri “Desde la vereda de enfrente, en privado, el jefe de Gobierno de la Ciudad consideró a la puesta en escena "una vergüenza". Además, criticó a dirigentes como Felipe Solá y a ciertos periodistas no oficialistas por haber "caído en la trampa" de la "enorme manipulación que se está haciendo de la muerte de un hombre que le hizo mucho daño al país". "No fue tan impresionante la despedida. Se montó un Truman Show y se aprovechó el duelo para conseguir más votos", se enojó ante sus partidarios.” Hacerse eco del resentimiento de Macri sin cuestionarlo forma parte de esta espiral de violencia que alientan los medios de comunicación de la oligarquía, que como dijeran personas muchos más sabias que nosotros, esta clase reacciona con odio al perder privilegios cuando las mayorías gobiernan, en cambio los sectores populares reaccionan con alegría porque ganan nuevos derechos.

Llamar “Truman Show” a innumerables muestras de dolor popular ante la muerte de unas personalidades más importante de los últimos años los muestran de cuerpo entero a ambos, además de poner en evidencia a dos personas dispuestas a burlarse arteramente del dolor ajeno.

El 5 de enero de 2012 en La Nación cuando se supo que la presidenta sería operada de un tumor en la tiroides, Majul informaba que  se encontraba  de vacaciones cuando se enteró de los comentarios de los lectores de La Nación:”De manera que primero ingresé en La Nación y me encontré con el cartelito que informaba que, durante la jornada, el artículo sobre la operación de cáncer de tiroides no iba a contener comentarios. Se trata de una medida a la que recurre el diario cada vez que aparecen asuntos "demasiado sensibles". Y es, también, una decisión que tomaron, a conciencia, profesionales como Joaquín Morales Solá y Beatriz Sarlo, entre otros, sobre sus propios artículos. Supongo que lo hicieron debido a que los comentarios, en general, no les parecen serios o dignos de aparecer junto con sus textos.”

“Un poco más temprano, un comentarista cuya "identidad" no alcancé a registrar y que fue borrado minutos después, había sentenciado, en una variante actualizada de "Viva el cáncer", el siguiente e indigno deseo: "Dale cáncer, que vos podés". Entre muchas otras "reflexiones", esta última, "dale cáncer, que vos podés", fue la que más me revolvió el estómago. Porque resume todo el odio irracional, brutal, innecesario y, en especial, con altas dosis de violencia explícita que un ser humano puede ejercer contra otro, aunque esa persona se esconda detrás de un nickname y lo manifieste a través de una computadora o un teléfono celular.”

"Comprendo a los seguidores de Cristina Fernández y comparto la indignación que los embarga cuando unos miserables sin nombre la llaman "yegua" a ella o "tuerto" al desaparecido ex presidente Néstor Kirchner. Pero no creo que "la estrategia" de Máximo Kirchner (que consiste en impartir directivas a los chicos de La Cámpora para que ellos y otros cientos salgan a insultar a los periodistas críticos que denuncian o analizan el gobierno de su padre o de su madre) ayude a mejorar el "clima de época", enriquecer el debate y elevar el tono de la discusión política.”

Lo que en principio parece un auténtico sentimiento de asco ante la actitud de muchos de los lectores termina desbarrancándose cuando acusa a Máximo, borrando con el codo lo que escribió con la mano, porque con su comentario parece estar diciendo el trágico “por algo será” y concluye justificando las expresiones necrófilas de los lectores de La Nación. Pero lo más importante y lo que Majul pretende soslayar que esos que festejan el cáncer es el público para el que Majul escribe, así que él es también responsable de ese odio concentrado.

Los diarios La Nación y Clarín son un clara demostración del accionar de quienes Arturo Jauretche llamaba los profetas de odio que ocultan la defensa de los intereses mezquinos de una minoría privilegiada tratando de hacernos creer que son los intereses de todos, aún cuando a Majul le moleste nunca como hoy la opción es entre Democracia o Corporaciones, sin duda quién ha decidido escribir para La Nación ha elegido un bando que no es el de la mayoría de los argentinos. 

Volver a la Página Principal